INTERNACIONAL
05/08/2013 16:17 CEST | Actualizado 05/10/2013 11:12 CEST

Indulto de Daniel Galván Viña: Ni su abogado ni el Gobierno español habían pedido la medida de gracia

Ni el abogado ni el Gobierno español pidieron el indulto del pederasta Daniel Galván Viña, que recibió la medida de gracia del rey de Marruecos, Mohamed VI, y que se encuentran en la actualidad en paradero desconocido.

Según fuentes conocedoras del proceso y la propia defensa legal del ciudadano español, el Gobierno pidió a través de la embajada en Rabat el indulto de 18 presos españoles y que otros 30 fueran trasladados a España para cumplir el resto de la condena. Galván Viña se encontraba en el segundo grupo, según informa Europa Press.

Sin embargo, las autoridades marroquíes decidieron otorgar el indulto a todos los presos españoles, entre ellos el pederasta cuya puesta en libertad provocó protestas en Marruecos que han llevado al Rey Mohamed VI a revocar su decisión.

Ahora, el monarca alauí ha dado instrucciones a su ministro de Justicia, Mustafá Ramíd, que examine con su homólogo español, Alberto Ruiz Gallardón, los pasos a dar después de la anulación del indulto. Además, ha ordenado abrir una investigación para determinar las responsabilidades que han llevado a la 'lamentable liberación' de un hombre condenado a 30 años de cárcel por abusar de varios menores.

Mohamed Benyedu, el abogado del preso, asegura que ni él mismo como letrado, ni Galván por propia iniciativa, solicitaron el indulto porque "no era el momento" oportuno, especificó en unas declaraciones realizadas por teléfono.

Lo que Galván deseaba -subrayó- era "un peritaje médico" que permitiera establecer algún tipo de enfermedad que justificara su traslado a España dentro de algún acuerdo de cumplimiento de penas en el país de origen.

Benyedu aseguro que Galván padece algún tipo de "esquizofrenia", y de hecho el abogado no defendió en el proceso celebrado en 2011, y que concluyó con una pena de 30 años de cárcel por abusar de varios niños, la simple absolución de su cliente, sino que se le realizara ese examen médico para establecer cuál era su problema psicológico.

"No tenía comportamientos normales: a veces se mostraba amable, pero detrás tiene un trasfondo", dijo el letrado.

EL INDULTO

Mohamed VI anunció su decisión de indultar a 48 presos el pasado 30 de julio, una medida que vinculó a su "amistad" con el Rey Juan Carlos y al buen resultado de la visita que el monarca español hizo a Marruecos días antes.

Desde el principio, fuentes de la Casa Real aseguraron que el Don Juan Carlos no presentó ninguna lista de presos para los que pidiera el indulto. En su reunión con el Rey marroquí, se interesó por la situación de los presos españoles en Marruecos, como le habían pedido algunas asociaciones.

El único preso al que mencionó en concreto fue el camionero español Antonio García Vidriel, por el que intercedió ante el presidente del Gobierno marroquí, Abdelilah Benkiran, durante una reunión. Antes de regresar a España, Benkiran le explicó en el aeropuerto que la situación de este preso se solucionaría.

La gestión del Rey sirvió para que se aceleraran los trámites de su traslado a España, un proceso que el Ministerio de Justicia había iniciado en abril. Sin embargo, García Vidriel no se vio beneficiado por la medida de gracia concedida poco después por el Rey Mohamed VI a otros 48 presos.

ESPACIO ECO