POLÍTICA
10/10/2014 11:24 CEST | Actualizado 10/10/2014 11:30 CEST

Mato propone ahora alertar con menos fiebre y hacer más seguimiento contra el ébola

REUTERS

Tras los errores llegan los cambios. La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, ha convocado para este viernes por la tarde a las comunidades autónomas a una reunión monográfica del pleno del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) para informar de las actuaciones que se está llevando a cabo frente al virus ébola y de su intención de reforzar los protocolos de actuación ante posibles contagios.

En dicho encuentro se analizará el estado de salud de la auxiliar de Enfermería Teresa Romero, por el momento única contagiada por el virus en España, y se propondrá la revisión de los protocolos de actuación ante posibles contagios para catalogar como "personal de riesgo" a cualquier profesional sanitario que entre en contacto con un paciente infectado.

Este cambio conllevaría un seguimiento "proactivo" a la hora de medir su temperatura corporal de cualquier médico o personal de Enfermería que haya estado en contacto con un paciente confirmado, según se lo comunicó este jueves Mato a los grupos parlamentarios de Congreso y Senado.

De este modo, se hará un "contacto diario y continuo" a estos profesionales través de una llamada "directa", al margen de que el personal deba informar de posibles síntomas como ya se hacía hasta ahora, precisó el jueves Rubén Moreno, portavoz de Sanidad del PP en el Congreso.

BAJAR LA TEMPERATURA DE RIESGO

"El seguimiento se haría de forma proactiva, aunque no tengan el riesgo, lo que supondría una protección superior a la que ya hay", ha defendido, recordando que los protocolos actuales son internacionales pero "están para mejorarlos".

Estos cambios se comenzarían a aplicar ya con todos los profesionales sanitarios que han estado en contacto con un enfermo de ébola en España, tanto con la auxiliar de Enfermería que permanece ingresada en el Hospital La Paz-Carlos III como con los que atendieron al misionero Manuel García Viejo, ya que todavía no han pasado los 21 días de vigilancia desde su fallecimiento.

Asimismo, en ese cambio de protocolos Sanidad también valora bajar la temperatura corporal que se considera de riesgo en caso de un contacto con un paciente infectado, que actualmente está en 38,6 grados.

"ES EL RECONOCIMIENTO DEL ERROR"

La Federación de Asociaciones para la Defensa de la Sanidad Pública considera que es positivo el cambio de protocolo y lo interpreta como un "primer reconocimiento de que se produjeron errores en el mismo" y de que "se actuó de manera inapropiada".

En un comunicado, esta organización destaca que "los problemas centrales de esta crisis están en las decisiones que se adoptaron de traer enfermos de ébola a España sin tener los medios técnicos y profesionales apropiados, y en la falta de formación y de entrenamiento de los profesionales sanitarios".

"La primera cuestión ya no tiene remedio, pero la segunda sí y las medidas que toman las administraciones sanitarias, especialmente en la Comunidad de Madrid, al respecto son insuficientes", añade.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...


ESPECIAL PUBLICIDAD