NOTICIAS
29/01/2014 09:33 CET | Actualizado 29/01/2014 09:33 CET

Más de 2.5 millones de niños no van a la escuela en Latinoamérica

EFE

Más de 2,5 millones de niños no asisten a la escuela en Latinoamérica y el Caribe, donde la "crisis de aprendizaje golpea más fuerte a los desfavorecidos", alertó este martes la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco).

En su informe "Enseñanza y aprendizaje: Lograr la calidad para todos", divulgado este martes, la Unesco señaló que Latinoamérica y el Caribe están cerca de lograr una matriculación universal a la educación primaria con un índice del 95 %, pese a lo cual "aún hay más de 2,5 millones de niños fuera de la escuela en la región".

"Además, la evaluación de si la educación primaria universal ha sido lograda debe basarse en medidas de finalización en vez de matriculación, que a menudo dan un panorama optimista engañoso", indicó el reporte.

Por ejemplo, agregó, Guatemala tuvo un índice neto de matriculación del 98 % en 2010, pero se esperaba que sólo el 79 % de los niños en edad de iniciar la educación básica terminaran ese nivel.

La Unesco apuntó que a nivel global 250 millones de niños en edad de cursar la educación primaria no están alcanzando los niveles básicos de aprendizaje.

ENORMES DISPARIDADES

En lo tocante a América Latina y el Caribe, precisó que existen enormes disparidades entre países. La proporción de estudiantes de primaria que obtienen las capacidades básicas de lectura va de alrededor del 95 % en Argentina, Chile, Cuba, México y Uruguay, a menos del 80 % en República Dominicana, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Paraguay.

El matemáticas es incluso peor, con sólo el 70 % de los niños de la región aprendiendo lo básico.

En Nicaragua, donde el 60 % de los niños alcanzan el parámetro mínimo de aprendizaje en lectura, sólo el 37 % lo logran en matemáticas. En Chile, las proporciones son de casi el 100 % para lectura y el 20 % para matemáticas.

El organismo enfatizó que la pobreza puede afectar a la capacidad de los niños para aprender.

Si bien en Costa Rica y Uruguay al menos el 80 % de los niños completan la educación primaria y alcanzan el parámetro mínimo en matemáticas independientemente de si son ricos o pobres, la brecha entre grupos socioeconómicos es notable en otros países.

En El Salvador, el 42 % de los niños de los hogares más pobres completan la educación primaria y dominan los conocimientos básicos, frente al 84 % entre los más ricos. En Guatemala la disparidad va de sólo el 25 % a casi el 75 %.

Vivir en áreas rurales, que a menudo carecen de maestros y recursos pedagógicos, también puede ser una barrera para el aprendizaje.

En Panamá, por ejemplo, las brechas en matemáticas y lectura entre los estudiantes rurales y urbanos exceden los 15 puntos porcentuales.

Igualmente, hablar una lengua minoritaria puede ser una desventaja, pues "la discriminación que enfrentan algunos grupos indígenas o étnicos se ve reforzada por el hecho de que el idioma usado en las aulas puede no ser el que hablan", indicó el informe.

En Perú, los hablantes de español tienen siete veces más probabilidades que los de lenguas indígenas de lograr un nivel satisfactorio en lectura, y en Guatemala sólo el 47 % de los estudiantes pobres de entornos rurales que hablan idiomas nativos alcanzan el parámetro mínimo en matemáticas frente al 88 % de los hispanohablantes ricos de la ciudad.

La UNESCO resaltó que la crisis de aprendizaje no puede ser superada a menos que las políticas se enfoquen en mejorar la educación a los grupos desfavorecidos, para lo cual "brindar a los maestros la capacidad para cumplir con los programas educativos es una prioridad".

PILLALO