TENDENCIAS

Desigual arranca con bailes y sin complejos la 61º edición de la pasarela Mercedes-Benz Fashion Week Madrid

07/02/2015 12:08 CET | Actualizado 07/02/2015 12:35 CET
GTRESONLINE

Treinta años de moda. Eso es lo que celebra la pasarela madrileña, la que trata de consolidarse como la cuarta pasarela más importante del mundo. Media docena de diseñadores reunidos en una carpa de circo en la plaza de Colón de la capital vieron nacer hace tres décadas el germen de lo que luego fue Cibeles y hoy es Mercedes-Benz Fashion Week Madrid (MBFWM). Ahora son seis jornadas, 14.000 metros cuadrados y 44 creadores los que dan vida a este evento con sus desfiles en la Feria de Madrid (IFEMA), que acoge la pasarela desde 1996.

En este año de aniversario todo es ya muy distinto de aquella pequeña y lejana reunión de colegas en el centro de Madrid. En la pasada edición de septiembre pasaron por la cita más de 45.000 visitantes y 1.200 periodistas, y hay una veintena de patrocinadores que se unen a los tres principales (Mercedes-Benz, que da nombre a la cita, Inditex, presente desde hace cinco ediciones, y L'Oréal, clave en el maquillaje y peluquería de las modelos) para financiar un evento cuyo coste ronda los tres millones de euros. Además, la moda está cada vez más profesionalizada y más enfocada a mostrar propuestas reales, que puedan comprarse y verse en las calles (no sin fuertes dosis de creatividad e ingenio).

harlow desigual

Así, la firma catalana de ropa de gran consumo Desigual abrió la pasarela la anterior edición. Y parece que esta cita, muy mediática y comercial, se consolida, ya que para esta 61ª edición vuelve a repetir. De hecho, Desigual ocupa un día entero para ella en la pasarela (el primero de todos, el viernes por la tarde), mientras que el resto de desfiles se agolpan del sábado al martes. En esta edición se incorporan tres nuevos creadores: Leandro Cano, Esther Noriega y The 2nd SkinCo. El miércoles será el día de Samsung EGO, donde se encuentran las propuestas de los diseñadores más jóvenes. Todos ellos presentarán lo que se podrá ver el próximo otoño-invierno 2015/2016

Desigual abrió su desfile del viernes con una modelo a la que ha convertido en la estrella de su campaña. Ella es Winnie Harlow, una joven de 20 años que padece vitiligo desde la infancia, una enfermedad degenerativa que causa una fuerte despigmentación en la piel. Harlow abrió y cerró un desfile en el que las modelos rieron, sonrieron, posaron divertidas, lanzaron besos y chocaron las manos, algo muy poco habitual en las cada vez más serias pasarelas.

Desigual en la 61ª MBFWM

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

OFRECIDO POR NISSAN