POLÍTICA
05/04/2016 07:14 CEST | Actualizado 05/04/2016 18:40 CEST

El Senado estudia prohibir a los fotógrafos el acceso a la tribuna: "Es una censura intolerable"

¿Cerco a los fotógrafos en el Senado? La Mesa de la Cámara Alta, en la que tiene mayoría absoluta el PP, estudiará este martes si prohíbe o no el acceso de los reporteros gráficos a las tribunas donde habitualmente se sitúa el público, un lugar al que hasta ahora tenían acceso sin problemas.

El debate de la Mesa, compuesta por cuatro miembros del PP, dos del PSOE y uno del PNV, se produce después de que el 16 de marzo La Razón publicase en portada una imagen captada por uno de sus fotógrafos y en la que se veía el contenido de un SMS que la exalcaldesa de Valencia y ahora senadora ‘popular’, Rita Barberá, le había enviado a Fernando Martínez Maíllo, vicesecretario de Organización de su partido.

En el mensaje, ampliamente difundido después por numerosos medios de comunicación, Barberá decía: "Defended a la gente del partido que no ha hecho nada. Cumplamos con los estatutos para todos igual. Esto le puede pasar a cualquiera. Lo que quiere hacer Isabel (Bonig, presidenta del PP de Valencia) no sólo perjudica políticamente, si no también la argumentación de la defensa". El SMS tendría como objetivo evitar el expediente informativo que el propio Martínez-Maillo anunció el día antes a los afectados e investigados por el presunto caso de blanqueo en el Ayuntamiento de Valencia, incluida Barberá.

(Sigue leyendo después de la imagen...)

Tras esa ‘pillada’ a Barberá, la Mesa del Senado debate ahora si aprueba una normativa similar a la que está vigente en el Congreso, donde la prensa no puede acceder a la tribuna con cámaras. Como anticipo, el martes de la semana pasada ya se prohibió a los fotógrafos tomar imágenes desde la tribuna, según denuncia Compromís. El partido asegura que el propio periodista del partido no pudo hacer fotos desde la tribuna de invitados y “tuvo que conformarse con captar las mismas de la pantalla de televisión”.

Carles Mulet, senador de Compromís, afirma que la prohibición a los fotógrafos que puede aprobarse este martes “no tiene ningún sentido”. “Coarta mucho más todavía a los medios, completamente. Al final no se podrán emitir ni notas de prensa, sólo directamente lo que diga el Gobierno o los partidos”, denuncia a El Huffington Post mientras advierte de que, aunque se apruebe la prohibición, no se acabará con el problema de que haya filtraciones de la comunicación interna.

"ACCIONES LEGALES CONTRA EL MEDIO"

“¿Quién asegura que, en el caso del SMS a Maíllo, el propio Maíllo no lo hubiese hecho público si él hubiese querido?”, se pregunta Mulet, que recuerda que ya han aparecido publicados textos privados que Barberá mandó a cargos del PP. “Y no ha sido porque hubiera ningún fotógrafo en ese momento”, subraya.

Compromís advierte de que, pese a todo, las comunicaciones privadas “son y han de ser inviolables” y que, por ello, Barberá o el Senado deberían tomar medidas contra La Razón por esa “actuación deleznable”. “La crítica política hacia el uso que el PP y Barberá hacen del sillón del Senado para parapetarse en todos los casos judiciales que le acechan no justifica el atropello de derechos fundamentales de las personas”, dice el partido. “Se tendrían que tomar acciones legales contra el medio que lo ha hecho. Pero de ahí a censurar automáticamente a todos hacer fotos…”, zanja Mulet.

"Se tendrían que tomar acciones legales contra el medio que lo ha hecho. Pero de ahí a censurar automáticamente a todos hacer fotos…"

Eduardo Méndez, de la Asociación Nacional de Informadores Gráficos de Prensa y Televisión, califica la posible prohibición de “censura intolerable” y es mucho más tajante que el senador de Compromís sobre el derecho de los reporteros a tomar imágenes. “¿Está mal capturar el móvil de alguien? ¿Y si es noticia? ¿Y si está cometiendo un delito? ¿Las comunicaciones son privadas? Sí. ¿Y si están pensando en matar al presidente del Gobierno? ¿Estamos también cometiendo un delito?”, se pregunta.

"¿NOS ESTAMOS VOLVIENDO LOCOS?"

Méndez subraya que nadie le sacó a Barberá el móvil del bolsillo y le hizo una foto, sino que tenía el teléfono “a la vista de todo el mundo” y “no lo estaba tapando”. Todo ello en un lugar “donde sabe que hay fotógrafos y que los tiene detrás”. “¿Por qué tenemos que autocensurarnos y no se autocensuran ellos y hacen las cosas en sitios más privados? Al fin y al cabo, el hemiciclo es un sitio público donde la gente está autorizada a trabajar y a cubrir la información que interesa a todo el mundo, no la que les interesa a ellos que demos”, reflexiona.

El fotógrafo critica que no tiene ningún sentido que “se tapen los ojos a la gente” para evitar que “alguien haga cosas que no debe hacer en su escaño”. “¿Nos estamos volviendo locos? ¿Por qué no coges a la persona que ha hecho algo que está mal y le dices que eso no lo tiene que hacer? Son señores que están trabajando para nosotros”, recuerda.

"¿Por qué tenemos que autocensurarnos y no se autocensuran ellos y hacen las cosas en sitios más privados?"

Méndez recuerda que la semana pasada ya se prohibió a todos los fotógrafos que entrasen en la tribuna del público y que al día siguiente, “como vieron que se empezaba a montar lío”, dijeron que no dejaban entrar con teleobjetivos, los objetivos fotográficos capaces de captar imágenes a grandes distancias.

LA SITUACIÓN EN EL CONGRESO

Además, critica que se esté planteando la prohibición en el Senado cuando la situación no está clara en el Congreso. Explica que en la Cámara Baja nunca han dejado a los fotógrafos acceder a la tribuna del público y que trabajan desde sus propias tribunas. A finales de 2011, sin embargo, hubo una polémica después de que El Mundo publicase las fotos de un mensaje en el móvil de Rubalcaba en el que se decía que Alberto Ruiz Gallardón sería ministro de Defensa.

“A raíz de eso, emitieron una directiva que decía que al fotógrafo que volviese a hacer eso lo expulsarían del Congreso. Dijimos que era intolerable e hicimos nuestras propuestas, ellos las suyas y dijeron que su gabinete jurídico lo iba a estudiar y nos avisarían con lo que fuese. Y hasta hoy”, explica Méndez. ¿Próxima parada el Senado?

Photo gallery Objetivo indiscreto See Gallery