Eurovegas

Eurovegas: no hagan juego

Adelson trae una idea de negocio que tal vez funcione. Puede que incluso sea una gran idea -el tiempo lo dirá-, pero nos obliga a encajarla a la fuerza en nuestro país como si se tratara de una pieza de otro puzle; como si tuviésemos miedo a ver suelo sin edificar o a sentarnos a hacer un planteamiento serio de lo que queremos y necesitamos.

Tartufo en Eurovegas

Como segunda potencia turística mundial y sin duda país líder en fiesta y diversión, hubiese sido una torpeza histórica no luchar por convertirnos en la "capital europea del entretenimiento". Las arcas públicas lo agradecerán, la riqueza nacional también y los que encuentren un empleo, aún más.