INTERNACIONAL
17/11/2012 10:24 CET | Actualizado 17/11/2012 10:32 CET

Israel bombardea la sede del Gobierno de Hamás en la franja palestina de Gaza

AFP

Un bombardeo israelí golpeó esta madrugada la sede del gobierno del movimiento islamista Hamás en Gaza, en el cuarto día consecutivo de la ofensiva israelí Pilar Defensivo en la franja palestina, que ya ha provocado la muerte de 39 palestinos. Hasta la pasada medianoche, la cifra era de 29 fallecidos, a los que en las últimas horas se sumaron dos heridos que perecieron por la gravedad de su estado y otros siete palestinos que murieron en distintos bombardeos.

A primera hora, un hombre falleció en un bombardeo aéreo israelí al este de la localidad de Jan Yunes, mientras otros tres murieron en un ataque similar al este del campo de refugiados de Al-Mughazi, según Ashraf Al-Quedra, portavoz del Ministerio de Sanidad en Gaza, que cifró los heridos en 300 desde el inicio de la ofensiva israelí. Además, otras tres personas murieron a primera hora en otro bombardeo de la aviación israelí al este de la ciudad de Rafah, en el sur de la franja, según la televisión Al-Aksa, vinculada a Hamás.

Israel ha bombardeado desde la medianoche pasada al menos 180 objetivos en la franja de Gaza, incluidas las oficinas del primer ministro de Hamás, Ismail Haniye, dijeron a Efe fuentes del Ejército israelí. Según fuentes oficiales palestinas, entre los blancos atacados en las últimas horas se encuentran la sede del Gobierno de Hamás en la franja, el estadio Palestina y un centro de deporte y juventud adscrito al Ministerio de Deporte, así como el complejo central de la Policía de Hamás en Gaza y otras comisarías.

"PAGARÁ UN ALTO PRECIO"

Además, fueron alcanzadas dos viviendas pertenecientes a destacados funcionarios del Ejecutivo de Hamás: una en el campo de refugiados de Yabalia, al norte, y otra en la capital de la franja. El portavoz de Hamás en Gaza Sami Abu Zuhri advirtió en un comunicado que Israel "pagará un alto precio por sus crímenes" y que "ha sobrepasado todas las líneas rojas".

De acuerdo al parte militar difundido esta mañana por el Ejército israelí, entre los objetivos de la aviación desde la noche pasada estuvieron edificios gubernamentales y escuadrones de lanzadores de cohetes implicados en ataques de los últimos días. El Ministerio del Interior de Hamás, una comisaría de policía y una instalación de entrenamiento del movimiento islamista en el norte de la franja, también se encuentran entre los blancos que Israel describe. Entre las decenas de objetivos figuran además túneles, centros de almacenamiento de armas y cohetes de medio-alcance en distintos puntos de la franja.

De acuerdo a una fuente militar, desde el inicio de la ofensiva Israel ha atacado aproximadamente 800 objetivos en la franja. Durante la noche, las milicias palestinas siguieron disparando cohetes contra el territorio israelí, uno de los cuales mató el martes a tres civiles israelíes. El Ejército calcula en al menos una decena los disparados contra distintas localidades del sur del país, que no causaron daños ni víctimas.

Según el electrónico israelí "Ynet", fueron al menos veinte los proyectiles disparados esta mañana contra diversos puntos como la región del Consejo de Ashkelon, la localidad de Sderot, Shaar Negev o Beer Sheva. Algunos de los proyectiles fueron derribados en vuelo por el sistema de interceptación "Cúpula de Hierro", informa el Canal 10 de la televisión israelí.

75.000 RESERVISTAS MOVILIZADOS

Sólo este viernes, Israel efectuó 238 bombardeos en Gaza pese a la tregua con motivo de la visita del primer ministro egipcio, Hisham Qandil, para mostrar su solidaridad con los palestinos de la franja, donde los hospitales empiezan a sufrir escasez de suministros médicos. Desde el comienzo de la ofensiva, al menos 250 personas han resultado heridas, entre ellas 70 mujeres y niños.

Por si no fuera poco, el Gobierno israelí aprobó ayer la movilización de 75.000 reservistas en un aparente paso decidido hacia una invasión terrestre de Gaza que acabó por producirse la pasada madrugada. El ministro israelí de Defensa, Ehud Barak, había aprobado horas antes, tras la continua caída de cohetes en territorio israelí, una petición especial del Ejército de ampliar la movilización de reservistas por encima de los 30.000, a los que había dado luz verde ayer. Se trataría de la mayor cifra de reservistas movilizados en en décadas y muy por encima de las de la guerra con Hizbulá en 2006 y la ofensiva Plomo Fundido en Gaza, dos años después.