INTERNACIONAL

Exhibición machista de Putin en el G20

El presidente de Rusia dirigió comentarios machistas a la ministra canadiense de Asuntos Exteriores y cuestionó la existencia de la violencia de género.

14/07/2017 18:35 CEST | Actualizado 15/07/2017 11:04 CEST
GETTY

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, aprovechó su presencia en la reciente reunión del G20 en Hamburgo, celebrada el 7 y 8 de julio, para cuestionar la existencia de la violencia de género. "Hay una delgada línea entre el maltrato y las relaciones intramatrimoniales", dijo el mandatario ruso ante los líderes más poderosos del planeta. Putin trató también de ridiculizar a una de las pocas mujeres sentadas en la mesa, la ministra de Asuntos Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland. La reunión se realizó a puerta cerrada, pero El HuffPost ha podido conocer su contenido gracias al testimonio de uno de los participantes.

El G20 se caracteriza –como casi todas las esferas de poder– por la abrumadora mayoría masculina entre sus miembros. La foto oficial del encuentro de Hamburgo, en donde se puede ver a los líderes del G20 y algunos invitados, muestra a 32 hombres y tan solo cuatro mujeres. El asunto fue tratado en el foro gracias a la intervención del primer ministro canadiense, Justin Trudeau.

El líder canadiense tomó la palabra en la última sesión del foro dedicado a "empoderamiento femenino y el futuro del trabajo". Tras abordar cuestiones sobre la discriminación de la mujer en el mundo, el líder canadiense llamó la atención de sus colegas sobre la anormalidad que suponía la poca presencia femenina en la sala. Todos los presentes deberían tratar de que sus sucesoras en el cargo fueran mujeres, dijo Trudeau en su discurso feminista, en el que también hizo gestos de complicidad hacia su ministra de Asuntos Exteriores, Chrystia Freeland.

"Es una pena que Justin [Trudeau] no esté con nosotros, pero hay una bella mujer en su lugar...", dijo Putin en referencia a Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá.

Vladimir Putin tomó la palabra poco después. Al comprobar que el líder canadiense había salido de la sala de reuniones y ver que era Freeland quien representaba a Canadá en la mesa del G20 en ese momento, Putin comenzó afirmando: "es una pena que Justin no esté con nosotros, pero hay una bella mujer en su lugar... Trudeau ha hablado de la diferencia salarial entre hombres y mujeres, pero seguro que ella [Freeland] cobra menos que su jefe".

La intervención machista de Putin incluyó también un comentario con el que puso en duda la existencia de la violencia de género. "Hay una delgada línea entre el maltrato y las relaciones intramatrimoniales. No hay que meterse", aseguró Putin. El contenido de su intervención ha sido revelado a El HuffPost por uno de los participantes en la reunión del G20 de Hamburgo a condición de preservar su anonimato.

Las visiones de Putin expresadas en este foro encajan con su agenda política en Rusia. El pasado febrero fue promulgada una ley en la que se despenaliza la violencia doméstica, salvo en casos en los que el agresor sea reincidente o en los que se produzcan graves lesiones. Un estudio desarrollado en 2011 en el que participaron 30.000 mujeres en Rusia puso al descubierto que el 38% de ellas había sufrido violencia psicológica y una de cada cinco dijo haber sufrido violencia física por parte de sus maridos o parejas.

Medios vinculados al Kremlin han aireado historias de la ministra canadiense, de origen ucraniano, y su supuesto pasado nazi.

La tensión entre la ministra de Asuntos Exteriores canadiense y el gobierno ruso viene de lejos. Freeland es periodista y antes de dar el salto a la política canadiense fue la jefa de la oficina del Financial Times en Moscú. En 2014, tras la anexión rusa de Crimea, el gobierno que preside Vladimir Putin vetó la entrada de Freeland (que era entonces diputada de la oposición canadiense) y otros tantos representantes canadienses en Rusia.

GETTY
Chrystia Freeland, ministra de Asuntos Exteriores de Canadá; Ivanka Trump, Christine Lagarde y Angela Merkel.

La entrada de Freeland en el gobierno de Justin Trudeau no ha modificado el veto ruso. Medios rusos vinculados con el Kremlin han aireado historias sobre la familia de Freeland, que es de origen ucraniano, y su supuesto pasado nazi, algo que ella ha negado y vinculado con los ejercicios de propaganda rusos para dañar a las democracias occidentales.

El HuffPost ha contactado al gabinete de la ministra canadiense. No quieren hablar de lo ocurrido durante la intervención de Vladimir Putin en Hamburgo. Prefieren resaltar sus logros en la cumbre. "Nuestro gobierno apuesta por un enfoque global para promover la igualdad de género y el empoderamiento de mujeres y niñas. Nos alegramos al comprobar que el G20 situó estas cuestiones en el centro de su agenda. El mundo es más seguro y próspero cuantos más países promuevan y protejan los derechos de las mujeres y niñas", explica Adam Austen, responsable de prensa del Ministerio de Asuntos Globales canadiense.

Canadá anunció en el G20 que contribuirá con 20 millones de dólares al fondo del Banco Mundial para apoyar a mujeres emprendedoras en los países en vías de desarrollo, una iniciativa promovida por la hija del presidente americano, Ivanka Trump. Otros países como Arabia Saudí, miembro del G20 y caracterizado por la fuerte discriminación hacia las mujeres, también contribuirán al fondo.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-Malas noticias desde Hamburgo: el mundo no tiene líder

-Agudeza visual: ¿No te chirría un pequeño-gran detalle en esta foto del G20?

OFRECIDO POR NISSAN