NOTICIAS
17/08/2012 16:12 CEST | Actualizado 17/08/2012 16:35 CEST

Rick Van Beek, el padre que compite en triatlón llevando a su hija Maddy, con parálisis cerebral (FOTOS)

Team Maddy / Facebook

El triatlón está considerada como una de las pruebas atléticas más duras del mundo. Reúne la natación, el ciclismo y la carrera, pero Rick Van Beek, un vecino de Michigan, añade una dificultad más: hacer todo ello llevando a su hija Maddy, que tiene 13 años y parálisis cerebral, según informa Sara C. Nelson en la versión británica de El Huffington Post.

Van Beek lleva participando cuatro años con Maddy en pruebas de este tipo, la última de ellas el fin de semana pasado, el Sanford and Sun triathlon/ duathlon. Para completar las pruebas con su hija, alterna diversos sistemas: cuando corre, empuja un cochecito en el que va montada; en los tramos con bicicleta, engancha a la suya una especie de carro y, para nadar, la monta en una piragua que él mismo empuja.

Todo ello supone un buen sobreesfuerzo para Van Beek, de 39 años. Para él, sin embargo, sería impensable completar el triatlón sin Maddy. "Ella es mi corazón y yo sus piernas. Aunque algún día ella no pueda estar ahí conmigo, siempre estará en mi corazón, animándome en silencio", explica en The Daily News Midland.

Van Beek está intentando fundar una organización benéfica que llamará Team Maddy y que recaudará fondos para niños con necesidades especiales.

INICIOS

Van Beek explicó hace dos años en su blog por qué decidió hacer ejercicio con su hija. Recuerda que fumaba desde los 12 años y empezó a correr para mejorar su salud. Luego, vio cómo su hija "disfrutaba con cada bache del camino". Así, dejó de fumar dos paquetes al día y comenzó a hacer ejercicio con Maddy. "Todo por ella. Llamadlo inspiración, motivación o como queráis. Yo lo llamo amor”, subraya.

“Todo el mundo reza por que sus hijos nazcan sanos, pero si ella no hubiera sido como es, entonces no seríamos las personas que somos hoy”, añade.

"Requiere los mismos cuidados que un niño de tres meses, y una de las pocas cosas que sabemos es que disfruta al estar al aire libre, en el agua, sintiendo la brisa en su cara y los baches. Ha sido un camino largo, con muchos altibajos, pero cada vez estamos mejor", reconoce.

"EXTRAORDINARIA HISTORIA"

"Es un historia extraordinaria del amor de un padre por su hijo", ha asegurado Gran Marc, director ejecutivo del Centro para niños con parálisis cerebral de Londres. "Nos demuestra qué es el amor de un padre y lo que se puede lograr con determinación, que es el factor más poderoso para asegurar la mejor calidad de vida posible a un niño", añade.

Un portavoz del Cerebral Palsy Plus charity aseguró por su parte que la historia de Van Beek refleja "las actitudes" de los miembros de la organización. "Están siempre deseosos de conocer gente nueva, probar otras cosas y hacer nuevos amigos", señala.

NUEVOS TIEMPOS