INTERNACIONAL
18/10/2015 12:05 CEST | Actualizado 18/10/2015 12:05 CEST

Palestinos e israelíes marchan juntos por la paz en Jerusalén (FOTOS)

AFP

Fueron apenas unos cientos, pero su gesto y su grito es de una valentía que el mundo debe reseñar. Palestinos del este de Jerusalén o del norte de Israel, más israelíes de varios puntos del país (laicos, en su mayoría, pero también algunos religiosos) se manifestaron anoche en las calles de de la capital triplemente santa para reclamar la paz. En sus cánticos, quejas contra la ocupación, a favor de la detención de los agresores -y no de que sean tiroteados y muertos- y solidaridad con las víctimas de esta última escalada, siete israelíes y casi 40 palestinos, todos civiles.

Frente a los pacifistas, en la céntrica calle Hillel, un grupo de ultranacionalistas judíos trataron de reventar la marcha, grabando con sus teléfonos a los participantes, como intimidación, e increpándoles.

(Puedes seguir leyendo tras las fotos...).

  • AFP
  • AFP
  • AFP
  • GETTY IMAGES
  • GETTY IMAGES
  • GETTY IMAGES
  • GETTY IMAGES
  • GETTY IMAGES
  • GETTY IMAGES
  • REUTERS
  • REUTERS

INCIDENTES CON COLONOS Y RELIGIOSOS

Pero pese a ese deseo de calma, israelíes y palestinos han vuelto a protagonizar esta madrugada graves incidentes en Cisjordania con choques entre fuerzas de seguridad palestina y peregrinos israelíes, colonos, a la tumba del patriarca José, incendiada el pasado jueves; ha habido además un asalto con cócteles molotov a dos poblaciones palestinas, en el mismo territorio, que han dejado un saldo de cuatro palestinos heridos. Se sospecha de habitantes de asentamientos judíos cercanos.

El incidente en la tumba del patriarca José tuvo lugar cuando un grupo de unos 30 israelíes, desobedeciendo una orden del Ejército israelí, se aproximaron al lugar, protegido por las fuerzas palestinas. A esa zona, ocupada, sólo se puede ir previa coordinación con los militares.

A pesar de que no hay víctimas, los israelíes denunciaron haber sido objeto de amenazas y golpes por parte de las fuerzas de seguridad, que notificaron inmediatamente al Ejército israelí de la presencia de estos alborotadores, según el diario israelí 'Yedioth Aharonoth'. Cinco israelíes fueron detenidos. Fuentes medicas han constatado que presentaban signos de haber estado involucrados en una pelea.

El suceso más grave se registró poco después en las localidades palestinas de Wad al Haseen y Wad al Nasara, cerca del asentamiento israelí de Kiryat Arba, en el este de Hebrón (Cisjordania), donde más de 200 colonos israelíes lanzaron cócteles molotov contra viviendas palestinas, según informaron fuentes médicas al medio palestino Maan.

Tres palestinos resultaron heridos, dos de ellos menores. Además un cuarto palestino resultó herido por disparos de las fuerzas de seguridad israelíes que se acercaron al lugar después del ataque.

MÁS CONTROL EN JERUSALÉN

Además, tres centenares de soldados israelíes se encuentran desplegados este domingo en Jerusalén bajo mando de la Policía nacional para apoyar a otros organismos de seguridad, por primera vez desde la Segunda Intifada, según confirmó un portavoz policial.

Los efectivos militares refuerzan así la vigilancia en posiciones clave en y en los alrededores de la urbe, señaló a Efe el portavoz de la Policía israelí, Miki Rosenfeld.

De acuerdo a medios locales, las tropas reforzarán a las fuerzas policiales en líneas de autobús públicas y otros puntos para hacer frente a la oleada de ataques palestinos que vive la zona.

Los uniformados no portan las insignias militares que generalmente lucen en sus uniformes en el hombro y están ataviados, en cambio, con distintivos de la Policía israelí, según precisan medios que apuntan que integran el contingente miembros del primer año de un curso para oficiales.