TENDENCIAS
31/12/2013 08:01 CET | Actualizado 31/12/2013 11:38 CET

El debate del uso de casco entre los esquiadores: más de la mitad ya se lo pone sin ser obligatorio

ATOMIC

¿Llevar o no llevar casco al esquiar? El accidente del expiloto alemán de Fórmula 1 Michael Schumacher, mientras se deslizaba por las pistas de los Alpes franceses el pasado domingo y que le ha dejado en un estado de coma inducido, ha reabierto el debate sobre la pertinencia de proteger la cabeza al practicar este deporte.

Los médicos que le atendieron en el hospital universitario de Grenoble aseguraron que de no haber llevado casco "habría fallecido al instante con toda seguridad". Pese a eso, la Unión Europea no considera el esquí como deporte de riesgo y, por lo tanto, no es obligatorio el uso de casco.

"Ya nos costó que se legislara sobre el uso del casco por parte de los motoristas. Esta es otra lucha", explica a El Huffington Post el director de montaña de la estación de esquí de Formigal, Pascual Pérez, quien afirma que pese a ello la mayoría de los esquiadores ya lo usa. En esta estación, se puede alquilar un casco por ocho euros al día junto al resto de materiales necesarios para practicar esquí o snowboard. "Lo habitual es que los usuarios lo traigan de casa, ya que está en contacto directo con la cabeza, se suda y muchos deportistas son reacios a utilizar cascos ajenos", señala.

Aunque en sus registros de accidentes no figura "un gran número" de casos de traumatismos craneoencefálicos y se trata de afecciones "muy inusuales", durante los últimos seis años el número de deportistas que emplean casco no ha parado de crecer. "En la medida en que la nieve es más compacta, es más recomendable el uso de casco, ya que un impacto fuerte de la cabeza contra la nieve puede acarrear graves daños", advierte Pérez.

FIELES AL CASCO

La tendencia a llevar está en auge, según los expertos consultados, aunque el porcentaje puede variar dependiendo de la estación de esquí. El presidente de la Asociación Turística de Estaciones de Esquí y Montañas (ATUDEM) y director general de la estación Baqueira-Beret, Aureli Bisbe, asegura que cerca del 75% de los usuarios son fieles al casco en esta zona pirenaica. "Desde ATUDEM seguimos las recomendaciones de Europa y, pese a pedir su uso, en ningún caso abogamos por la obligatoriedad, salvo en el caso de los niños". En la pista, si se produce un choque entre un niño y un adulto y la cabeza del pequeño colisiona contra la cadera de un adulto, "los daños pueden ser graves", señala.

Bisbe considera que el peligro al que se enfrenta un motorista es mucho mayor que el de un esquiador y, en este sentido, incide en algunos aspectos negativos del uso del casco. "También es necesario reparar en los contras, ya que algunos usuarios pueden considerar que el uso de protección les puede dar licencia para ir más rápido de lo que deben".

El reglamento fijado por la asociación no contempla medidas sobre el uso del material con el que se debe equipar el esquiador para la realización de este deporte.

SIERRA NEVADA: 50% CON CASCO

El informe de las actuaciones en pistas de los años 2011 y 2012 de la estación de Sierra Nevada revela un "ligero" aumento de los accidentes de gravedad y de los traumatismos craneoencefálicos como consecuencia del incremento de usuarios en la zona del Snowpark. Pese a ello, durante esas temporadas las lesiones más frecuentes fueron la contusión (un 32,01% del total), la distensión (un 21,68%), y la fractura (un 11%). La zona lesionada mayoritaria fue, como en los años anteriores, la rodilla en alpino y la muñeca en snowboard.

"El 50% de los usuarios se pone casco. En el caso de los niños, son casi el 100%, y en el de los adultos, la gran mayoría son aquellos que practican snowboard o free style", usuarios que además emplean otros materiales de protección como las espalderas, informan desde Cetursa-Sierra Nevada. "Los jóvenes son más rebeldes, pero desde la estación promovemos su uso con indicaciones en la web o en los planos de pista", añaden.

Para el doctor Mario Gómez, experto en esquí, es fundamental el uso del casco para evitar daños irreparables causados por traumatismos.

"La gravedad del traumatismo dependerá de la protección; ante un impacto sin casco es habitual sufrir heridas abiertas o fracturas craneales graves", señala a la vez que considera que "es fundamental esquiar dentro de las pistas y no salir al terreno de nieve virgen".

VODAFONE PARA EL HUFFPOST