Esperanza

ISTOCK

Cuando las personas sufren: un cuento de Navidad

Cuando las personas sufren, la esperanza debería contener un proyecto real y diferenciado con respecto al presente. El FMI, el Banco Mundial y el Banco Central Europeo serán los que engarzarán el final del cuento de Navidad dentro de otros 12 meses, es decir, validarán si la economía va creciendo o decreciendo a pesar de los que sufren, y de acuerdo con unos parámetros que, sin darnos cuenta, están cambiando.
EFE

¿Se puede tener alguna esperanza en el mundo actual?

Cada vez más gente se cuestiona si podemos tener esperanza en el contexto actual de extremismos religiosos, posibles amenazas terroristas y odio visceral al diferente; si podemos alcanzar algún grado de tranquilidad al enterarnos del extendido grado de corrupción política y económica en nuestro país; o si podemos seguir creyendo en el ser humano al ser testigos de la expulsión de nuestro continente de exiliados en estado de necesidad.
ALFONSO BLANCO

Mama y las mujeres luna

Quiera dios o la ciencia que se extinga la especie de las mujeres luna porque ya no necesiten disparar más flechas contra el cáncer. Y quiera dios y la ciencia que la luz femenina que irradiaban permanezca intacta sobre la tierra, para que las sombras del pesimismo inútil dejen de oscurecernos los ojos y de agriarnos la sonrisa.
ISTOCK

El muro de Caín

A escasos metros de mi casa hay un muro que la gente utiliza para aliviarse los adentros mientras ensucia las afueras. El ser humano con cierto sentido cívico evita por pudor manchar el primero. Pero una vez sucia la conciencia, ya no le cuesta ensuciar todo su alrededor.

Todavía

En estos días brumosos hay pocas cosas tan gratificantes como poder compartir historias de esperanza; historias de individuos que han sabido cambiar el rumbo de sus vidas. Esta comienza por Marc Freedman, un norteamericano que ha dedicado buena parte de su carrera a reinventarse en el periodo que va entre la madurez y la jubilación.

Que no muera tu utopía

No debemos dejarnos vencer. A pesar de la oscuridad que lo impregna todo, tenemos que seguir mirando al horizonte y ser conscientes de que existe otro futuro muy posible. Frente al mantra del "no hay alternativas" tenemos que recuperar la ilusión y ser conscientes de que la realidad será como nosotros queramos que sea.

¡Empieza la liga, empiezan las emociones!

Trabajar en el fútbol de élite es como vivir constantemente en una montaña rusa. Cuando ganas, experimentas un estado de euforia en el que te crees increíble, las emociones positivas se disparan, ríes, haces bromas con los compañeros del equipo. Y a la semana siguiente, zas, pierdes, en el momento en el que pensabas que todo estaba bajo control.

MÁS SERIES