Memoria

De la patria a la matria

Patria, escrita con el pulso de un narrador que sabe bien cómo interpelarnos sin que nos sintamos agredidos y que nos remueve las tripas sin provocarnos náuseas sino más bien nutriéndonos, nos sitúa en la dimensión más puramente personal y emocional del conflicto que durante décadas ha sufrido la sociedad vasca.

Atletas mentales: ¿dónde está el límite?

Junto a un puñado de deportes de masas cohabitan multitud de deportes llamados minoritarios, en ocasiones incluso sin repercusión ni tan siquiera familiar. Entre ellos podemos situar al deporte de la memoria, disciplina que en España pasa relativamente desapercibida aún para el gran público, pero que en zonas como Asia cuenta con gran cantidad de participantes, respaldo institucional y patrocinadores.
EFE

Un niño de los ochenta

Cada cual tendrá que hacer su examen de conciencia. Los que asesinaron, los que aplaudieron y los que miraron a otro lado. Todos. A los que crecimos rodeados de eso y nunca hemos conocido otra cosa, o casi, que la dictadura terrorista de ETA y su monotema, nos toca aprender a vivir en libertad. Sí, eso también se aprende. Se ejerce y se exige. Yo fui un niño de los 80, en Euskadi. Me alegro de que mis hijas no tengan que pasar por lo que yo pasé, y me alegro de que mis padres estén aquí para verlo. No todos han tenido esa suerte.
National Gallery of Art, Washington, Alfred H. Mos

Cómo preservar la memoria cultural en la era digital

Los humanos somos una especie afortunada. No somos los más fuertes ni los más rápidos. No tenemos el cerebro más grande ni somos los que más vivimos. Aun así, dominamos el planeta. Desde la escritura cuneiforme hasta el chip de un ordenador, las tecnologías de memoria nos han dado una ventaja de supervivencia única: el conocimiento. Pero ese conocimiento no está a salvo en la era digital.
GETTYIMAGES

La memoria de mis tres abuelos

Hay que sacar de una vez los muertos de las fosas, darles un descanso digno, honrar su memoria. Pero quienes hacemos esto, no podemos a la vez borrar a quienes murieron en parecidas fosas fusilados por los nuestros. Porque recordar es recordarlo todo: ¿cómo recordamos el hecho, por ejemplo, de que en Barcelona la represión por parte de catalanistas, anarquistas y comunistas produjo más víctimas que el propio franquismo? ¿Recordar a estas otras víctimas significa alabar la dictadura?

Las memorias descosidas de Víctor Manuel

El gusto, querido Víctor, ha sido nuestro. De todas y de todos los que de tu mano hemos aprendido que no podemos vivir sin memoria y que de los corazones tendidos al sol es el reino de los cielos. Esos que me temo solo son posibles en miradas como las de tu niña de agua.
ALFONSO BLANCO

Cuento de Navidad

Nada más llegar, aquel pavo, tal vez consciente de su inmediato futuro, corría de un lado a otro de la cocina y del balcón. Aquel balcón en el que, cuando llegaba el buen tiempo, las mujeres se sentaban para charlar, realizar sus tareas y sentir los primeros calores en las piernas sin medias.
EFE

Polvorientas reliquias del pasado

Ahora, en España, cuando nadie sabe qué hacer frente a los retos y desafíos que se plantean tanto en lo territorial como en lo socioeconómico, hay que preguntarse si habrá en la política española alguien que quiera brillar con la luz de quienes les precedieron y que no son polvorientas reliquias del pasado.