POLÍTICA
10/11/2014 14:15 CET | Actualizado 10/11/2014 15:11 CET

Rajoy, desaparecido tras el 9N: el presidente no tiene previsto comparecer hasta el domingo

ESTEBAN MARTINENA/EFE

Ni rastro de Rajoy tras el 9N, y no es que la consulta catalana no sea un asunto de Estado de primer orden. El Gobierno se opuso con fuerza al referéndum de la Generalitat desde el principio, y lo recurrió, con éxito, ante el Tribunal Constitucional (TC). Después volvió a pedir la suspensión del plan B de Artur Mas, y de nuevo, el Constitucional le dio la razón. Catalunya votó pese a todo el 9 de noviembre sobre su independencia, con una alta participación, aunque el resultado no tenga ninguna garantía legal. ¿Qué opina el presidente del Gobierno al respecto? Ni idea. No ha comparecido desde el sábado ni tiene ningún acto oficial previsto hasta el jueves, cuando se va de viaje a Australia. El domingo, después de participar en la Cumbre del G-20, dará una rueda de prensa antes de regresar a España, según La Moncloa, que confirma que a no ser que haya cambios de última hora, no tiene nada más en su agenda pública de la semana.

La última vez que se vio a Mariano Rajoy fue el sábado en Cáceres. En una convención del PP sobre Buen Gobierno, el presidente opinó que la consulta que este domingo llevó a más de dos millones de ciudadanos catalanes a opinar sobre la independencia, "ni es un referéndum ni una consulta y no produce efecto alguno".

Rodeado de la plana mayor del PP, el presidente esperó que este lunes se "recupere la cordura" y emplazó al presidente de la Generalitat, Artur Mas, al diálogo y a hablar "dentro del marco constitucional y de la ley". Por su parte, en la comparecencia de cerca de una hora y en cuatro idiomas del president catalán para valorar la participación, Mas también pidió diálogo y un referéndum con todas las garantías.

LA ÚNICA COMPARECENCIA DEL GOBIERNO

La única opinión emitida por parte del Ejecutivo central fue la del ministro de Justicia, Rafael Catalá, que leyó un comunicado sin preguntas en nombre del Gobierno el domingo por la noche y aseguró que la Generalitat ha "instado a los ciudadanos a participar en un simulacro inútil y estéril".

Catalá insistió en que el "proceso se ha llevado a cabo al margen" de cualquier marco jurídico y que "no tiene amparo ni en las leyes catalanas ni en decreto de convocatoria alguno". "Artur Mas quiere ocultar su fracaso personal al no poder convocar su consulta ilegal que anunció el pasado 12 de diciembre", aseguró el ministro.

"Estamos ante un acto de pura propaganda que carece de efectos jurídicos", añadió, y afirmó que "solo ha servido para tensar las relaciones dentro y fuera de Cataluña".

Otros líderes del PP, pero sin cargos en el Gobierno, han opinado en la misma línea. María Dolores de Cospedal, secretaria general del partido, ha dicho este lunes que el proceso participativo se hizo "al margen de la legalidad" y, por lo tanto, el Gobierno "actuará en consecuencia", mientras Esteban González Pons cree que la Generalitat ha incurrido "claramente en un delito" de prevaricación que la Fiscalía debe perseguir.

MALESTAR POR EL "ABANDONO" DE RAJOY

La diputada del PP y fundadora de la plataforma Libres e Iguales, Cayetana Álvarez de Toledo, ha expresado su malestar por el "silencio" del Ejecutivo, a través de su cuenta de Twitter:

Álvarez de Toledo ha venido defendiendo en los últimos meses que Rajoy no podía quedarse de brazos cruzados ante la consulta, y la última vez que lo hizo fue el pasado miércoles cuando el movimiento Libres e Iguales presentó en Madrid un documental que denunciaba la "fábrica de extranjería" que, según esta plataforma, es el nacionalismo catalán.

Otros líderes del PP catalán han manifestado su "desolación" al sentirse "ninguneados" por la dirección nacional del PP, y "abandonados" a su suerte por el Gobierno, como señala La Vanguardia.

TE PUEDE INTERESAR

ESPACIO ECO