INTERNACIONAL
21/12/2014 10:13 CET | Actualizado 21/12/2014 10:13 CET

Mata a dos policías en Nueva York en venganza por las muertes de afroamericanos

AFP

Dos agentes de la Policía de Nueva York murieron este domingo tras ser tiroteados por un hombre que luego se quitó la vida y que horas antes del ataque había adelantado su intención de actuar en respuesta a la muerte de varios afroamericanos a manos de las fuerzas del orden en los últimos meses.

Los dos policías -Rafael Ramos y Wenjian Liu- se encontraban en el interior de su vehículo en el cruce de las avenidas Myrtle y Tompkins en el barrio de Bedford-Stuyvesent, en el distrito de Brooklyn, cuando el hombre se acercó y abrió fuego.

"Fueron tiroteados y asesinados sin aviso ni provocación. Fueron simplemente asesinados. Atacados por su uniforme", señaló en una conferencia de prensa el jefe del Departamento de Policía de Nueva York, William Bratton.

El pistolero, identificado como Ismaaiyl Brinsley, de 28 años, caminó hasta el automóvil y disparó varias veces a través de la ventanilla delantera, alcanzando a los agentes en la cabeza, según Bratton. "No pudieron sacar sus armas. Probablemente, ni siquiera vieron a su asesino", añadió.

Los dos agentes fueron trasladados al hospital Woodhull, donde fallecieron, convirtiéndose en los primeros policías muertos por disparos en Nueva York desde 2011.

LA HUIDA Y EL SUICIDIO

El atacante huyó de la escena y entró en una estación de metro cercana perseguido por otros agentes, donde se suicidó con un tiro en la cabeza en pleno andén.

Tres horas antes de actuar, Brinsley publicó en la red social Instagram dos fotografías en las que podía verse entre otras cosas una pistola junto a mensajes dando a entender su intención de asesinar a dos policías a modo de venganza.

"Ellos matan a uno de los nuestros... Vamos a matar a dos de los suyos", señalaba uno de los mensajes, acompañado por las etiquetas shootthepolice ("dispara a la Policía", en español) y RIPEricGarner y RIPMikeBrown, en referencia a dos recientes casos de violencia policial contra ciudadanos negros. Brisnley, de 28 años, avisaba en Instagram de que ese podía ser su último mensaje.

El individuo había herido gravemente de bala en la madrugada del sábado a su exnovia en Baltimore, en el estado de Maryland, a más de 300 kilómetros de Nueva York, según las autoridades.

OBAMA CONDENA LOS ASESINATOS

El presidente estadounidense, Barack Obama, ha condenado el "asesinato" de los dos policías y ha subrayado su "respeto" a las fuerzas de seguridad.

"Los agentes de Policía merecen nuestro respeto y gratitud cada día", ha subrayado Obama en el comunicado en el que ha condenado la muerte de los dos policías que han sido tiroteados por un joven negro, que posteriormente se ha suicidado.

"La tragedia aquí es que justo cuando estaba llegando la advertencia estaba teniendo lugar el asesinato", ha lamentado el comisario de la Policía de Nueva York, William Bratton, que ha explicado que la mujer a la que Brinsley había disparado horas antes era su exnovia.

#CuandoElDescansoEsUnSueño