INTERNACIONAL

Demócratas y republicanos critican el despido del director del FBI, James Comey

Y han comparado a Trump con Nixon, el único presidente que hizo algo igual.

10/05/2017 09:12 CEST | Actualizado 10/05/2017 09:13 CEST
REUTERS
Donald Trump, a la izquierda, y James Comey, a la derecha.

El presidente de EEUU, Donald Trump, ha creado un terremoto político al despedir por sorpresa al director del FBI, James Comey, que lideraba una investigación sobre los posibles lazos de la campaña del magnate con Rusia en las elecciones de 2016.

El gesto ha tomado al país de sorpresa y ha convertido a Washington en un hervidero de rumores, ya que el único precedente de tal decisión es la presidencia de Richard Nixon.

"Esto es nixoniano", espetó el senador demócrata Bob Casey en referencia al único presidente que hasta ahora había ordenado un despido semejante; en su caso, del fiscal especial Archibald Cox, encargado del caso Watergate que le implicaba.

La oposición ha criticado duramente a Trump y el líder de la minoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, ha asegurado que, cuando el magnate le comunicó el despido, le respondió que estaba "cometiendo un enorme error" y ha exigido la designación inmediata de un fiscal especial independiente que dirija la investigación de los vínculos de Trump y el Kremlin.

"Esto no parece una coincidencia", ha aseverado, señalando que si no se designa a un investigador independiente sobre la cuestión rusa, "todos los americanos sospecharán justamente que el despido de Comey forma parte de un encubrimiento".

"La explicación es una tapadera que busca ocultar una verdad innegable: el presidente ha destituido al director del FBI en mitad de una de las investigaciones más críticas para la seguridad nacional de la historia de nuestro país, una que implica, además, a altos cargos de la campaña y la Administración Trump", ha señalado el senador demócrata de Vermont, Patrick Leahy.

El presidente del Comité Nacional Demócrata (DNC), Tom Pérez, ha tildado el despido de "vergonzoso abuso de poder". El senador Tim Kaine, excompañero de la fórmula presidencial de Clinton, ha afirmado a su vez que el despido de Comey "muestra hasta que punto el gobierno teme la investigación sobre Rusia" y que la Casa Blanca busca "esconder la verdad".

HASTA LOS REPUBLICANOS SE DESMARCAN DEL DESPIDO

También han llegado reproches desde republicanos como el senador John McCain, que se siente "decepcionado" por la destitución de Comey, a quien ve como "un hombre de honor e integridad". El republicano ha pedido un comité especial para investigar el papel de Rusia en las elecciones. "La decisión de despedir al director del FBI solo confirma la necesidad y la urgencia de tal comisión", ha expresado.

También ha expresado críticas su compañero de partido Justin Amash, que cree que la carta que Trump ha dirigido a Comey sobre su destitución es "extraña" y ha asegurado que su equipo está revisando la legislación de cara a establecer una comisión independiente sobre Rusia. En la misma línea, el senador republicano Richard Burr ha señalado: "Me preocupa el momento y el razonamiento tras el despido".

"Este es un momento extraordinario en la historia estadounidense. (...) Es un grotesco abuso de poder del presidente de EEUU", ha aseverado por su parte el experto en asuntos legales de la CNN Jeffrey Toobin.

El escándalo de los correos electrónicos marcó la campaña electoral del año pasado y la propia Hillary Clinton llegó a culpar a Comey de su derrota en los comicios, que ganó Trump, por volver a suscitar dudas sobre su conducta a pocos días de la votación.

En su comparecencia ante un comité del Senado la semana pasada, James Comey aseguró sentir "náuseas" al pensar que su investigación a Clinton pudo impactar en el resultado de las elecciones.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

MÁS SERIES