Huffpost Spain

¿Qué pasa en Podemos?

Publicado: Actualizado:
PODEMOS
FLICKR: PODEMOS
Imprimir

"A lo mejor los españoles tienen que acostumbrarse a que se contrasten ideas en abierto". Íñigo Errejón, número dos de Podemos, se refería así a las divergencias que, "a tuiterazo limpio" (Iñaki Gabilondo dixit), había mostrado horas antes con Pablo Iglesias sobre la estrategia a seguir en el futuro por la formación morada.

Y a lo mejor el secretario político de Podemos tiene razón, porque estamos poco acostumbrados a ver a las dos cabezas visibles de un partido político contrastar opiniones tan abiertamente como lo han hecho este martes Iglesias y Errejón.

El número dos de Podemos acababa de escuchar el mitin que su secretario general estaba dando en A Coruña. En él, Iglesias dijo que a veces "parece que en política sólo importa el tono". "No importa lo que digas, no importa lo que hagas, importa el tono", prosiguió Iglesias, quien fue un poco más allá: "Parece que el problema es asustar a los creadores de opinión, no hay que dar miedo. Pues yo os digo una cosa, el día en que dejemos de dar miedo a los que se enriquecen a costa de la gente, seremos uno más y no tendremos sentido como fuerza política".

(Sigue leyendo después del vídeo...)

Errejón respondió desde Twitter asegurando que "el reto" es "seducir a la parte de nuestro pueblo que sufre pero aún no confía" en Podemos. Iglesias contestó que sí, pero que en junio perdieron "un millón" de votos y que "hablando claro y siendo diferentes" seducirían "más" que con un tono moderado.

(Sigue leyendo después de los tuits...)

Una discusión ante la que rápidamente varios miembros de la formación morada comenzaron a posicionarse. Lo hizo Irene Montero, jefa de gabinete de Iglesias, a favor del líder de Podemos:

Como también le apoyaron Rafa Mayoral, Pablo Echenique, Teresa Rodríguez y el cofundador de Podemos, Juan Carlos Monedero:

(Sigue leyendo después de los tuits...)

Y lo hizo Ramón Espinar, afín al líder de Podemos, defendiendo que la formación sea "herramienta de la gente":

En el mitin de la tarde en Vigo, Iglesias insistió en apostar por un Podemos que vuelva a "politizar el dolor" de quienes son desahuciados, de quienes no tienen camas en un hospital, de los niños que estudian en barracones o de quienes emigran para buscar un futuro mejor. "Politizar el dolor suena duro, suena fuerte, suena más a Bruce Springsteen que a Coldplay".

DIFERENCIAS SOBRE EL PSOE

Con la resaca del día siguiente, tocaba defender la apertura del debate interno de Podemos. Así lo ha hecho Irene Montero en el Congreso, donde ha asegurado que se trata de una discusión que ya existía en la formación morada. Dicho debate, según Montero, se plantea en dos ámbitos. Por un lado, la estrategia a seguir sobre el tono político de Podemos. Por otro, la relación con el PSOE.

La diputada de Podemos ha reconocido la existencia de un "eje de debate" sobre la relación con los socialistas en el que "puede haber muchísimas posiciones". Una de ellas, la de Iglesias, es la que pide entenderse con el PSOE "de igual a igual" y que entiende que al partido morado no le han votado para 'regalar' un Gobierno a los socialistas, "sino para llegar a un acuerdo de Gobierno de progreso".

"Hay otra tendencia que podría tener más que ver con una relación distinta", ha asegurado Montero. "En todo caso, no lo asociaría yo necesariamente a nombres ni a que haya dos posturas enconadas o enfrentadas", ha matizado.

(Sigue leyendo después del vídeo...)

DIFERENCIAS DE ANTAÑO

Pero las diferencias de criterio entre las dos primeras espadas de Podemos no son nuevas. En la pasada legislatura, durante el debate de la fallida investidura de Pedro Sánchez en el mes de marzo, Iglesias sacó a la palestra la "cal viva" de los GAL, algo que a Errejón no le gustó mucho. "Cuando luego hicimos la evaluación, yo le dije que había cosas en las que teníamos que haber estado quizás más finos y más seductores", reconoció meses después en una entrevista a El Español. De nuevo, la seducción.

Una divergencia de criterio que se produjo un par de semanas antes de que Iglesias cesara a Sergio Pascual, afín a Errejón, como secretario de Organización del partido tras las dimisiones en bloque sucedidas en Podemos Madrid. Lo sustituyó Pablo Echenique, antaño contrincante político a nivel interno del secretario general; hoy, entre los próximos a él.

"Creo que las desavenencias se resolvieron correcta y democráticamente, que tampoco pasa nada por disentir con un compañero y creo que la cicatriz nos ha hecho estar más fuertes", expresó Iglesias en junio en declaraciones a la Cadena SER.

Por aquel entonces, Iglesias sí defendía el "tono moderado" que hoy parece desdeñar e incluso reconocía sentirse "muy a gusto" con él.

Pero los resultados del 26-J, donde Podemos esperaba superar al PSOE como segunda fuerza política a nivel nacional, pudieron hacer que, al regreso del verano, Iglesias vuelva a preferir Springsteen a Coldplay.

(Sigue leyendo después de los tuits...)

LA 'PAPELETA' DE MADRID

Entretanto, en ese atarse los cordones mientras están corriendo, como le gusta decir a Errejón para referirse a la construcción organizativa de su partido, a Podemos le queda por resolver la papeleta de Madrid.

Tras la grave crisis que se abrió en la formación a nivel regional con la dimisión del secretario de Organización y otros nueve miembros del Consejo Ciudadano, provocó que, pasados los comicios de junio, se convocara una asamblea abierta para debatir, hasta el próximo 27 de octubre, los modelos organizativos y políticos para el partido en la Comunidad de Madrid. Un proceso que concluirá con las primarias para secretario o secretaria general del 5 al 9 de noviembre.

Para este proceso de presentación de documentos organizativos ya han aparecido, al menos, tres candidaturas. Adelante Podemos, liderada por Rita Maestre y Tania Sánchez y supuestamente afín a Errejón; Podemos Escucha, liderada por Ramón Espinar, que Iglesias adelantó como "mejor" propuesta que la anterior; y Reinicia Podemos, encabezada por Miguel Urbán, del sector anticapitalista.

Esta aparente fractura interna ha hecho a muchos preguntarse si lo que se trasluce de las disensiones políticas entre Iglesias y Errejón es, en realidad, una lucha por el poder regional en el seno de la formación. Habrá que ver si, cuando terminen de atarse los cordones, suena más alto Viva La Vida o Born To Run.

TE PUEDE INTERESAR

- Iglesias y Errejón trasladan a Twitter sus divergencias sobre Podemos

- Por qué Pedro y Pablo son falsos follamigos

- Plazas e instituciones: un camino de ida y vuelta