POLÍTICA
04/07/2015 17:23 CEST | Actualizado 04/07/2015 17:23 CEST

Aznar afirma que "no pactar con los populistas es la primera regla para evitar que haya populismo"

DAVID MUDARRA / EFE

José María Aznar no para últimamente. Ya sabemos que nunca se ha ido de la primera línea de la política, pero es que en dos semanas ha hecho un sprint de declaraciones y entrevistas, en su mayoría críticas con su sucesor al frente del PP, Mariano Rajoy, que lo han reflotado de nuevo.

Este sábado, Aznar ha puesto en la diana los pactos hechos en las últimas semanas por los partidos de izquierda, para evitar que los populares se hicieran con consistorios y autonomías. Su discurso ha sido un auténtico cuento de terror. Durante una sesión del Campus FAES dedicada a la situación en Venezuela y celebrada en Guadarrama (Madrid), ha afirmado que "no pactar con los populistas es la primera regla para evitar que haya populismo" y que es lo contrario a lo que se está haciendo en España.

"Es tan de sentido común y tan de cajón que es exactamente lo contrario a lo que se está haciendo en España", ha asegurado el expresidente, que se ha negado a citar siquiera a los partidos que tiene en mente, léase Podemos y sus grupos cercanos.

Aznar ha advertido que "cuando el populismo llega, llega para quedarse, para vaciar las instituciones desde dentro y perpetuarse en el poder", ya que "no es una alternativa democrática". "No pactar con los que llegan para quedarse, para no respetar las reglas y cambiarlas, es lo que hay que evitar", ha insistido.

En opinión del también presidente de la fundación, al populismo "no le interesa el futuro de España" ni "cómo sea la España de 2030". "Lo que quiere es volver atrás, justamente porque no es una alternativa democrática, para vaciar las instituciones, crear otra legitimidad y quedarse en las instituciones", ha denunciado.

Mañana será Rajoy el que acuda al encuentro de FAES y está previsto que, al menos, comparta espacio con Aznar. Será la primera vez desde que el ex mandatario dijo que el PP necesitaba una rectificación "enérgica, creíble y suficiente" de su rumbo actual.

LLAMAMIENTO A MADURO

Por otra parte, Aznar ha lanzado "una exigencia muy clara de libertad de todos los presos políticos" del país presidido por Nicolás Maduro, y ha pedido "un proceso de observación y vigilancia internacional estricto y riguroso" de lo que ocurre en Venezuela. "Es una gran responsabilidad que tienen en este momento instituciones internacionales y gobiernos", ha añadido.

"No puede existir una convocatoria legítima de elecciones con presos políticos", por lo que "los presos deben ser liberados sin condiciones inmediatamente", ha apuntado el expresidente del Ejecutivo en presencia de Mitzi Capriles, la esposa del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, encarcelado por el régimen venezolano, y del director del diario El Nacional, Miguel Otero.

Además, ha pedido un proceso de observación y vigilancia internacional "muy estricto y muy riguroso" como condicionamiento a la aceptación de la legitimidad de las elecciones, "y eso no puede ocurrir 48 horas antes del día 6 de diciembre", cuando hay previstas elecciones en el país, sino "muchos meses antes".

Aznar ha subrayado que la fundación trabajará "para que la Unión Europea forme parte de esa actividad internacional de carácter decisivo y muy condicionante en lo que se refiere a la limpieza de las reglas del juego democrático".

"Espero y deseo que los españoles, empezando por el Gobierno de España y por distintas instituciones, como han hecho en otras ocasiones, sean los pioneros y la vanguardia de este proceso de acción en la Unión Europea", ha asegurado Aznar, que ha valorado que "organizaciones como Unasur y la OEA tienen una muy especial responsabilidad".

CON RECADO PARA GRECIA

"El ejemplo de Venezuela es bien relevante y bien claro de las consecuencias que tiene el populismo en los países", ha afirmado Aznar, que también ha hecho referencia a las declaraciones del ministro de Finanzas griego, Yanis Varoufakis, sobre la actitud "terrorista" de la Unión Europea con Grecia.

"Estamos viendo que hay dos realidades completamente distintas. Así como no se deben facilitar acuerdos en los que las opciones populistas sean triunfantes, porque eso al final significa la humillación de los sistemas democráticos y de las reglas internacionales, para empezar en la política doméstica lo que hay que hacer es no pactar con ellos", ha concluido.

Y ADEMÁS...

APRENDE A USAR TU DINERO