POLÍTICA

Rajoy pasa por el Congreso sin pronunciar "Gürtel" y reta a la oposición a que presente otra moción de censura

"La corrupción se sanciona en los tribunales y las urnas", asegura el presidente.

30/08/2017 09:03 CEST | Actualizado 30/08/2017 18:26 CEST

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha echado cuentas y le sale que ha tenido "52 intervenciones", tanto en pleno como en comisión, sobre la trama Gürtel y la corrupción de su partido. Por eso ha dicho este miércoles que no acaba de entender a qué se debe que vuelva a tener que comparecer en el Congreso. Quizá por eso, en los más 35 minutos que ha durado su intervención, el presidente del Gobierno no ha dado ni una explicación sobre su declaración judicial o sobre la trama que implica a su partido. Ni una vez se le ha escuchado pronunciar la palabra "Gürtel".

El jefe del Ejecutivo ha pasado de puntillas por esta comparecencia con la que se ha enfrentado de nuevo al fantasma del caso Gürtel un mes después de su declaración como testigo ante la Audiencia Nacional, la primera de una presidente del Gobierno en un tribunal, por ese mismo caso; y cuatro años después de que compareciese en el Congreso por el caso Bárcenas.

Si la primera intervención de Rajoy de este miércoles se ha caracterizado por unas explicaciones vagas y enfocadas a sus intereses personales y los de su partido, en su segundo turno de palabra ha mostrado una cara bien distinta. Claro que previamente una estupefacta oposición le ha sacado los colores ante lo que acababan de presenciar al arranque del pleno. De ahí que el presidente del Gobierno haya tenido dardos para todos, aunque ha sido especialmente dura la réplica ha dado a la portavoz del PSOE, Margarita Robles.

La socialista había pedido su dimisión tras acusarle de estar "atrincherado en La Moncloa": "Es usted un presidente bajo sospecha. Hoy tampoco nos ha aclarado usted nada. Mi grupo quiere conocer la verdad". "Su declaración en la Audiencia Nacional me produjo sonrojo por sus evasivas. No trató de aclarar los hechos objeto de enjuiciamiento", había sentenciado en su primera réplica.

Con un claro aire de arrogancia, Rajoy ha pasado al ataque para responderla: "¿Un dirigente político puede acudir a los tribunales cuando se le cita como testigo o debe dimitir?", se ha preguntado el presidente del Gobierno tras recordar que Robles, la portavoz socialista, también declaró como testigo en el caso Lasa y Zabala. "¿Cuando liquidamos la presunción de inocencia?" ha continuado. "Me parece muy poco serio. Le pido un poco de pudo, porque si no será muy difícil que me la pueda tomar en serio", le ha dicho a Robles. "Ser testigo en un procedimiento judicial no es un deshonor para nadie".

En la misma línea se ha referido a Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, ha preguntado al presidente del Gobierno si es verdad que no conocía la 'caja B' del PP y la financiación ilegal del partido. "O es un incompetente o ha mentido. ¿Piensa de corazón que los ciudadanos le creen?", ha preguntado. Rajoy ha usado su turno de réplica para deslizar una referencia a sus dudas sobre la financiación de su partido: "Si hay algún partido político que se ha financiado con el dinero de Venezuela e Irán, a mí me importa".

Y el líder del PP ha seguido, como desde primera hora de la mañana, cuestionando los motivos por los que se ha vuelto a solicitar su presencia en el pleno.

CRÍTICAS A LA OPOSICIÓN

"Respondo de mis actos, doy cuenta de mis intervenciones, participo de todos los debates y respondo", ha afirmado Rajoy. "Otra cosa es que no les guste lo que hago", ha reprochado el presidente. "Entenderán ustedes que no puedo aceptar este planteamiento; no son así las cosas". Hechas estas reflexiones, Rajoy ha ido más allá: "Tienen derecho a pedir mi comparecencia. No se lo voy a reprochar. Pero no hay ninguna razón avenida para volver a hacerlo. Y dado los problemas que hay en España, no se entiende hacer un debate sobre este asunto y no nos centremos en lo que de verdad importa".

Es usted un presidente bajo sospecha. Hoy tampoco nos ha aclarado usted nada. Mi grupo quiere conocer la verdadMargarita Robles

De ahí que no haya vacilado a la hora de afirmar que no está seguro de que este tipo de debates sean "muy útiles". "Me temo que el objetivo de algunos sea otro e intuyo además que mucha gente empieza a darse cuenta", ha señalado Rajoy en un claro mensaje de reproche a la oposición. Además, ante las responsabilidades políticas que le reclaman los demás partidos, ha señalado que dichas responsabilidades se piden en una moción de censura, con la que la Cámara Baja le puede retirar su confianza.

Y ha recordado que hace muy poco tiempo el Congreso no le retiró dicha confianza —al no salir adelante la moción de censura presentada por Podemos— y no le obligó a asumir responsabilidades políticas. "Por tanto mi obligación es gobernar, y lo seguiré haciendo para cumplir con los españoles y con esta Cámara. Y no voy a abdicar" de dicha obligación, ha añadido.

"ES USTED UN PRESIDENTE BAJO SOSPECHA"

Sus palabras han dejado ko a la oposición, que tan pronto ha tenido su turno para intervenir, ha pasado al ataque. Igual de contundentes que las de Robles e Iglesias ha sido la réplica del líder de Ciudadanos, Albert Rivera. El líder de la formación naranja ha coincidido con Rajoy en que estas comparecencias no son útiles. Eso sí, en su caso lo ha justificado alegando que lo que ha hecho el presidente del Gobierno ha sido ofrecer "un mitin".

El señor Rajoy no ha pronunciado la palabra Gürtel. En este formato no tiene la obligación de decir la verdad. Si puede que ni haya dicho la verdad en los tribunales, ¿la va a decir aquí?Albert Rivera

"El señor Rajoy no ha pronunciado la palabra Gürtel. En este formato no tiene la obligación de decir la verdad. Si puede que ni haya dicho la verdad en los tribunales, ¿la va a decir aquí?", se ha preguntado Rivera. "El formato es la comisión de investigación que ustedes intentaron impedir. No lo lograron porque aunque no tiene palabra ni escaños para impedirlo". Y ha añadido: "Usted ha dicho que contra la corrupción son más efectivas las reformas que los reproches, pero para hacer reformas hacen falta legitimidad y ganas. Usted no tiene".

Rivera ha adelantado este miércoles que su grupo parlamentario presentará el lunes en el Congreso de los Diputados la ley de limitación de mandatos, que pretende que los regidores políticos solo puedan ostentar el poder durante ocho años o dos legislaturas diferentes.

"Dimitir es una responsabilidad moral", ha sentenciado por su parte el portavoz de ERC, Joan Tardá, que también se ha referido a la hoja de ruta independentista. "Nosotros optamos por la valentía de votar el 1 de octubre. Usted, por la fuerza, bruta y corrupta".

Nosotros optamos por la valentía de votar el 1 de octubre. Usted, por la fuerza, bruta y corruptaJoan Tardá

Rajoy ha hecho oídos sordos sobre el motivo por el que se le había citado y ha empleado el pleno extraordinario para recordar los retos más urgentes que, a su juicio, afronta España: la lucha antiterrorista, la convocatoria de un referéndum independentista en Cataluña y la consolidación de la recuperación económica. También para reiterar sus críticas a la oposición por hacerle comparecer por la corrupción: "Resulta pintoresca su obsesión por condenar a mi formación política. Lo hacen cada vez que tiene ocasión. Su alianza se lo permite".

"¿Por qué me niego a asumir las responsabilidades políticas tal y como ustedes las demandan?", ha añadido Rajoy anunciando que va a entrar en materia, aunque no responde tan directamente. "Señorías, se lo digo con absoluta franqueza, yo no me opongo a asumir responsabilidades políticas".

Señorías, se lo digo con absoluta franqueza, yo no me opongo a asumir responsabilidades políticas

Lo que también ha hecho Rajoy ha sido presentar a su Gobierno como el campeón de la lucha contra la corrupción: "Hoy todos los partidos políticos tienen que cumplir las reglas más estrictas que jamás hayan existido en este país, y no solo eso, sino que deben asumir responsabilidades penales de no cumplirlas". Es más, Rajoy ha dicho que no solo se han mejorado las normas, sino que también se han endurecido las penas, para "disuadir a los que quieran acercarse a la política con otros fines espúreos".

"En España no hay impunidad", ha insistido Rajoy: "Se persiguen y se juzgan los casos. España es un país con controles. Los ha habido siempre, pero ahora son más eficaces que nunca". "Las instituciones, la Justicia y el Estado de Derecho funcionan", ha añadido. "Yo creo en la política, en la dignidad de la política y en quien sabe ejercerla; y como estoy exento de sectarismo, les incluyo a ustedes en esa consideración general".

Y para terminar, Rajoy se ha ido a otro tema: "Tenemos por delante retos muy importantes que merecen nuestra atención prioritaria. Necesitamos unidad para luchar contra el terrorismo y contra el desafío catalán".

Así, Rajoy ha concluido su primera intervención sin dar respuesta al motivo por el que se había pedido que fuera al Congreso: para un nuevo debate sobre Gürtel y la supuesta financiación ilegal del PP. Los grupos de la oposición le habían reclamado más explicaciones de las que expuso en la Audiencia Nacional en julio, cuando declaró ante el juez del caso. Pero de eso nada de nada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

-La oposición suma mayoría para que Rajoy comparezca en el Congreso por la financiación del PP

-¿Rajoy no sabía nada de las cuentas del PP? Rescatan un video en el que se demuestra que lo tenía todo controlado