INTERNACIONAL
17/08/2014 10:22 CEST | Actualizado 17/08/2014 10:22 CEST

Nuevos disturbios raciales pese al toque de queda decretado en Ferguson

AFP

Nueva noche de disturbios raciales en Ferguson que ha terminado con al menos una persona en estado crítico y siete detenidos.

La Policía ha lanzado gases lacrimógenos a los manifestantes que permanecían en las calles pese al toque de queda impuesto por el gobernador de Misuri, Jay Nixon. El mandatario también declaró el estado de emergencia por los disturbios a raíz de la muerte del joven afroamericano Michael Brown a manos del policía Darren Wilson en circunstancias aún por aclarar.

"No se trata de silenciar a la gente de Ferguson, de esta región, sino de contener a los que están ahogando la voz de las personas con sus acciones", defendió Nixon.

Nixon ha declarado el estado de emergencia en un intento por restablecer el orden tras una semana de fuertes protestas, pero unos 45 minutos después de que diese comienzo, a medianoche, las fuerzas de seguridad han lanzado gases lacrimógenos a los manifestantes que continuaban protestando en las calles de Ferguson.

La mayoría de los centenares de manifestantes que habían protestado momentos antes del inicio del toque de queda se han marchado a su casa, pero algunos residentes han continuado y la Policía ha comenzado a tomar posiciones de defensa frente a numerosos establecimientos, protegidos con cascos, escudos y chalecos antibalas, según ha informado la CNN.

Estos manifestantes han coreado cánticos de 'No al toque de queda' y se han negado a abandonar la zona. Las fuerzas de seguridad han avisado a través de un altavoz del comienzo de toque de queda y han instado a los presentes a dispersarse "inmediatamente", después de lo cual han comenzado a lanzar botes de humo.

"HARÁ QUE LAS COSAS ESTÉN PEOR"

El manifestante Phonso Scott ha criticado que "el toque de queda hará que las cosas estén peor". "Creo que los policías se van a poner violentos esta noche, pero no nos pueden encerrar a todos", ha subrayado.

"Los ojos del mundo están mirando. Esta es la prueba para ver si una comunidad, esta comunidad, cualquier comunidad, puede romper el ciclo del miedo, la desconfianza y la violencia, y sustituirlo por la paz (...) y, en última instancia, por la justicia", ha afirmado Nixon.

EL VÍDEO QUE INCENDIÓ LOS ÁNIMOS

La tensión volvió a las calles de Ferguson el viernes con ataques a comercios y saqueos, después de que la policía revelara el viernes el nombre del policía que disparó a Michael Brown, de 18 años, y un vídeo del joven afroamericano como supuesto sospechoso de un robo en una tienda poco antes de su muerte.

La publicación del vídeo ofendió a la familia de Brown que consideró que la policía lo había difundido para "desvirtuar" el carácter de su hijo al que han descrito como una persona pacífica, algo que indignó de nuevo a algunos manifestantes.

El Departamento de Justicia había pedido a las autoridades locales que no se difundieran las imágenes por temor a que pudieran provocar más violencia, indicó una fuente conocedora del caso a CNN.