Huffpost Spain
Pablo Machuca Headshot

De la vuelta de Otegi a la irrupción de Podemos: así está la izquierda en Euskadi

Publicado: Actualizado:
OTEGI IGLESIAS
Imprimir

Cuando Arnaldo Otegi ingresó en prisión en octubre de 2009 condenado por intentar reconstruir la ilegalizada Batasuna, quizás sospechaba que una formación democrática que aglutinara a la izquierda abertzale podría tener un buen resultado en las elecciones vascas. Y, a tenor de los logrados por Bildu en las municipales de mayo, no se equivocó. Sin embargo, es muy probable que no se imaginara que una fuerza de ámbito estatal, como Podemos, le arrebatara su espacio político natural, como ocurrió siete meses después en las elecciones generales.

Ese es el marco con el que el secretario general de Sortu se ha encontrado a su salida de la cárcel de Logroño, a unos meses de las elecciones autonómicas vascas. No es casual, por tanto, que uno de sus principales mensajes políticos en el mitin que pronunció en Anoeta cuatro días después de salir libre, fuera dirigido a la formación liderada por Pablo Iglesias, con un llamamiento a sumarse a las reivindicaciones nacionalistas vascas para luchar contra las oligarquías españolas.

"Es un panorama que él conoce, porque ha estado muy activo políticamente en la cárcel", explica el veterano periodista Martxelo Otamendi, director de Berria, en declaraciones a El Huffington Post. "Se encuentra con una izquierda abertzale que ha tenido unos resultados muy malos en las elecciones generales y con la irrupción de un partido que nadie se imaginaba, como es Podemos, que pega el sorpresón porque gana en las cuatro provincias vascas", asegura.

"Se encuentra un escenario diferente pero que ha ayudado a construir, porque el nuevo ciclo político abierto no se habría desarrollado sin la aportación de Otegi y sus compañeros", analiza sobre este tema el corresponsal del diario Gara en Madrid, Alberto Pradilla, quien cree que "Bildu se encuentra en un momento de crisis electoral tras unos muy buenos resultados hace cuatro años".

IRRUPCIÓN DE PODEMOS

Una crisis provocada por el sorprendente auge de Podemos que, en su breve historia en Euskadi, ha cosechado resultados muy distintos. En las municipales de mayo no se presentaron con marca propia y la candidatura de unidad popular, llamada Ganemos, apenas cosechó unos pocos miles de votos, siendo la sexta formación en todo el territorio.

Sin embargo, meses después, en las elecciones generales del 20 de diciembre, la formación de los círculos superó en votos al PNV, siendo la primera fuerza política, aunque quedándose un escaño por detrás del partido de Iñigo Urkullu.

Toda una sorpresa en Euskadi, donde Bildu, que en las municipales había sido la segunda fuerza más votada y que venía de lograr 6 escaños en 2011 siendo Amaiur, pasó a tener tan sólo dos representantes en el Congreso de los Diputados.

"Gente que en las municipales votó a Bildu, consideró que en las generales era más útil votar a Podemos"

Y todo ello en medio de una crisis interna en el seno de Podemos Euskadi que en noviembre dejó a la formación sin dirección regional tras la dimisión de su cúpula directiva con su secretario general, Roberto Uriarte, al frente, enfrentados con la dirección nacional por la confección de las listas electorales y por la línea política, que les llevó a acusar al Consejo Estatal de "seguidismo" de la izquierda abertzale.

La formación decidió entonces postergar hasta pasadas las generales la elección de la nueva dirección en Euskadi y nombró a un Comité Técnico para guiar al partido hacia los comicios del 20-D. Tras las primarias de marzo, la candidatura Aurrera Begira, liderada por Nagua Alba, se impuso a la impulsada por el dimitido Uriarte.

Ahora, parece que Podemos se ha estabilizado ya que, según el último Euskobarómetro, sería la segunda fuerza política de celebrarse elecciones con entre 19 y 21 escaños, por detrás del PNV, que lograría entre 22 y 23, y superando a Bildu, que se quedaría con 13.

(Sigue leyendo después del gráfico...)

euskobarometro

"Podemos ha cogido el voto de la esperanza, sí, pero también se ha dado ese fenómeno del voto dual, porque la gente que ha votado en las autonómicas a Bildu, ha considerado que en las generales era más útil votar a Podemos en clave de cambio", explica Pradilla.

Otamendi calcula en unos 150.000 los votantes que han hecho ese cambio desde las municipales a las generales y lo divide en dos grupos. "Por un lado, un voto no necesariamente independentista que considera a Bildu una opción de izquierdas y que, cuando ve una opción política social no independentista que levanta la esperanza de cambio en España, se decide por Podemos", explica el periodista.

Del otro lado, estaría un voto "joven", perteneciente "a familias independentistas", que ha comprobado que Bildu "no tiene capacidad de condicionar la política española" y que piensa que Podemos sí podría hacerlo "en relación a la resolución de conflicto", es decir, "a todo lo que tenga que ver con la política penitenciaria y el desarme de ETA".

Este votante estará muy atento a las propuestas sobre estos temas. En Podemos son conscientes de ello y su nueva secretaria general, Nagua Alba, aseguró a principios de marzo no tener "miedo a abordar el tema tanto en Euskal Herria como a nivel estatal" y aseguró que entre los pasos para culminar el proceso de paz están "el acercamiento de presos y el reconocimiento de todas las víctimas". También se ha mostrado contrarios a la inhabilitación de Otegi e incluso algunos dirigentes acudieron a la manifestación en apoyo a su libertad, el pasado mes de octubre.

Además, coincidiendo con la celebración del Aberri Eguna, el día de la Patria Vasca, Podemos decidió celebrar un acto en el que Alba defendió el "derecho a decidir en un marco bilateral" y proclamó la necesidad de "una patria inclusiva" cuya base fundamental sean "la paz y los derechos sociales" con "símbolos que son de todos".

LA VUELTA DE OTEGI

Seis años y medio después de ser encarcelado, el líder abertzale pronunció un multitudinario discurso en el velódromo de Anoeta y uno de sus primeros mensajes políticos fue dirigido, aunque sin nombrarlo, a Podemos:

"Los independentistas vascos estamos dispuestos a colaborar en la democratización del Estado. No creemos que sea posible, pero si surge la oportunidad histórica, no tenemos ningún inconveniente en colaborar con ese proceso. Pero yo os digo que no se va a dar. Por eso, desde el máximo de los respetos y en justa reciprocidad, le quiero pedir a esos sectores populares que hoy articulan la nueva izquierda española que sean honestos. Nosotros estamos dispuestos a colaborar para democratizar el Estado, pero os pedimos una cosa: sed honestos. Y el día que comprobéis que esa democratización es imposible, sumaos a los independentistas en las naciones del Estado para poner en marcha procesos constituyentes en este Estado. Ese es el ejercicio de honestidad que les quiero pedir, porque esa es la única solución".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

No fue el único mensaje que Otegi envió a la formación morada, ya que el líder abertzale volvió a instar a Podemos a apoyar "el voto independentista" porque "el proyecto de dominación de las élites españolas pivota sobre el mantenimiento de la unidad de España, que es clave para ese proyecto de dominación", por lo que "los procesos de ruptura democrática nacional", según Otegi, "son la garantía para la democratización real en el Estado" español.

"Pues a este señor, dirigente político de otra formación, le digo que va a ser que no", respondió Pablo Iglesias esa misma noche en el programa LaSexta Noche. "Yo estoy orgulloso de ser español y claro que mi patria se puede democratizar", agregó el líder de la formación morada, que presentó a su partido como una fuerza política "española y vasca".

"Nosotros no nos vamos a hacer independentistas", sentenció Iglesias, que celebró como una "buena noticia" que dirigentes de diferentes organizaciones puedan "discrepar" e intercambiar "mensajes políticos" que permitan "imaginar un futuro de paz y de convivencia desde la diferencia".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

"El mensaje de Otegi no sólo era para Podemos, sino también para los votantes que se fueron de Bildu", explica Otamendi, que cree que el líder de la izquierda abertzale quería avisar a los votantes independentistas que Podemos "vendrá con políticas de izquierdas, con resolución del conflicto y con derecho a decidir, pero que la propuesta de derecho a decidir es para quedarse en España". "Lo que dice es que en Podemos no hay independencia", añade.

"OTEGI SE LA JUEGA"

Muchos ahora esperan que Otegi dé el paso y se presente como candidato a la Lehendakaritza, como le ha propuesto su partido. "Creo que se ha puesto demasiada responsabilidad en mí", reconocía el líder abertzale pocas horas después de salir de prisión en una entrevista en ETB en la que también aseguró sentirse "con fuerza" para afrontar lo que le "echen encima". "Yo aportaré mi granito de arena. Voy a pasar un tiempo escuchando a la gente más que hablando a la gente", agregó Otegi.

"Otegi se la juega en estas elecciones", asevera Otamendi. "Él tendrá asumido que a Urkullu no le gana, pero tiene que ganar a Podemos. Puede quedar segundo, pero quedar tercero sería un palo y él asume el riesgo", afirma el director de Berria.

Pradilla, por su parte, cree que la salida de Otegi de prisión pueda ser "un impulso" para Bildu por "su capacidad de liderazgo y de hacer una síntesis de los problemas de la izquierda abertzale". "Puso Euskadi en la agenda como no se había hecho en mucho tiempo, hasta en el debate de investidura se habló de Euskadi, aunque fuera para atacarse", asegura.

"Si Podemos no condiciona el Gobierno español, dejará de verse como voto útil"

También considera que Podemos se puede encontrar con problemas cuando tenga que concretar sus propuestas sobre asuntos tan importantes como la política penitenciaria o el derecho a decidir. "El ejemplo catalán me parece interesante, porque Podemos siempre dice que es la primera fuerza española que plantea el derecho a decidir, pero hoy en día, de 350 diputados, sólo 99 están a favor de eso", explica el periodista de Gara, que observa en la formación de Iglesias una "falta de alternativas" ante la ausencia de mayorías parlamentarias.

"El problema que va a tener Podemos es que, si no condiciona el Gobierno español, mucha gente va a dejar de verlo como voto útil, porque le votaron, no para que esté en la oposición, sino para que convierta sus propuestas en algo real", reconoce Otamendi, que cree que "hay un votante que quiere un Podemos fuerte en España y un Bildu fuerte en Euskadi".

El veterano periodista vasco apunta sobre los dos frentes en los que va a tener que moverse Bildu de cara a las elecciones. "Va a tener que competir con Podemos en políticas de izquierdas y con el PNV en propuestas de independencia".

Ninguno de los dos periodistas se atreve a aventurar qué puede ocurrir ante este panorama político porque, como reconoce Pradilla, "el ambiente electoral va a ser diferente". "Veo que el PNV está nervioso y busca enfrentar a Bildu y Podemos", indica el corresponsal de Gara, quien cree que el cambio en Euskadi "pasa por desalojar al PNV del poder y una alianza entre Bildu y Podemos".

Dicha alianza se puede ver favorecida, cree Padilla, por la nueva dirección en Podemos Euskadi, mucho menos beligerante con la izquierda abertzale que la que representaba el anterior secretario general. "Hay que ver qué tipo de alianzas se pueden gestionar y qué espacio ocupa cada uno", agrega.

LA INHABILITACIÓN DE OTEGI

Para poder aportar ese grano de arena al que se refería Otegi, el líder abertzale dependerá de lo que decidan los tribunales sobre la condena de inhabilitación impuesta por la Audiencia Nacional en 2011 que le impide ocupar un cargo público hasta 2021.

En un principio, si Otegi decide dar el paso, será en abril cuando sea proclamado aspirante a lehendakari y cuando la Junta Electoral de Euskadi pueda pronunciarse respecto a su inhabilitación.

Fuentes judiciales citadas por Europa Press aseguran que existe "alguna vía" para que Otegi pueda ser candidato de Bildu porque "podría haberse producido una incorrecta redacción en el fallo de la sentencia de la Audiencia Nacional". Según esta agencia "las mismas fuentes consideran sorprendente, no sólo que se hayan especificado los cargos a los que no se podría presentar Otegi, sino también que haya decretado inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo por el mismo tiempo, ya que esta pena es general y no puede ser diferente en unas elecciones o en otras".

Pradilla recuerda el precedente del parlamentario de Bildu Iker Casanova, inhabilitado hasta 2016 siguiendo el mismo patrón que en el caso de Otegi y que sustituyó en 2014 Laura Mintegi, ocupando su escaño en el Parlamento Vasco. "Dignidad y Justicia puso un recurso que no fue aceptado y ya está", explica el periodista.

¿Y EL PSE-EE?

El espectro de la izquierda lo completan los socialistas vascos, que para Otamendi dependen mucho de lo que haga el Gobierno de Madrid. "Es difícil que el PSOE baje más en su resultados, ha perdido el voto periférico y sólo le queda el voto fiel", analiza.

Otamendi considera que "si en España el PSOE no está en el Gobierno, los resultados en Euskadi no serán buenos" y que las encuestas les vaticinan malos datos, que podrían verse "amortiguados" si Pedro Sánchez llega al Ejecutivo central "y se hace un gesto o se toman medidas sociales fuertes". "Eso podría animar algo el voto socialista", asegura.

Pradilla cree que el PSE-EE vive ahora un proceso de "navarrización" y que a los socialistas, socios "preferentes" del PNV, "se les identifica con el antiguo régimen". "No deja de ser curioso que Patxi López fuera lehendakari con los votos del PP como ahora, que es presidente del Congreso con los votos populares", apunta.

"Quienes están negando el derecho a decidir y las vías para una resolución democrática al conflicto, favoreciendo el desarme, reconociendo a todas las víctimas, poniendo en marcha una política penitenciaria que desactive las medidas de excepción; esos partidos están en claro retroceso y en camino de convertirse en irrelevantes", sentencia el periodista de Gara.

Con este panorama llegará la izquierda en Euskadi a las elecciones que, previsiblemente, deberán celebrarse en otoño. Para entonces, como dice Otamendi, quizás sepamos "si España es del Betis o del Sevilla" y cómo el color del Gobierno que se forme en Madrid influya en una campaña vasca que se promete apasionante.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- Otegi sale de prisión tras seis años y medio de condena

- El tuit de Pablo Iglesias y otras reacciones a la liberación de Otegi

- 31 cosas para saber quién es Arnaldo Otegi

- Baño de masas de Arnaldo Otegi en el velódromo de Anoeta

- Rivera e Iglesias, picados en Twitter a costa de Otegi

También en El Huffington Post

Close
Homenaje a Arnaldo Otegi
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Sugerir una corrección