Construcción

¿Un hotel junto a la última gran playa virgen del sur de Tenerife?

Del fondo de la playa de la Tejita emerge no sólo el rechazo de una parte de la población local y extranjera a nuevas construcciones hoteleras en un territorio ya muy sobrecargado, sino también el debate sobre qué modelo turístico quieren desarrollar las islas Canarias en las próximas décadas. Porque ¿cuánto aporta realmente, en beneficios económicos, una instalación hotelera de este tipo a una economía local?
MAYTE PIERA

Cosas de cabras

Cuando las cabras andan por los riscos, a veces suceden cosas indeseadas. Hay playas en Lefkada de un azul apabullante, de cantos pulidos, redondos y blancos en la orilla, donde se puede correr un peligro inimaginable. Si no eres precavido, el traspiés de una presurosa cabra, saltando de mata en mata, puede acabar con tu vida.

¿Y si Botín comprara un barrio?

Los beneficios serían múltiples. La ciudad obtiene un espacio urbano mejorado, nuevas zonas comerciales, dotaciones y habitantes que, a su vez, atraerán actividad económica. La empresa no solo consigue una sede, sino que además reduce los tiempos de viaje al trabajo de sus empleados.

Recortemos los chalets

Debemos recuperar los valores tradicionales de nuestro urbanismo: pensar más en clave de ciudad. Recordar que somos el país de Barcelona y Valencia y no el de Los Ángeles y Houston; asumir que el territorio es limitado y revalorizar la densidad.