INTERNACIONAL
14/04/2016 12:11 CEST | Actualizado 14/04/2016 12:11 CEST

Boko Haram se regodea de las niñas secuestradas en el segundo aniversario de su cautiverio

El mundo ha echado en el olvido su drama, pero sigue vivo, como el primer día, hace ahora dos años. 730 días se cumplen hoy desde que el grupo yihadista Boko Haram secuestrase a más de 200 niñas en la localidad de Chibok (Nigeria), y los islamistas han aprovechado la fecha para, más que dar una prueba de vida, regodearse de su cautiverio, difundiendo un vídeo en el que los rostros de las pequeñas cuentan sin palabras su dolor. Ya nadie grita #bringbackourgirls, traed de vuelta a nuestras niñas, pero ellas siguen sufriendo.

Tres de las madres de las escolares secuestradas han confirmado que han identificado a sus hijas en este vídeo, en la que podría ser la primera imagen de las menores desde mayo de 2014, cuando Boko Haram hizo pública otra filmación, según informan los medios locales. Las autoridades nigerianas aún tiene que realizar más identificaciones, dicen, ya que en el pasado los radicales han dado pistas falsas que no han permitido conocer el paradero ni rescatar a las secuestradas hasta el momento.

El vídeo, al parecer, fue realizado por los terroristas el pasado diciembre y enviado al Gobierno de Borno, uno de los estados nigerianos más golpeados por Boko Haram. Un grupo de 15 adolescentes, vestidas con un chador negro (un tipo de velo islámico hasta los pies, que deja el rostro descubierto), dicen a cámara sus nombres, la escuela a la que fueron y de dónde proceden, sin aparentes señales de heridas ni malos tratos... visibles, claro.

La grabación fue exhibida ayer en la capital de Borno, Maiduguri, a madres de varias escolares desaparecidas, y sólo lo han visionado las autoridades regionales y negociadores, según el diario nigeriano Premium Times. Una de las supuestas secuestradas, Naomi Zakaria, hace un llamamiento ante la cámara a las autoridades nigerianas para que ayuden al grupo a reunirse con sus familias. "Estoy hablando el 25 de diciembre de 2015, en nombre de todas las niñas de Chibok y estamos bien", dijo. Las tres madres que visionaron las imágenes dijeron reconocer a sus hijas, y una de ellas aseguró identificar a cinco menores más.

Las informaciones que en este tiempo han dado algunas de las chicas que han podido ser liberadas o han escapado hablan de violaciones masivas, esclavas embarazadas y obligadas a matar -incluso actúan como kamikazes- tras un lavado de cerebro por parte de los islamistas. Amnistía Internacional denuncia que hay al menos 219 niñas de las que se desconoce su paradero.

TERROR CONSTANTE

La situación en el norte de Nigeria y los países vecinos de la cuenca del lago Chad es "terrorífica", bajo la constante amenaza de Boko Haram, que utilizó a niños en uno de cada cinco atentados suicidas cometidos el pasado año.

Sólo en 2015, el grupo yihadista mató a más de 3.000 personas a pesar de su pérdida de territorio y de la creciente presión militar de los países de la región. Según las autoridades nigerianas, en los cinco últimos años el grupo terrorista ha asesinado a unas 12.000 personas.

Boko Haram, que significa en lenguas locales "la educación no islámica es pecado", lucha por imponer un Estado islámico en Nigeria, país de mayoría musulmana en el norte y predominantemente cristiana en el sur.

LAS QUEREMOS LIBRES

Amnistía Internacional ha pedido este jueves a Boko Haram que deje de atacar y matar a civiles, y al gobierno nigeriano, que tome todas las medidas legales posibles para garantizar la protección de la población civil y restablecer la seguridad en el noreste del país, evitando así nuevos secuestros. "La comunidad internacional debe asimismo seguir prestando ayuda al gobierno de Nigeria para hacer frente a la amenaza que representa Boko Haram", añade la organización a través de un comunicado.

“El gobierno de Muhammadu Buhari debe hacer todo lo legalmente posible para poner fin a la agonía de los padres y madres de las niñas de Chibok y de todas las personas secuestradas. Debe adoptar más medidas para devolvernos a nuestras niñas, y garantizar la protección de los civiles en el noreste del país y el acceso a la educación de todos los niños y niñas de la región”, añade M. K. Ibrahim, director de país de AI.“Las personas culpables de infligir este sufrimiento indecible deben responder de una vez ante la justicia", concluye.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Ve a nuestra portada Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter

ESPACIO ECO