TENDENCIAS
05/07/2012 19:17 CEST | Actualizado 05/07/2012 19:52 CEST

El falso asesinato de Calamaro en Twitter revoluciona internet

Gtres

Andrés Calamaro ha vuelto a incendiar Twitter con unas declaraciones rocambolescas: el cantante argentino publicó ayer desde su cuenta en la red social que hace unos años mató a un drogadicto en Madrid. Su representante se ha apresurado a desmentirlo, pero eso no impidió que la noticia corriese como la pólvora en internet y que tanto medios de comunicación como internautas la creyeran a pies juntillas.

El cantante argentino tiene una cuenta personal en Twitter, @Barksdale666, que utiliza asiduamente desde el mes de abril, cuando tuvo que abandonar su cuenta oficial por haber sido hackeada. Desde esta nueva identidad ha desatado la polémica. Los tuits comenzaron con el mensaje:

A los pocos minutos, y con ganas de seguir haciendo de las suyas, Calamaro publicaba estas palabras:

Y terminaba:

Ante esta cadena de tuits, que en seguida dieron la vuelta al mundo, los medios argentinos se apresuraron a dar la voz de alarma. Pero Olga Castreno, representante del artista en España, desmintió la noticia poco después: "Se trata de una auténtica ridiculez, ¿cómo un medio puede sacar un mensaje de Twitter y cebarlo de esa manera? Es como si yo digo que Sabina ha matado a alguien en Jamaica, ¿quién se lo cree?", ha declarado a Europa Press. A pesar de sus palabras, muchas páginas web siguen teniendo la noticia publicada, y han titulado así:

O así:

Y también así:

Castreno asegura que Calamaro está en plena proceso de composición de las canciones que formarán su nuevo disco, y que escribió esos mensajes inspirado en canciones Folm Prison Blues de Johnny Cash y I shot the sheriff de Bob Marley, así como en la película American Psycho.

El propio Calamaro no se ha cortado a la hora de desmentir su macabra noticia. El cantante ha mantenido en las últimas horas una intensa actividad tuitera, se ha justificado con su habitual estilo deslenguado y no ha dejado sin responder las críticas que le han llegado, que son unas cuantas: