POLÍTICA

Maduro rompe relaciones con Panamá por proponer una mediación en la crisis venezolana

06/03/2014 08:54 CET | Actualizado 06/03/2014 08:54 CET
AFP

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, ha anunciado este miércoles que va a romper las relaciones diplomáticas con Panamá en respuesta a la petición de ese país de promover una reunión para abordar la situación del país suramericano, que lleva tres semanas sumido en una oleada de protestas contra el Gobierno en las que han muerto 19 personas y han quedado heridas más de 250.

Ante el féretro del fallecido Hugo Chávez y en la jornada en la que se cumplía el primer aniversario de su muerte, Maduro ha lanzado un durísimo ataque al Gobierno de Ricardo Martinelli y a la Organización de Estados Americanos (OEA), cuyo secretario general, José Miguel Insulza, había sugerido en las últimas horas el envío de una misión a Venezuela.

"He decidido romper relaciones políticas y diplomáticas con el Gobierno actual de Panamá y congelar todas las relaciones comerciales y económicas desde este momento", ha señalado Maduro.

Maduro ha tildado al Gobierno de Panamá de "lacayo" de EE UU y ha acusado a Martinelli de no ser "digno de su pueblo" y de haber estado "activamente obrando contra Venezuela, creando condiciones para que la OEA y otros organismos den un paso de intervención" sobre el país suramericano.

"Nadie va a conspirar impunemente contra nuestro país para pedir una intervención contra nuestra patria, ya basta, llamo al pueblo a unirnos en defensa de la soberanía, de la independencia", ha gritado en presencia de los presidentes de Nicaragua, Daniel Ortega, y Bolivia, Evo Morales, entre otros dignatarios extranjeros.

"Lacayo rastrero, presidente de Panamá, no representa a su pueblo, Panamá es un pueblo muy grande, es el pueblo de Omar Torrijos, es el pueblo donde estuvo nuestro libertador intentando la unión, enfrentando conspiraciones, las mismas de hoy", ha agregado.

Este mensaje del presidente Martinelli en su cuenta de Twitter ha sido reproducido en la red social por el canciller panameño, Francisco Álvarez de Soto, que se encuentra en España en una visita oficial.

"Rechazamos como inaceptables las ofensas proferidas por el presidente Nicolás Maduro en contra de nuestro país y su más alta autoridad. El lenguaje soez utilizado es impropio del presidente de un hermano país", ha añadido el Gobierno de Panamá en un comunicado.

RECHAZO A LA OEA

Insulza había señalado que lo más probable es que la misión no se enviara porque "no se ha presentado un rompimiento de la democracia" en Venezuela. Pero Maduro ha señalado que la OEA no entrará a Venezuela "ni ahora ni nunca". "A Venezuela no la pisa ninguna delegación de la OEA sin nuestra autorización, sin nuestra invitación", ha agregado.

Tras tildar a la OEA de "moribunda", Maduro se ha dirigido de forma directa a su secretario general. "Yo a Insulza le digo: quédese quieto, no se meta con quien no lo ha llamado, Venezuela no ha solicitado un debate sobre su situación interna en la OEA".

Maduro ha insistido en que su Gobierno está dispuesto a ir a una reunión de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), ha indicado que el "destino" de Venezuela está en Suramérica y no en la OEA, donde "es poco lo que hay que hacer".

"Así es que se celebra un primer aniversario de la partida del comandante: en combate, en lucha huracanada", ha sentenciado Maduro ante el féretro de Chávez. La patronal y la oposición venezolanas han rechazado la ruptura de relaciones con Panamá, al considerarlo un intento por desviar la atención de los problemas del país.

Venezuela es un activo usuario de la panameña Zona de Colón, con quien acumula una millonaria deuda que el año pasado llevó a los Gobiernos de ambos países a crear una comisión para analizar formas de reducir el pasivo.