INTERNACIONAL

El plan de Obama para limitar las armas en EEUU

05/01/2016 13:39 CET | Actualizado 05/01/2016 14:41 CET

Con prácticamente todos los tiroteos que han tenido lugar en Estados Unidos la imagen se ha repetido: Barack Obama ha comparecido para denunciar el fácil acceso a las armas en el país y para reclamar un cambio. Pero el cambio real nunca ha llegado y por eso ahora, consciente del reto que supone poner límites a su uso en EEUU -en su contra tiene una sociedad muy conservadora y el fuerte lobby- se ha decidido a anunciar una serie de medidas ante la "inacción" del Congreso.

Prueba de la postura de Obama es que las armas y cómo se emplean en Estados Unidos es uno de los pocos temas en los que no ha ocultado sus sentimientos, que han ido desde la emoción -llorando incluso ante las cámaras- hasta la ira ante aquellos que no hacen nada, a los que ha llegado a llamar "cobardes". Es más, ha cuestionado la nación que lidera, preguntándose en voz alta por qué ningún otro país avanzado tiene que vivir con matanzas de manera tan regular y por qué los estadounidenses no quieren detener el derramamiento de sangre.

Tenemos que hacer algo sobre el fácil acceso a armas de guerra en nuestras calles. Punto. Basta es basta

La última vez que quiso dar un golpe de efecto fue a través del comunicado que difundió tras el tiroteo el pasado mes de noviembre en una clínica abortiva de Colorado. "Si verdaderamente esto nos importa, entonces tenemos que hacer algo sobre el fácil acceso a armas de guerra en nuestras calles para personas que no tienen por qué usarlas. Punto. Basta es basta", reiteró.

Sin embargo, su "basta" no sirvió de mucho, no se hizo nada, y sólo un mes más tarde tuvo lugar otro tiroteo, esta vez en San Bernardino (California), donde murieron 14 personas y que se investiga como un "acto de terrorismo". Por eso ahora, dado que el Congreso no quiere dar pasos, se ha decidido a darlos él por su cuenta. Este martes presentará un paquete de medidas ejecutivas para tratar de reducir la violencia causada por las armas de fuego en el país y de las que ha dicho que "potencialmente salvarán vidas".

armas

Reunión de Obama con Lynch y Comey

Para sacar adelante dichas medidas, Obama se ha reunido en la Casa Blanca con la fiscal general del país, Loretta Lynch, y con el director del FBI, James Comey, entre otros funcionarios y asesores. Todos han contribuido a hacer una serie de recomendaciones sobre cómo endurecer por decreto el control de la compraventa de armas de fuego. El propio presidente ha explicado que ha recibido "algunas ideas" sobre cómo, a través de su autoridad ejecutiva, su Gobierno puede "marcar la diferencia" para tratar de garantizar que las armas no caen en manos de criminales o de personas con problemas mentales.

Además, ha afirmado que las medidas que prevé tomar están dentro de su "autoridad legal" como presidente y ha advertido que no van a evitar "todos" los tiroteos ni crímenes violentos, pero sí "potencialmente salvarán vidas".

LAS MEDIDAS

Lo que no ha hecho Obama ha sido dar muchos sobre el tipo de medidas que prevé anunciar, pero unas horas después sí lo han hecho Lynch, la asesora presidencial Valerie Jarrett y el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

Los puntos clave del plan que se conocen hasta ahora se resumen en los siguientes:

  • El Congreso tendrá que aprobar la petición de nuevos fondos en el presupuesto del año fiscal 2017 para la contratación de 200 nuevos agentes e investigadores del Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF, por su sigla en inglés)

  • El Buró Federal de Investigaciones (FBI) tendrá que contratar más de 230 examinadores y otro personal adicional para acelerar el proceso de las revisiones de antecedentes criminales.

  • Obama quiere que el Congreso apruebe una partida de 500 millones en nueva inversión para mejorar el acceso a la salud mental.

Aunque todavía quedar por conocer en profundidad cómo es el plan al completo, son medidas con las que Obama tratará de endurecer las ventas de armas de fuego en EEUU. Buscará así un consenso que no logró el mes pasado, cuando ya trató de reformar la legislación al respecto, pero el Congreso ni siquiera aprobó la que generaba más consenso: una mejora del sistema de verificación de antecedentes para impedir que las armas lleguen a los criminales o a las personas con problemas mentales.

OPOSICIÓN REPUBLICANA

Por eso ahora actúa en solitario, pero lo hace dentro de su "autoridad legal" como presidente y ya ha advertido que no van a evitar "todos" los tiroteos ni crímenes violentos, pero sí "potencialmente salvarán vidas". El presidente ha señalado, asimismo, que su plan ejecutivo es "totalmente coherente" con la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense, que recoge el derecho a portar armas.

armas

El plan para limitar la compra de armas pretende que no todo el mundo pueda adquirirlas

Pero ya antes incluso de que se conozcan todos los detalles del plan de Obama, el líder republicano Paul Ryan, que preside la Cámara de Representantes del Congreso, le ha acusado de querer restringir el derecho "fundamental" a portar armas que tienen los estadounidenses. A través de un comunicado, Ryan ha criticado el "desdén" mostrado por Obama, "desde que era candidato" a la Casa Blanca en 2008, por "los estadounidenses que valoran la Segunda Enmienda" de la Constitución.

Obama "actúa como si el derecho a portar armas fuera algo que debe ser tolerado cuando en realidad, como la Corte Suprema reafirmó en 2008, es fundamental", ha sostenido Ryan al alertar de que el decreto que prepara el presidente supone "un nivel peligroso de extralimitación ejecutiva y el país no va a tolerarlo".

Al igual que Ryan, la mayoría de los aspirantes a la nominación presidencial republicana para las elecciones del próximo noviembre han anticipado su oposición a las medidas ejecutivas de Obama.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...