INTERNACIONAL

Un dramático caso de vientre de alquiler en México acaba con el rapto del bebé

La pareja contratante primero se desentendió del niño enfermo pero volvió para secuestrarle.

09/08/2017 11:05 CEST | Actualizado 09/08/2017 11:05 CEST
GTRESONLINE

Una mexicana que hizo de vientre en alquiler por 560 dólares al mes durante la gestación tuvo que quedarse con el bebé enfermo cuando la pareja contratante se desentendió. Pero ahora, uno de ellos se ha llevado al niño, en paradero desconocido.

Tabasco es uno de los dos estados de México —junto con Sinaloa— donde se permite la maternidad subrogada, aunque con la reforma de la ley en 2016, se ha dejado fuera de sus beneficiarios a los homosexuales, los solteros y los extranjeros.

Sin embargo, antes de que se hicieran esos cambios, la laxa normativa permitió que la mujer, Laura, y los contratantes, una pareja de San Diego (California), llegaran a un acuerdo en 2015 de alquiler de vientre sin firmar un contrato, afirma a Efe Alex Alí Méndez, abogado que lleva el caso de la madre.

EL NIÑO NACIÓ ENFERMO Y LA PAREJA SE DESENTENDIÓ

La agencia que sirvió de intermediaria prometió a Laura 10.000 pesos (560 dólares) al mes y apoyo para continuar sus estudios y conseguir trabajo. Sin embargo, Laura y la pareja, Eduardo y David, notaron que la agencia no estaba pagando a la gestante y decidieron continuar con el acuerdo por su cuenta.

El niño, Valentino, nació en octubre de 2015 con varias complicaciones de salud, entre ellas displasia pulmonar, un mal que afecta a los bebés prematuros.

La agencia intermediaria no pagó a Laura el dinero acordado.

Lo trataron en una clínica particular, pero los contratantes alegaron que no podían seguir costeando los gasto, por lo que Laura propuso inscribir al bebé como su hijo para que pudiera estar incluido en el seguro médico de su marido.

Una discrepancia entre Laura, su esposo y la pareja en relación con una cirugía que el bebe necesitaba, hizo que Eduardo y David se desentendieran del asunto. La familia de Laura no ha vuelto a saber de los contratantes hasta este julio, cuando Eduardo regresó a Tabasco.

ABDUCCIÓN EN TABASCO

Eduardo amenazó y engañó a Laura, que tiene 33 años y otros dos hijos; le dijo que se iba a llevar al niño para hacerle una prueba de ADN y que se lo devolvería, pero nunca ha regresado y tampoco el pequeño.

"Presumimos que están en Tabasco porque, cuando supimos que no iban a restituir al menor como habían acordado, se presentó una Alerta Amber —para localizar a menores desaparecidos— y se bloquearon todas las salidas del territorio nacional", explica el abogado.

Uno de los hombres de la pareja contratante le dijo que se iba a llevar al niño para hacerle una prueba de ADN y que se lo devolvería, pero no ha vuelto a verlos.

En el acta de nacimiento aparecen los nombres de Laura y su esposo como padres del niño, por lo que ellos son los progenitores y cualquier adulto que se lo lleve contra su voluntad incurriría en secuestro.

Laura, apoyada por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), mantiene por el momento el silencio ante los medios, ya que está afectada por lo sucedido. "Después de dos años, (Valentino) se ha integrado como parte de su familia, lo han tratado como uno de sus hijos", asegura su abogado.

"UN PATRÓN DE ABUSOS EN LA GESTACIÓN SUBROGADA"

El letrado señala que cuentan con una orden de un juez federal para que se den "todas las acciones necesarias" para localizar al niño, que por sus enfermedades pulmonares necesita medicación diaria.

Méndez comenta que lo ocurrido "es un problema de magnitudes que todavía están por verse" y que por el momento la defensa está pidiendo la intervención de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) para que presionen a las autoridades locales.

El Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE) sostiene que la protección a las gestantes en México no está garantizada.

La historia "refleja un patrón de ausencias y abusos en la práctica de la gestación subrogada en el país", subraya el GIRE al respecto, matizando que, aun con la presencia de intermediarios, la protección de las gestantes en México "no está del todo garantizada".

Este caso no es el único que arrastra complicaciones surgidas por la pasada legislación de Tabasco en materia de maternidad subrogada. A principios de año, al menos 16 bebés, muchos de padres extranjeros, estuvieron semanas sin identificar porque las transferencias embrionarias, aunque acordadas con la antigua legislación, se produjeron con posterioridad a enero de 2016, con la nueva norma.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR