POLÍTICA
26/11/2013 21:25 CET | Actualizado 26/11/2013 21:58 CET

Díaz Ferrán, Urdangarin, Bárcenas, Sousa... Lo tuvieron todo, pero ahora reclaman derechos básicos

Gerardo Díaz Ferrán reclama su derecho a la justicia gratuita. El expresidente de la CEOE ha pasado de ser una de las más prominentes figuras públicas del país, de amasar un gran patrimonio, de presionar para que los españoles trabajasen más y cobrasen menos... a declararse insolvente e ingresar en prisión.

No es el único. Como él, otros grandes de las finanzas, políticas o incluso la realeza han pasado de lo más alto a lo más bajo. Algunos aseguran que no pueden pagar las facturas de agua o luz en sus casas, otros reclaman daños por despido improcedente.

El caso de Díaz Ferrán, que este miércoles se sentará de nuevo en el banquillo de los acusados por la compra de Aerolíneas Argentinas, es paradigmático. Según un informe policial aportado a la causa que se sigue contra él y el empresario valenciano Ángel De Cabo en la Audiencia Nacional, Díaz Ferrán llegó a acumular bienes inmobiliarios valorados en 88 millones de euros. Pero ahora quiere un abogado de oficio y no pagar las tasas judiciales.

El expresidente de Viajes Marsans tejió un plan para ocultar su fortuna, guardaba un kilo de oro y 150.000 euros en casa y hasta la declaración de la renta le salía a devolver.

URDANGARIN Y EL "INJUSTO EMPOBRECIMIENTO"

El caso de Iñaki Urdangarin es distinto. El yerno del rey, encausado por su gestión de la sociedad Noós, se presenta como un ciudadano desvalido de medios económicos. En febrero, se quejó de la "desproporcionalmente excesiva" fianza impuesta por el juez instructor del caso Nóos contra él y su exsocio Diego Torres. El pago de los 8,2 millones reclamados, que fueron recurridos sin éxito, implicaba verse abocado a un "injusto empobrecimiento" sostuvo.

Un perjuicio para él y un beneficio para otras ya que, como defiende, provocaría un enriquecimiento injusto para los beneficiarios. Además aseguró que con la cantidad impuesta se ha visto vulnerado su derecho de defensa.

LUIS BÁRCENAS Y LOS RECIBOS DE LA LUZ

Luis Bárcenas es otro ejemplo de estrategia legal. A pesar de que su enriquecimiento es conocido y el verdadero alcance de su fortuna en Suiza aún objeto de muchas dudas, el extesorero del PP pidió en septiembre al juez acceder a 5.000 euros mensuales para pagar luz y agua.

De sus cuentas bloqueadas, Bárcenas quería que el juez Pablo Ruz desbloquease 5.000 euros al mes de sus cuentas bancarias para afrontar "los gastos de uso corriente de la familia", en referencia a los recibos de "luz, agua, gas, teléfono, comunidad de vecinos y seguridad social".

En un escrito, la defensa del exdirigente popular y su esposa señalaron que se ven forzados a realizar esta petición porque "en breve" no podrán afrontar estos pagos, que están domiciliados en el banco, como "consecuencia de la intervención e indisponibilidad de esas cuentas".

EL EXPRESIDENTE DE PESCANOVA EXIGE INDEMNIZACIÓN

"Levantó una empresa pequeña con su esfuerzo", argumentó la semana pasada la letrada del expresidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa reclamó entonces una indemnización de 663.119,20 euros en virtud de la demanda presentada contra la multinacional gallega por un supuesto despido improcedente. Todo a pesar de que, en realidad, De Sousa no tenía contrato. Este martes, fue desestimada la demanda, según Cinco Días.

Fernández de Sousa cuenta con un 7,51% del capital de Pescanova, que está en concurso de acreedores y que cuenta con una deuda de más de 3.674 millones de euros y un agujero patrimonial de 1.667 millones de euros, según el informe realizado por la consultora Deloitte.

Manuel Fernández de Sousa está imputado por falseamiento de información económico-financiera, de las cuentas y por uso de información relevante.

Pero reclama lo que cree que son sus derechos.