INTERNACIONAL
15/06/2012 20:57 CEST | Actualizado 15/06/2012 20:57 CEST

El ministro principal de Gibraltar, a España: "¡Despierten, Gibraltar nunca será español!"

Getty Images

El ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, ha denunciado ante el Comité de Descolonización de la ONU la reivindicación "antidemocrática" de España sobre la soberanía del Peñón, en contra del deseo de los habitantes de la colonia. "¡Despierten, Gibraltar nunca será español", ha espetado a la diplomacia española.

Picardo ha intervenido por vez primera ante el Comité de Descolonización de la ONU, que aborda cada año la disputa entre España y el Reino Unido por la soberanía del Peñón.

Tras asegurar que los mensajes que llegan desde Madrid sobre la cuestión de Gibraltar "poco" han cambiado desde la dictadura de Francisco Franco, Picardo ha puesto sobre la mesa las opiniones de veteranos diplomáticos españoles para intentar dejar en evidencia la falta de consistencia que, a su juicio, tiene la reivindicación histórica de España sobre el Peñón.

Ha citado al exembajador ante la ONU Inocencio Arias, que recientemente "reconoció en unas memorias que todas las estrategias de España para recuperar Gibraltar han fallado". También se ha referido al exembajador en Rusia, Irlanda e Irak, José Antonio de Yturriaga, quien cree que la tesis de que Gibraltar no tiene aguas jurisdiccionales, carece de fundamento jurídico.

En este sentido, Picardo ha retado a España a que lleve su reivindicación sobre las aguas que rodean el Peñón ante la Corte Internacional de Justicia o el Tribunal Internacional del Derecho del Mar si tan seguro está de su posición.

Picardo también ha denunciado ante el Comité las "incursiones" que la Guardia Civil española viene realizando en las aguas que Reino Unido y Gibraltar reclaman como propias, pero que España no les reconoce porque no las cedió por el Tratado de Utrecht de 1713.

Estas declaraciones se producen después de la polémica visita del príncipe Eduardo de Inglaterra a Gibraltar el pasado 11 de junio, que generaron malestar en el Ejecutivo español.