NOTICIAS
11/03/2015 07:57 CET | Actualizado 11/03/2015 08:07 CET

Los investigadores podrían haber hallado los restos de Cervantes y su esposa

GTRESONLINE

Los investigadores que buscan los restos de Miguel de Cervantes en la iglesia de las Trinitarias de Madrid, donde fue enterrado el autor de El Quijote, creen haber hallado los restos óseos que podrían corresponder con los del escritor y su esposa, Catalina de Salazar, según han informado fuentes cercanas al proyecto a la agencia EFE .

El análisis de laboratorio externo, realizado con un espectómetro de masas por el equipo liderado por el forense Francisco Etxeberria, parece indicar que son del autor y su esposa. Éstos, disgregados y "en muy mal estado", se han encontrado junto con material óseo de varios adultos más en uno de los 36 nichos de la cripta. Éste, según han confirmado, no es el mismo que contenía la tabla con las iniciales M.C. marcadas con tachuelas y que había sido localizado el pasado domingo 25 de enero. El hallazgo obligó a los investigadores a dar una rueda de prensa improvisada en la que informaron de que no podían asegurar que los restos no fuesen de Miguel de Cervantes, pero tampoco se podía descartar.

Las fuentes que han hablado con EFE también han informado de que los restos se han hallado en otro punto diferente a donde Cervantes recibió sepultura en 1616. Estaban en el sitio al que se trasladaron después de que en 1673 comenzaran las obras de remodelación de la iglesia, ahora catalogada como bien de interés cultural (BIC).

La búsqueda de los restos del escritor complutense comenzaron el sábado 24 de febrero. Desde esa fecha los investigadores trabajan de lunes a domingo tratando de localizar el cuerpo de un hombre de 70 años con el brazo izquierdo impedido, dos arcabuzazos en pecho y solo seis dientes. "No perdió la mano, pero la herida fue tan grave que le impidió su uso durante los siguientes 45 años", explicó Fernando de Prado en una entrevista concedida a elmundo.es. Esto ha determinado los criterios de la búsqueda. "Si encontramos un hueso que pertenece a una mujer o a un joven lo descartamos porque sabemos que ya no es Cervantes", aclaró Etxeberría en un encuentro con El Huffington Post en el que explicó el proceso junto a la arqueóloga Almudena García-Rubio.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

ESPACIO ECO