NOTICIAS
18/06/2012 18:13 CEST | Actualizado 18/06/2012 18:13 CEST

Prótesis PIP: Reino Unido afirma que no son tóxicas ni cancerígenas pero tiene más probabilidad de ruptura

Gtresonline

El gel de silicona de las prótesis PIP, que habitualmente se utiliza en la fabricación de colchones y que no cuenta con autorización de la Unión Europea (UE) para su uso en implantes mamarios, puede causar irritación pero "no supone una amenaza a largo plazo para la salud humana", según un informe elaborado por el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido (NHS, siglas en inglés).

El estudio concluye que las prótesis PIP no son tóxicas ni cancerígenas. El texto, elaborado por un grupo de expertos dirigidos por el director médico del NHS, Bruce Keogh, pretende zanjar el escándalo de los implantes de pecho de Poly Implants Prosthéses (PIP), retirados del mercado en 2010 tras ser relacionados con casos de cáncer en Francia y que tienen unas 47.000 mujeres en Reino Unido.

Keogh reconoció sin embargo que estas prótesis de la marca francesa PIP están "por debajo del estándar" y que su probabilidad de ruptura es el doble en comparación con las de otras marcas. La investigación mostró que 10 años después de su implante, las prótesis PIP tenían entre un 15 y un 30 por ciento de probabilidad de ruptura, mientras que el riesgo en otras marcas se situaba entre el 10 y el 14 por ciento.

En este sentido, el informe recomienda a las mujeres que los tengan que acudan a su cirujano o a su médico de cabecera si hallan algún bulto o sufren dolor o inflamación

Los expertos analizaron 240.000 prótesis de distintas marcas que habían sido implantados en 130.000 mujeres británicas y según Keogh, ha quedado probado que "los implantes no son tóxicos y no suponen una amenaza a largo plazo para las mujeres que los llevan".

A pesar de las conclusiones del informe, la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos considera que se debe ofrecer la posibilidad de extraer los implantes PIP a todas las mujeres, con independencia del riesgo de ruptura o de la aparición de síntomas. En Inglaterra, el NHS se ha comprometido a reemplazar gratuitamente esos implantes a las pacientes que los recibieron a través de la Sanidad pública, una minoría, ya que el 95 por ciento de las británicas se operaron en clínicas privadas. En Gales en cambio, el NHS reemplazará las prótesis en todos los casos, mientras que en Escocia se extraerán a las pacientes de clínicas privadas pero no se sustituirán por otras nuevas.

HEINEKEN PARA EL HUFFPOST