INTERNACIONAL

Ordenan una segunda autopsia del joven tiroteado por un policía en Misuri

17/08/2014 20:49 CEST | Actualizado 17/08/2014 20:49 CEST
REUTERS

El Departamento de Justicia de Estados Unidos anunció este domingo que hará una segunda autopsia del cadáver de Michael Brown, el joven negro que fue abatido hace una semana por un policía, como parte de una investigación independiente en este caso que ha desatado disturbios raciales en Ferguson (Misuri).

"Debido a las circunstancias extraordinarias que rodean el caso y a petición de la familia de Brown", el fiscal general Eric Holder ha ordenado que personal médico federal realice una segunda autopsia al cuerpo del joven, según informó el portavoz del Departamento de Justicia, Brian Fallon, en un comunicado.

El portavoz dijo que la autopsia se efectuará "lo antes posible" al tiempo que señaló que los funcionarios del Departamento de Justicia que trabajan en el caso también tendrán en cuenta el examen realizado por las autoridades estatales para su investigación.

El anuncio se produce después de otra noche de protestas en Ferguson (Misuri), pese a que el Gobernador del estado, Jay Nixon, decretó el sábado el toque de queda entre las doce de la noche y las cinco de la mañana (hora local) para evitar los saqueos y los enfrentamientos que se vienen sucediendo en los últimos días.

Michael Brown, de 18 años, murió el 9 de agosto por los disparos de un policía en circunstancias aún por esclarecer ante las versiones contradictorias de las autoridades y del amigo que le acompañaba.

Según la Policía, el joven iba desarmado pero agredió al agente para tratar de arrebatarle su pistola; el amigo que le acompañaba esa noche y otros testigos aseguran, sin embargo, que el joven estaba con los brazos en alto cuando el agente le disparó repetidamente.

EL VÍDEO QUE INCENDIÓ LOS ÁNIMOS

La tensión volvió a las calles de Ferguson el viernes con ataques a comercios y saqueos, después de que la policía revelara el viernes el nombre del policía que disparó a Michael Brown, de 18 años, y un vídeo del joven afroamericano como supuesto sospechoso de un robo en una tienda poco antes de su muerte.

La publicación del vídeo ofendió a la familia de Brown que consideró que la policía lo había difundido para "desvirtuar" el carácter de su hijo al que han descrito como una persona pacífica, algo que indignó de nuevo a algunos manifestantes.

El Departamento de Justicia había pedido a las autoridades locales que no se difundieran las imágenes por temor a que pudieran provocar más violencia, indicó una fuente conocedora del caso a CNN.