Huffpost Spain

Indignación en Egipto por un vídeo en el que policías antidisturbios apalean a un manifestante (VÍDEO)

Publicado: Actualizado:
Print Article

La oposición egipcia ha condenado el comportamiento exhibido por la Policía en un vídeo publicado en las últimas horas en el que un manifestante es desnudado, arrastrado por el suelo y finalmente apaleado por los agentes antidisturbios que intentaban contener una de las varias protestas de los últimos días contra el presidente Mohamed Morsi.

El agredido ha sido identificado como Hamada Saber, un hombre de mediana edad que permanece hospitalizado un día después de que la televisión egipcia le mostrara tirado en el suelo, cubierto en polvo, y recibiendo los golpes de media docena de policías durante la protesta de ayer frente al palacio presidencial de El Cairo, que dejó un centenar de heridos.

Los partidos liberales, de izquierda y laicos han condenado el comportamiento policial mientras la Presidencia egipcia ha prometido una investigación completa del incidente, enmarcado en ocho días de protestas tras la condena a muerte de 21 implicados en la tragedia del estadio de fútbol de Port Said el año pasado por enfrentamientos entre hinchadas, con un marcado componente político y con la connivencia de las fuerzas de seguridad, que dejaron 74 muertos.

"Morsi está desnudo. Ha perdido la legitimidad. Está acabado", tuiteó el fundador del movimiento 6 de Abril, organización juvenil que impulsó las protestas que acabaron con el régimen del presidente Hosni Mubarak.

El político liberal Amr Hamzawy responsabilizó al presidente del "crimen" cometido por las fuerzas de seguridad al "desnudar y arrastrar a un egipcio por la calle", lo que demuestra "la excesiva violencia de las fuerzas de seguridad" en lo que es "la continuación de las prácticas represivas" vistas durante las protestas contra Mubarak.

PRECEDENTES

Las imágenes recuerdan a la paliza recibida por una manifestante contra el expresidente Mubarak en diciembre de 2011, en la que fue desnudada y golpeada por la policía. Las imágenes dieron la vuelta al mundo y se convirtieron en símbolo de la revuelta. Un año después, el presidente Mursi todavía no ha podido iniciar una purga de las fuerzas de seguridad o modificar su comportamiento ante las protestas, mientras el Ministerio del Interior ha defendido el comportamiento de los agentes, a pesar de la investigación pendiente.

"Lo de los últimos días no ha sido expresión política sino actos criminales. La Presidencia no tolerará ataques individuales o contra la propiedad", indicó el Gobierno antes de reconocer que "en el calor de la violencia, pueden existir violaciones de las libertades civiles".

"En un incidente se ha visto como la Policía arrastraba y golpeaba a un individuo. Como es lo apropiado, el Ministerio del Interior ha anunciado una investigación", indicó la oficina del presidente Mursi.