POLÍTICA
20/07/2018 15:54 CEST | Actualizado 20/07/2018 16:02 CEST

Las confesiones de los compromisarios en el congreso del PP: "Todo está muy ajustado"

Llamadas y comidas en Madrid: en busca de los indecisos.

CARLOS PINA

"Todo muy ajustado, todo muy ajustado". Así resume el estado de la batalla de las primarias del Partido Popular este viernes una persona de máxima confianza de Pablo Casado en los pasillos del Hotel Marriot de Madrid.

El congreso del PP arranca este viernes por la tarde, con el fin de elegir al sucesor de Mariano Rajoy al frente del partido. ¿Soraya Sáenz de Santamaría o Pablo Casado? La decisión la tienen los 3.082 compromisarios que participan en el cónclave y que emitirán su voto de manera secreta el sábado por la mañana. Le toca hablar a la élite del partido después de que lo hicieran los militantes.

Pero desde este jueves por la noche los delegados van llegando a Madrid para participar en el cónclave. Y este viernes, según comentan varios a El HuffPost, se repiten las llamadas por parte de los miembros de las candidaturas y se producen numerosas comidas a lo largo y ancho de la ciudad con una misión: conseguir el voto del compromisario indeciso.

En los pasillos del Hotel Marriot, los 'más madugadores' reconocen que la sensación es de incertidumbre, que todo se jugará en unos pocos votos y coinciden en que la candidatura de Pablo Casado ha ido de menos a más. Pero nadie lanza las campanas al vuelo en privado y apuntan a las maniobras de los 'sorayos' con Javier Arenas como cerebro en la sombra y gran conocedor del partido.

CARLOS PINA

Y, además, existe una honda preocupación entre los compromisarios sobre las promesas de integración. Muchos admiten que el partido está dividido en dos en este momento, que hay una "herida" muy profunda. Y lo retrata de esta forma un exministro de José María Aznar: "El futuro del partido se juega un día después, con la integración".

A pesar de que en público los equipos dicen que ganarán este sábado, muchos compromisarios se acercan a los periodistas para preguntarles cómo ven la cosa, qué información manejan. Son conscientes, además, de que muchas provincias llegan desgarradas entre los dos aspirantes.

El macrohotel Marriot es escenario de esta gran película política: ¡aquí se celebran los Goya también! Y el aforo del principal plenario es inferior al número de compromisarios, por lo que muchos hacían cola una hora antes de que arranquee oficialmente el programa para sentarse en una buena fila.

CARLOS PINA

Además, algunos admiten que el sentido del discurso de Mariano Rajoy puede influir en los indecisos. Nada está asegurado, todo puede ser una sorpresa.En este sentido, algunos recuerdan que se va a votar "en libertad" esta vez, es decir, en cabinas secretas y sin que haya un barón mirando directamente el nombre de la papeleta. Un punto más para la sorpresa, se vota por orden alfabético, por lo que no se sabrá la procedencia geográfica.

Los pasillos durante el mediodía eran un campo de batalla discreto y por allí se han paseado representantes de Santamaría como Borja Sémper e Íñigo de la Serna y de Casado como Javier Maroto o Guillermo Mariscal. Hay todavía compromisarios indecisos, y todavía se puede convencer a algunos en estas 24 horas. ¡Vaya noche espera!

Nervios, división y quinielas. El futuro del PP se juega por un puñado de votos: bien valen una llamada o una larga comida.

NOTICIA PATROCINADA