Micromachismos, machismos: ¿los sabemos diferenciar? (ENCUESTA)

¿Sabrías diferenciar un machismo de un micromachismo? (VOTA)
|
REUTERS

Hace días agitaba los comentarios de la comunidad de El HuffPost un post titulado ¿Y si no me depilo?, de la periodista Paloma Goñi. Pasa en todas partes. Hace unas semanas, la CEO de Yahoo!, Marissa Mayer, tuvo que ignorar en encuentro con accionistas a un hombre que quiso resaltar que era "un viejo verde" y que tenía que decirle lo "atractiva" que es antes de hacerle una pregunta. Este fin de semana la BBC pidió perdón por un comentarista que entró a valorar el físico de la tenista que ha ganado Wimblendon, Marion Bartoli, preguntándose desde los micrófonos si su propio padre tuvo que decirle alguna vez que nunca sería un "bombón" como otras jugadoras como Sharapova.

¿Qué son esos comentarios y actitudes? ¿Machismo? ¿Micromachismo (palabra cada vez más de moda usada para describir comportamientos sexistas menos visibles)? ¿Situaciones a las que ya no habría que dar mayor importancia? Nos responden expertos en género y recogemos también testimonios de hombres y mujeres sobre situaciones de la vida cotidiana para abrir el debate sobre si son o no (micro)machismo.

LO QUE OPINAN LOS EXPERTOS

"Hay distintos grados de machismos. Los hay más evidentes, no aceptados por la mayor parte de la sociedad, y los hay en actitudes arraigadas en nuestro acervo cultural, que suelen ser de menor gravedad pero tienen el mismo tronco", explica María Jesús Ortiz, jefa de relaciones externas del Instituto de la Mujer.

Esta experta en temas de género lo ilustra con las declaraciones de políticos de tono sexista o la publicidad que "induce a que se mantenga la percepción de que la máxima autoridad la mantiene el hombre". En el último anuncio de Seguros Santa Lucía la canción dice: "Yo le doy la mano a Pablo, a mi me da la mano Laura, Laura se la da a mamá, a mamá se la da papá... ¿y a ti [por el padre] quién te da mano?". Y le viene a la mente una anécdota: "Si vas a un concesionario a comprar un coche con tu pareja [heterosexual] y el interlocutor es también un hombre, cuando le haces preguntas suele contestar a tu pareja, no a ti".

Son "casi imperceptibles y están normalizados, por eso son dificiles de identificar", opina Javier Covarrubias, miembro de la Asociación de Hombres por la Igualdad de Género . "La violencia física o los insultos son las dominaciones más visibles y que menos se aceptan en la sociedad. Pero los controles del hombre a la mujer en la pareja, por ejemplo, no se detectan igual (...) También hay actitudes paternalistas que muchas mujeres, incluso las más jóvenes, ven aceptables porque las interpretan como cariño", comenta. Y apunta además que "es una situación que se da en todas las clases sociales".

La brecha salarial (las mujeres ganan un 20% menos en España) o las preguntas sobre la maternidad en las entrevistas de trabajo tampoco son cosas del pasado. La igualdad tampoco llega en el plano sexual. “Entre las chicas jóvenes hay mayor libertad sexual que hace una o dos generaciones, pero eso no va acompañado de la desaparición del sexismo. El hombre parece seguir siendo el sujeto de derecho y ella el objeto de placer. 'Puta' sigue siendo el insulto más habitual para denigrar a una mujer, incluso entre la gente joven", señala la experta del Instituto de la Mujer.

LO QUE SE OPINA EN LA CALLE

Lee algunos testimonios de hombres y mujeres mayores de edad que hemos recopilado en El HuffPost sobre detalles y anécdotas que venían a su memoria al pensar en micromachismos. Vota si es o no micromachismo: