INTERNACIONAL
06/06/2012 23:47 CEST | Actualizado 07/06/2012 14:59 CEST

Masacre en Siria: Casi un centenar muertos por ataques del Ejército sirio, según la oposición

Nueva masacre en Siria. Según denuncia la oposición, al menos 78 personas habrían muerto por ataques de las fuerzas del régimen sirio de Bachar al Asad en la aldea de Al Qubeir. Sin embargo, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR, en sus siglas en inglés), citado por Al Jazeera, el número de fallecidos podría superar los 86.

Fuentes citadas por la Agencia EFE explican que la localidad fue primero bombardeada por el Ejército y luego atacada por los shabihas (los matones del régimen) y por miembros de las fuerzas de seguridad.

Los opositores aseguran que la mayoría de las víctimas, entre las que hay mujeres y niños, fueron ejecutadas con armas de fuego y armas blancas, mientras que un gran número de casas fueron quemadas, según estas mismas fuentes. Además, señalan que fuerzas gubernamentales llevaron a cabo ejecuciones sumarias, ya que gran parte de los cuerpos presentan disparos a corta distancia.

Sin embargo, el Gobierno sirio niega cualquier implicación en la matanza. "Lo que algunos medios han publicado es completamente falso", ha dicho el régimen de Al Asad en una declaración oficial en la televisión, recogida por Al Jazeera, en la que se culpa a grupos terroristas de la matanza.

La provincia de Hama, uno de los principales feudos opositores, ha sido en esta jornada blanco de bombardeos y aviones militares sobrevuelan algunas de sus localidades, de acuerdo a las informaciones de los activistas opositores, que horas antes denunciaron también en Hama otra matanza perpetrada por las fuerzas del régimen.

Esta nueva masacre, que no puede ser verificada de forma independiente debido a las restricciones impuestas por el régimen a la prensa, se produce menos de dos semanas después de que más de un centenar de personas fallecieran en la zona de Hula, en la provincia central de Homs.

La violencia se ha recrudecido en Siria desde esa masacre, perpetrada el pasado 25 de mayo, que ha llevado a los rebeldes en el interior del país a romper su compromiso con el alto el fuego, que entró en vigor el 12 de abril pero ha sido violado a diario. Tras lo sucedido en Hula, también ha aumentado la presión internacional, y las principales potencias occidentales decidieron expulsar a los embajadores sirios de sus países.

Precisamente este miércoles, la secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha exigido a las autoridades sirias que respeten el derecho de los sirios a manifestarse libremente y que liberen a aquellos que han sido arrestados por manifestarse en defensa de los derechos humanos. "Está claro que Al Asad ha fracasado en su intento de traer paz, estabilidad y cambios positivos a Siria. De hecho, ha trabajado en contra de estos tres valores", ha asegurado Clinton.

El conflicto que comenzó en Siria entre la oposición y el régimen en marzo de 2011 ha causado, según la ONU, más de 10.000 muertos, 230.000 los desplazados internos y 60.000 refugiados en países limítrofes.

SOMOS LO QUE HACEMOS