POLÍTICA
08/05/2018 18:46 CEST | Actualizado 08/05/2018 18:46 CEST

Una exdelegada para Violencia de Género, 3 catedráticas y la presidenta de la Abogacía revisarán los delitos sexuales

En un principio, esta comisión estaba formada por 20 hombres y 0 mujeres.

GTRES

Tras el escándalo de la sentencia de La Manada, el Ministerio de Justicia propuso crear una comisión para estudiar la reforma de los delitos sexuales en el Código Penal. Un grupo formado por 20 hombres y 0 mujeres. Tras la polvareda que se formó, Justicia ha reculado y este martes ha anunciado que al grupo se incorporan cinco expertas, que se reunirá por primera vez el jueves 10 de mayo.

Se trata de Avelina Alonso de Escamilla (catedrática de Derecho Penal de la Universidad CEU San Pablo), Mirentxu Corcoy (Directora del Departamento de Derecho Penal de la Universidad de Barcelona), Blanca Hernández Oliver (letrada de las Cortes Generales y exdelegada del Gobierno de Violencia de Género) y Carmen Lamarca Pérez (Catedrática de Derecho Penal de la Universidad Carlos III).

También participará en los trabajos Victoria Ortega, que es vocal nata de la Comisión como presidenta del Consejo General de la Abogacía Española y ha sido incorporada al encargo.

En principio, la sección penal de la Comisión General de Codificación -órgano al que el Ministerio de Justicia ha encomendado los primeros pasos para un posible cambio del Código Penal tras la sentencia del caso de La Manada- estaba formada por veinte hombres y ninguna mujer.

El Ministerio anunció el pasado viernes la incorporación de mujeres expertas para este trabajo concreto y finalmente se ha decidido que la composición sea de 19 hombres y 5 mujeres.

Entre los integrantes está Esteban Mestre, como presidente de la sección penal de la Comisión de Codificación, y expertos como Luis Arroyo Zapatero, Enrique Gimbernat, Javier Moscoso, Gonzalo Rodríguez Mourullo.

Un grupo de veinticinco catedráticas de Derecho Penal ha remitido una carta a los miembros de la comisión de expertos en la que les pide que dimitan para que se pueda formar un grupo con el mismo número de hombres y de mujeres.