Huffpost Spain
Alvaro Palazon Headshot

Por qué los 'youtubers' están cambiando nuestra forma de consumir televisión

Publicado: Actualizado:
TUBERS
YOUTUBE
Imprimir

Sin YouTube no habría youtubers y sin youtubers seguirías viendo la tele como hace 30 años. Este grupo de jóvenes utiliza la plataforma nacida en 2006 para publicar vídeos propios cuyas audiencias están superando a los programas de televisión más vistos de las televisiones generalistas.Héctor Turiel y Cristina Bonaga, asesores de El Rubius, han analizado el fenómeno YouTube en el libro Mamá, quiero ser youtuber (ed. Temas de Hoy).

Esta pareja literaria ha trabajado directamente con El Rubius, uno de los youtubers más famosos en habla hispana. Tiene más de 19 millones de suscriptores en YouTube y más de seis millones de seguidores en Twitter. Sus vídeos consiguen en pocas horas más audiencia que El Intermedio o El Hormiguero.

¿Cómo están actuando los medios ante este fenómeno?
Cristina Bonaga: La televisión nunca ha tenido feedback, en YouTube sí que hay una comunicación bidireccional. En la tele, si un programa no funciona, en vez de hacer un estudio o intentar readaptarlo, lo mueven al late night (horario de madrugada) o directamente lo cancelan, pero igual ese programa tenía un buen nicho de mercado y una audiencia fiel. Si eres youtuber y haces un vídeo que a la gente no le gusta lo vas a saber con los dislikes (no me gusta) o con los comentarios y nunca vas a volver a hacer otro igual. Eso genera un lazo muy fuerte entre el youtuber y la audiencia.
Héctor Turiel: YouTube significa literalmente "tu televisión", por eso los youtubers son competidores de las televisiones generalistas que emiten contenido lineal. Es una industria en decadencia contra otra que está en auge.

Y aquí los youtubers van ganando la batalla contra las grandes cadenas.
H. T: Aquí quien decide el ganador de la batalla es la tecnología. Los jóvenes también desdeñan la televisión porque la gente que sale no es natural. Yo creo que El Rubius es el primer ídolo pop elegido en una asamblea. Es un héroe del pueblo. Nadie lo ha puesto ahí. Yo lo he visto en su casa pegando gritos cuando tenía 50 seguidores, Rubén (nombre real de El Rubius) no ha gastado ni un duro en publicidad. YouTube es un medio democrático, él estará en auge hasta que la audiencia reniegue de él y vengan otros.

¿Creéis que llegará el día en el que los medios se sepan adaptar?
H. T: Netflix es el futuro, el vídeo bajo demanda, ver lo que quieras cuando quieras. La televisión lineal va a quedar reducida a los deportes. Si el partido es a las siete lo ves a las siete, si lo ves a las nueve ya no tiene gracia.
C. B: Al final es algo que sabemos que no puedes ver en otro momento, no hay finales en diferido. Pero aun así el deporte puede existir en plataformas digitales.
H. T: Pero es indiferente el medio por el que llegue. Da igual por donde llegue la señal. El concepto de que un programa empieza a una determinada hora está obsoleto, le quedan 20 o 30 años.

Los youtubers compiten con las televisiones generalistas que emiten contenido lineal. Es una industria en decadencia contra otra que está en auge.

¿Renovarse o morir?
C. B: No creo que se renueve, eso va a desaparecer, tiene que morir. La televisión como la conocemos ahora va a desaparecer cuando las generaciones que consumen ese tipo de formato ya no estén. El aparato es un modelo arcaico que podrá funcionar si las productoras adaptan su contenido a las nuevas generaciones y todo sea bajo demanda.

Los youtubers tienen el target deseado por todas las marcas, es decir, la gente joven. ¿Saben utilizar eso los anunciantes?
C. B: Es un tema complicado. Al ser todo nuevo nadie sabe cuál es la manera de afrontarlo. Hay muchas marcas que se creen las reinas del mambo: siempre han hecho televisión y cuando prueban en YouTube piensan que tienen que hacerlo igual. Los youtubers tienen una capacidad asombrosa para transmitir un mensaje y es la marca la que debe adaptarse. Cuando un anunciante obliga a cumplir su guión a rajatabla la cosa no funciona. Hay campañas que se han borrado porque daban vergüenza ajena. Hay que buscar el punto medio. Es bueno porque al youtuber le permite salir de su zona de confort y le permite hacer algo con un presupuesto mayor.

El fenómeno El Rubius visto desde fuera es alucinante. Sube un vídeo y en 10 minutos tiene 100.000 visitas; tiene más audiencia que el programa más visto de España. ¿A qué se debe?
H. T: Otro de los rasgos de YouTube es que la audiencia es global. Sólo el 25% de la audiencia de Rubén es española. El resto es de Latinoamérica. En Estados Unidos sale una serie y no sabes cuándo la vas a poder ver en España, por eso surge en cierta medida la piratería. Los medios se están intentando adaptar, ahora mismo puedes ver Juego de Tronos al día siguiente, incluso si quieres lo puedes ver a la misma hora.
C. B: Los youtubers no necesitan una inversión muy grande, diría que los costes son cero. No todos tienen una cámara de alta definición, ellos al principio tiraron de lo que tenían, lo que engancha a la gente es el carisma. Ahora hay ciertos youtubers que están en la cima y es muy difícil que se bajen de ahí.

¿Y cómo lleva este éxito Rubén?
C. B : Rubén no ha tenido vacaciones en cuatro años, siempre está pensando en sacar contenido nuevo, no sólo en YouTube. Siempre está muy pendiente de Twitter y de sus seguidores. Los youtubers van creciendo como personas y van madurando al igual que su audiencia. Ahora tienen la oportunidad de probar cosas nuevas, como escribir libros, pero también necesitan a personas que estén detrás y sepan aconsejarles porque no pueden hacerlo todo.

¿Dónde empieza el fenómeno Rubius, es en el vídeo de molestar a tu compañero de piso o es antes?
C. B: Fue Skyrim (un videojuego) y Chatroulette (un sitio web basado en hablar con personas al azar). La saga de Skyrim fue la que le dio un mayor crecimiento.
H. T: Él se hizo un nombre haciendo vídeos de la saga de Skyrim. El vídeo del compañero de piso fue su hit mediático. Ese vídeo es intergeneracional, es gracioso para cualquiera que lo vea, no sólo para el fan de los videojuegos.

Menos para Carlos Boyero...
C. B: (Risas) Bueno, mejor no comment.
H. T: El vídeo del Furby es divertido. Yo siempre digo que Rubén tiene algo de cómico y cada vez lo disfruta más. Eso lleva más edición, creatividad y montaje, pero él siempre tuvo esa gracia y simpatía. De hecho tardó como un año en que se le viera la cara.
C. B: Siempre ha tenido algo diferente a los demás.

Me consta que le han ofrecido mucho dinero por hacer contenido para la televisión.
C. B: Sí, pero él tiene que priorizar. No porque le paguen mucho dinero tiene que dejar de ser fiel a su estilo. Su audiencia lo conoce mejor de lo que se conoce a sí mismo. Sus seguidores le mandan regalos, dibujos, cartas... El cariño del público es bonito y a veces lo desborda, pero tiene una relación muy buena con sus fans.

¿Cómo lleva un chico de 26 años tener 18 millones de suscriptores en YouTube?
H. T: Con la mayor naturalidad posible, es lógico que a veces se sienta abrumado porque no puede salir a la calle como una persona normal, pero su personalidad no ha cambiado nada.

¿Y cómo le han tratado los medios? Fue muy comentada la entrevista que le hicieron en Papel, en la que el entrevistador se vanagloriaba de ser analógico. El propio Rubén respondió en uno de sus vídeos que estaba "cansado de la prensa".
H. T: Los medios tradicionales no se dan cuenta de que los youtubers no dependen de ellos, y eso es algo que hiere su orgullo. Al final lo que queda es los medios le tratan con condescendencia y paternalismo. Es un actitud muy española despreciar aquello que no conoces.
También lo entrevistó Risto en Antena 3.
C. B: Risto hizo una buena entrevista, a él le motivó mucho, mostró un poco más cómo era Rubén y no El Rubius.

Los medios tratan con condescendencia y paternalismo a los youtubers. Es un actitud muy española despreciar aquello que no conoces.

¿Rubén es consciente de la repercusión que tiene todo lo que hace?
H. T: Claro. Él es muy consciente de la responsabilidad que tiene, trata de dar mensajes positivos. Por eso tiene tanta presión siempre. Todos los youtubers saben que la audiencia les ha puesto ahí y son tan cercanos como pueden. Tienen claro que son lo que son gracias a los suscriptores.
C. B: Yo he visto a Rubén estar estresado porque no podía subir contenido en tres días. O cuando sube un vídeo y tiene másdislakes de lo normal también se disgusta. Si quedas con él después de publicar un vídeo no está, está muy pendiente del feedback, de si está gustando o no y eso le genera una presión muy fuerte.

El fenómeno Rubius en Sudamérica es impresionante.
C. B: Siempre ha habido el anhelo de que Rubén fuese a Sudamérica y parecía que nunca iba a llegar, hasta que un día, con mucha cautela y explorando todas las vías, decidimos hacer una pequeña prueba y ocurrió. Cuando anunciamos que iba a Argentina Twitter explotó.
H. T: Yo no quiero ni pensar cuando anuncie que va a México, es el país en el que tiene más seguidores, aunque proporcionalmente tiene más en Argentina. Más que en España.

En Chile estuvo en la suite presidencial, donde había estado Obama.
C. B: Parece que fue algo de estrellita pero no fue así, se corrió la voz de que íbamos a tal hotel y era imposible bajar al bar. Había fans con sus madres que tenían reservadas habitaciones en el mismo hotel. Si no era la habitación presidencial era imposible que hubiese un sitio en el que tomar una cerveza, hablar o estar tranquilos. El bar cerraba pronto y el fin de semana, con los chicos sin colegio, se llenaba todo de gente.
H.T: Era para buscar un sitio en el que poder juntarnos, una mesa grande en la que estar cómodos, no era ningún capricho. En la habitación de Colombia había estado el Dalai Lama o Julio Iglesias, es el hotel en el que se alojan las estrellas.

En el libro habláis de que un youtuber español gana unos 20 céntimos por cada 1000 visitas y un norteamericano 1,5 euros. ¿Cuántas casas tendría El Rubius si fuese estadounidense?
H. T: Es una aproximación, no es algo exacto. Al ser una audiencia global no es lo mismo que te están viendo mil americanos, mil mexicanos o mil chinos. Se dicen auténticas barbaridades sobre lo que gana Rubén. Antes sí que había un CPM (Coste por Mil Espectadores) fijo más alto, cuando el contenido no era tan abundante, pero YouTube ya no tiene la capacidad de gestionar y vender todo lo que se genera en su medio. Si Rubén fuese americano nos habríamos retirado ya, estaríamos más cerca de Messi y de Cristiano.

CLAVES PARA SER YOUTUBER

¿Qué debe tener un 'youtuber' para triunfar?
H. T: En primer lugar naturalidad, tienes que ser tú mismo. Tienes que tener carisma. En realidad necesitas lo mismo que para tener éxito profesional en la vida. Rubén es un producto auténtico. Está ahí porque la audiencia le ha puesto ahí y le ha venido todo de golpe. Aún recuerdo la ilusión que le hizo conseguir el primer millón de suscriptores y sólo han pasado tres años (en mayo llegó a los 18 millones). Ahora parece que sin un millón no eres nadie.
C. T: Yo les recomiendo no empezar por dinero, es una carrera a largo plazo, te puede salir todo bien o puedes estar mucho tiempo sin ver ni un duro y eso puede ser frustrante.
Tienen que encontrar un nicho de contenido nuevo. No te pongas a hacer gameplays (Youtubers que comentan videojuegos) porque hay miles de personas que lo hacen.
Hay que diferenciarse por algo, tratar de ofrecer algo que no esté hecho y sobre todo capacidad de comunicarlo.

Yo les recomiendo no empezar por dinero, es una carrera a largo plazo, te puede salir todo bien o puedes estar mucho tiempo sin ver ni un duro y eso puede ser frustrante.

¿Creéis que hay cabida para nuevos youtubers?
C. B: La gente tiene el tiempo que tiene, si tiene que emplear 15 minutos en ver un vídeo de Rubén, otros 20 en uno de Vegetta y otros tantos en otro se pasarían el día conectados. A no ser que encuentren a otra persona en alguna colaboración es difícil que aparezca alguien nuevo.
H. T: Yo creo que sí hay sitio, en 2026 tendrán diez años más y vendrán otros nuevos. Lo cierto es que la de youtuber es una profesión muy dura. Rubén sube de dos a tres vídeos a la semana.
C. B: Tiene que pensar en el contenido, hacerlo, editarlo... Es una profesión 24/7.

¿Qué se considera un youtuber número uno?
C. B: Yo no lo mido por visitas. Hago una relación entre número de suscriptores, visitas por vídeo, engagement (compromiso) y la capacidad de mover gente offline (fuera de Internet)
H. T: Comparándolo con el fútbol; el Barcelona, el Real Madrid y el Atlético son: El Rubius, Willyrex y Vegetta. Luego hay una clase media que la forman youtubers como Alexby, Mangel o Yellow Mellow y luego hay otros que están empezando a destacar. Mira, en Inglaterra ha ganado la liga el Leicester.

¿Qué consejos le daríais a un joven que quiera ser youtuber?
C. B: Que estudien primero, que hagan algo relacionado con la comunicación audiovisual y que vayan probando. Ser influencer no es tan maravilloso como puede parecer.
H. T: Y que si no lo consigues no pasa nada, la mayor parte de nosotros somos personas normales y corrientes. Todos fracasamos. No podemos ser todos número uno.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Échale un vistazo al Facebook de Tendencias. ¡SÍGUENOS!

Ve a nuestra portada Facebook Twitter Instagram Pinterest