INTERNACIONAL

El patizano histórico de Spicer sobre Hitler y las armas químicas indigna al mundo judío

El secretario de prensa de la Casa Blanca se ha disculpado, tras numerosas peticiones de dimisión... y consejos de que lea un poco más.

12/04/2017 10:04 CEST | Actualizado 12/04/2017 13:40 CEST
WIKIPEDIA COMMONS / REUTERS
Bachar el Assad, Adolf Hitler y Sean Spicer.

El portavoz de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, ha cometido un patinazo histórico. En su comparecencia ante los medios de ayer se olvidó de lo que debería haber aprendido de Historia contemporánea -en el instituto o hasta en la Wikipedia, no hace falta una carrera- y sugirió que Adolf Hitler, uno de los mayores asesinos de la historia, no usó armas químicas en su persecución sistemática de judíos, gitanos, homosexuales o personas con discapacidad, que dejó al menos 11 millones de muertos.

Al hablar del ataque químico en Siria del que Estados Unidos culpa al presidente Bashar al Asad, el portavoz del presidente Donald Trump dijo: "Hubo alguien tan despreciable como Hitler que ni siquiera cayó tan bajo como para usar armas químicas".

Sus comentarios, en el primer día de festividades de la Pascua judía, asombraron a los informadores. Una periodista, vista la gravedad de sus palabras, ofreció a Spicer una oportunidad de aclararlas, inquiriendo: "¿Qué pasó con el Holocausto?".

Spicer replicó: "En cuanto al gas sarín, él no utilizó gas contra su propio pueblo de la misma manera que Asad (...) Hitler los usó en los centros del Holocausto, lo entiendo, pero estoy hablando de la forma en que Asad los usó, dejándolo caer sobre gente inocente en medio de las ciudades. Gracias por la aclaración, pero ésa no era la intención", dijo Spicer, volviendo al tema.

La explicación complicó más la situación, porque dijo cosas que no son verdad y usó además términos inadecuados, como "centros del Holocausto" para hablar de campos de exterminio. La reacción, entre airada y dolida, de la comunidad judía y de otros miembros de la clase política fue inmediata.

Nancy Pelosi, actual líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes de EEUU, exigió a Trump que echase a Spicer, directamente. "Mientras que las familias judías de todo Estados Unidos celebran la Pascua -Pesaj-, el principal portavoz de la Casa Blanca está minimizando el horror del Holocausto", denunció.

La misma exigencia llegaba desde Israel, donde su ministro de Transportes, Yisrael Katz, miembro del conservador Likud del primer ministro, Benjamín Netanyahu, reclamó de inmediato su disculpa o su renuncia por sus palabras "graves e indignantes".

Entre los enfados más sentidos, el del Centro Anna Frank de EEUU, que lamentó que Spicer participara "en la negación del Holocausto". "Su declaración es el insulto más maligno sobre un grupo de personas que hemos oído de un secretario de prensa de la Casa Blanca", dijo su director ejecutivo, Steven Goldstein, añadiendo que Spicer carece ya de integridad para servir en su papel de portavoz.

Jeremy Ben Ami, al frente del grupo progresista de defensa de intereses judíos en EEUU JStreet, dijo en Twitter que el desliz de Spicer era "imperdonable" y que la Casa Blanca debía reconocer en público el daño causado por Hitler y sus políticas nazis. Y el Consejo Nacional Demócrata Judío habló de un lenguaje "inadecuado y ofensivo".

LAS DISCULPAS

Spicer, ante el revuelo causado, pidió disculpas la pasada madrugada. "Trataba de hacer una distinción entre la táctica de usar aviones para lanzar armas químicas a la población en medio de las ciudades. Cualquier ataque contra personas inocentes es reprochable e inexcusable", señaló en un comunicado. En la CNN, reconoció que su alusión fue inapropiada y poco sensible con las víctimas del Holocausto.

Asumió públicamente que debió limitarse a hablar de Asad y sus ataques y que ha acabado por introducir una "distracción" en la agenda del presidente Trump. Haciendo amigos, luego tuiteó la cena de pascua judía celebrada en la Casa Blanca, algo que ya hacía el expresidente Barack Obama.

LOS ERRORES QUE NO SE PUEDEN OLVIDAR

Más allá de la crítica está el error de bulto de Sean Spicer. Lo que dijo, sencillamente, no es cierto. Ni siquiera en tiempos de postverdad o de hechos alternativos. El uso de armas químicas por parte del régimen sirio contra civiles ha sido acreditado por la ONU -también lo han hecho otros grupos como el autoproclamado Estado Islámico- pero también las empleó Hitler.

Los historiadores han probado que usó dióxido de carbono, monóxido de carbono y, sobre todo, el tan famoso como temido Zyklon B, un compuesto con base de cianuro del que se pueden ver latas en los campos nazis y en los diferentes museos del Holocausto, como el Yad Vashem de Jerusalén.

WIKIPEDIA COMMONS
Latas de Zyclon B usadas en el Holocausto.
​​​​​​

Cuando el portavoz dijo que Hitler no gaseó a su propio pueblo, se equivoca, pues mató a unos 200.000 alemanes, judíos y no judíos.

Como explica el diario israelí Haaretz, incluso se usaron estos compuestos antes de que la maquinaria del Holocausto, sistemática, echase a andar. En 1939 hay evidencias de su empleo en programas de eutanasia involuntaria en personas con discapacidades mentales, que no se correspondían con el modelo ario perfecto ansiado por los nazis. Estos inocentes fuero gaseados en seis centros repartidos por toda Alemania.

Además, en 1941 se usaron en los llamados camiones de gas: durante la invasión de la Unión Soviética, eran tantos los arrestos que se hacían que los fusilamientos masivos se hacían cada vez más complicados, por lo que los alemanes optaron por montar a los detenidos en camiones sellados, con el tubo de escape orientado a la barca, para asfixiar a los pasajeros.

Historia sin duda son las cámaras de gas de Sobibor, Treblinka o Auschwitz-Birkenau, ejemplos de una infamia que Spicer no debería olvidar.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

- El portavoz de la Casa Blanca la lía: "Hitler no usó armas químicas contra su pueblo como está haciendo Asad"

- No, Trump no es como Hitler (aunque lo parezca)

- ¿"Mein Trumpf"? Ocho preocupantes paralelismos entre dos épocas