POLÍTICA
04/06/2018 22:12 CEST | Actualizado 04/06/2018 23:23 CEST

El nuevo Gobierno de Sánchez: Borrell en Exteriores y Teresa Ribera en Transición Energética y Medio Ambiente

Lo que sabemos del nuevo Ejecutivo: se recupera Igualdad y se abre a otros partidos en el segundo escalón.

AFP
Pedro Sánchez

El nuevo presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está terminando de perfilar el Ejecutivo que tomará las riendas del país esta semana. Mientras, los cargos del PP hacen a toda prisa cajas en los diferentes ministerios.

Y ya sabemos algunas cosas (y muy importantes): Josep Borrell será el ministro de Exteriores y Teresa Ribera lo será de Transición Energética y Medio Ambiente; Moncloa no agotará la legislatura, volverá el departamento de Igualdad y se abre el segundo escalón de la Administración a miembros de otros grupos parlamentarios.

Sánchez ha estrenado este mismo lunes su agenda oficial con una reunión con el presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, en La Moncloa y ha acudido también a un acto en la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre para conmemorar el 25 aniversario del establecimiento de relaciones diplomáticas entre España y Andorra. Eran actos 'heredados' de Mariano Rajoy, pero a la vez ha continuado con las llamadas en privado y el diseño de su futuro Ejecutivo.

Ya ha trascendido los primeros nombres de su Gobierno: Josep Borrell y Teresa Ribera. El primero, alejado de la política activa, al final ha aceptado la oferta de Sánchez. Fue uno de sus grandes apoyos durante las primarias y, además, ha jugado un papel muy simbólico en los últimos meses en relación a la crisis catalana, protagonizando actos en defensa de la unidad y argumentando contra los planes de los independentistas.

Borrell es uno de los grandes referentes ideológicos del 'sanchismo' y fue uno de sus más sólidos apoyos en las primarias que ganó a Susana Díaz. Siempre ha defendido un discurso de empoderamiento de las bases frente al aparato. Pero, además, el catalán es un gran conocedor de la política internacional (fue presidente del Parlamento Europeo) y sirve como mensaje respecto a aquellos que han lanzado que el PSOE cedía ante los independentistas. También es un buen perfil para transmitir el mensaje del Gobierno respecto a esta cuestión más allá de los Pirineos.

EFE

Su mera elección ya ha provocado la ira del independentismo. El expresident Carles Puigdemont ha criticado que es un perfil "de otro tiempo que se ha significado en la escalada de odio" contra Cataluña.

Y cosas de la vida, Borrell vuelve a la primera línea política de la mano de un Sánchez que ganó las primarias frente al aparato del partido. Esto mismo lo vivió el futuro ministro de Exteriores, que venció en la contienda interna en 1998 ante el candidato del establishment, Joaquín Almunia. Luego tendría que dimitir por un escándalo de unos asesores suyos en Hacienda.

El otro nombre que también se ha confirmado es el de Teresa Ribera, ex secretaria de Estado de Medio Ambiente y Cambio Climático. Ha aceptado la oferta de Sánchez, según fuentes socialistas citadas por Europa Press, para llevar un gran ministerio con las áreas de Medio Ambiente, Energía y Cambio Climático. Falta por perfilar el nombre definitivo de la cartera ministerial y se barajan dos alternativas: Transición Ecológica o Transición Energética y Medio Ambiente.

El Gobierno de Sánchez no acabará la legislatura

De cara al público, las personas de máxima confianza de Sánchez, José Luis Ábalos y Adriana Lastra, han ido confirmando y avanzando algunos otros aspectos del Gobierno que se reunirá por primera vez este viernes en el Consejo de Ministros en La Moncloa.

El nuevo Ejecutivo, según ha detallado Lastra, no va a agotar la legislatura (cuyo fin sería junio de 2020). Antes de esa fecha se celebrarán elecciones generales, ha señalado la 'número dos' del PSOE, que ha dicho que hay que esperar para poner fecha exacta a esos comicios.

Sánchez trabaja tanto en los nombres como en el diseño del Gobierno. Las quinielas circulan entre periodistas y políticos. Muchos a la espera de una llamada del presidente. Lo lógico, ha dicho Ábalos, es que el miércoles se conozcan ya los nombres y el viernes sea el primer Consejo de Ministros.

En ese diseño que está desplegando el presidente también se ha conocido que volverá el Ministerio de Igualdad, que creó José Luis Rodríguez Zapatero en su segundo mandato y que luego rebajó a Secretaría de Estado por los ajustes durante la crisis. Todo ello en un momento clave para el movimiento feminista después del 8-M y como reivindicación dentro del propio partido. Además, el Ejecutivo será paritario, según adelantó el propio Sánchez durante el debate de la moción de censura.

AFP

Sánchez quiere marcar su propio estilo en este Gobierno, algo que ya demostró este mismo sábado cuando tomó posesión y fue el primer presidente de la historia que lo hizo sin Biblia ni crucifijo.

En esta nueva estructura también se creará un Alto Comisionado para la Pobreza Infantil, que dependerá directamente de Presidencia del Gobierno. Además, está previsto crear algún otro departamento "que responda a los tiempos actuales y que denote la sensibilidad de este Gobierno", ha dicho Ábalos.

Atentos a los segundos escalones

Los ministros serán de la esfera del partido o independientes. Pero Sánchez quiere abrir a otros grupos el segundo escalafón. Según ha explicado Ábalos, el PSOE está abierto a contar con representantes de otras formaciones en niveles segundos de la Administración, en órganos constitucionales o en el Consejo de Radio Televisión Española (RTVE).

"Hay que ensayar y contar con todos", ha ilustrado Ábalos sobre la nueva situación consciente de la necesidad de articular mayorías parlamentarias y que el PSOE solo cuenta con 84 diputados.

La relación entre el nuevo Gobierno y la Generalitat es otro de los puntos que más se va a examinar. Ábalos ha comentado que se va a mantener la intervención de las cuentas en Cataluña, a pesar de que el 155 se levantó este fin de semana tras la toma de posesión del nuevo Govern.

El 'número tres' del PSOE, no obstante, ha explicado que la puerta está abierta para levantar esa medida si se avanza hacia la "normalización" de la situación. "Todo el mundo ha dicho que lo que quiere es volver a la normalidad, que volvamos a la legalidad recuperemos la institucionalidad. Si todo esto es así, habrá que ir pensando que determinadas medidas que se tomaron se tendrán que ir acompasando a los ritmos de esa normalización", ha explicado.

España, a escasas horas de estrenar nuevo Gobierno.

ESPACIO ECO