INTERNACIONAL
11/06/2014 12:42 CEST | Actualizado 11/06/2014 12:42 CEST

J.K. Rowling apoya con 1,7 millones el 'no' a la independencia de Escocia

GTRES

La famosa creadora de la saga de Harry Potter, J.K. Rowling, ha donado un millón de libras (1,7 millones de euros) a la campaña que defiende el 'no' a la independencia de Escocia, según ha confirmado la propia escritora este miércoles.

En un mensaje de blog para explicar su decisión, la autora asevera que, aunque la independencia traería oportunidades, también plantea “serios riesgos”.

Aunque confiesa no ser “fan del actual Gobierno de Westminster”, liderado por el conservador David Cameron, se ha decantado en contra de separarse del Reino Unido tras estudiar los diversos argumentos.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

“Mis dudas en aceptar la independencia no tienen que ver con una falta de convicción sobre el extraordinario pueblo de Escocia o sus logros”, señala la simpatizante del Partido Laborista.

“La simple realidad es que Escocia está sujeta a las mismas presiones del siglo XXI que el resto del mundo. Debe competir en los mismos mercados globalizados, defenderse de las mismas amenazas y navegar en lo que aún parece una recuperación económica frágil. Cuanto más escucho a la campaña a favor del 'sí', más me preocupa su minimización e incluso negación de los riesgos”, manifiesta.

J.K. Rowling, que reside en Edimburgo desde hace más de 20 años, asegura que ha tomado su decisión de apoyar la campaña “Mejor Juntos”, impulsada por los tres principales partidos británicos (conservadores, liberaldemócratas y laboristas), tras informarse a través de fuentes “independientes e imparciales”.

Después de haber consultado la información disponible, ha concluido que, 'aunque la independencia puede darnos oportunidades -cualquier cambio trae oportunidades-, también acarrea serios riesgos', razona.

REVÉS PROINDEPENDENTISTA

El posicionamiento de J.K. Rowling, una de las escritoras más exitosas del mundo, supone un revés para la campaña favorable a la independencia, encabezada por el Partido Nacionalista Escocés (SNP) de Alex Salmond, que gobierna en mayoría en Escocia.

Cuando faltan poco más de tres meses para el referéndum del 18 de septiembre y en plena campaña oficial, los bandos a favor y en contra han intensificado sus argumentos, entre encuestas que reflejan una ventaja del 'no'.

El 18 de septiembre, los residentes en Escocia mayores de 16 años tendrán la oportunidad de responder a la pregunta: '¿Debería Escocia ser un país independiente?'.

Según el plan trazado por Salmond, si sale un voto afirmativo se iniciaría un proceso de transición que culminaría en la proclamación de independencia el 24 de marzo de 2016, tras lo que se celebrarían las primeras elecciones.

ESPECIAL PUBLICIDAD