NOTICIAS
08/06/2012 14:44 CEST | Actualizado 08/06/2012 14:44 CEST

El legado escrito de Preciado: "No todo es delincuencia y marginalidad en los fondos de los estadios"

EFE

Cuando uno muere, siempre deja un legado en forma de últimas palabras. Las habladas son exactamente las últimas. Las escritas, sin embargo, perduran en el tiempo. Manolo Preciado dejó unas de sus últimas palabras escritas en el prólogo de La Bufanda, el libro de David Artime Coto que narra la vida de un ultra del Sporting de Gijón en primera persona y que la editorial Córner publicó en abril de este año.

En el prólogo, titulado Divertidísima... bipolar, Preciado habla sobre el club asturiano y el cariño que recibió de su afición durante el tiempo que estuvo allí entrenando. Este es un extracto del texto escrito por el entrenador:

(...) Los seis años que pasé en esa casa, que ya considero mía para siempre, han sido los mejores de mi vida futbolística. La afición del Sporting es especial. Te acoge, te transmite su pasión y te hace sentir los colores hasta convertirte en uno más de la 'mareona'.

Por eso, página tras página, y sin aceptar muchos de sus comportamientos, he sentido la identificación con el protagonista y con lo que le pasa por la cabeza. Porque él en la grada, y yo en el banquillo, hemos mordido el mismo polvo.

No todo es delincuencia y marginalidad en los fondos de los estadios. Ni mucho menos. También hay personas formadas y válidas que trabajan duro por un ideal que ellos consideran tan válido como cualquier otro. Un ideal que yo he compartido. Y es bueno que de vez en cuando también nos cuenten eso. Este libro lo hace. Y es de agradecer.

#YONOMEOLVIDO