NOTICIAS
29/08/2018 17:22 CEST | Actualizado 29/08/2018 17:42 CEST

Descubren una vía para romper el 'círculo vicioso' por el que el cáncer se fortalece a sí mismo

El bloqueo de la proteína NUAK2 podría ser clave para ralentizar la proliferación de células cancerosas.

man_at_mouse via Getty Images
Célula cancerígena rodeada de linfocitos.

El cáncer es un enemigo temible porque parece no agotarse: las células dañinas se multiplican y la enfermedad se extiende a toda la velocidad que le permite la proliferación celular. Este mecanismo de autorefuerzo, un gran problema para el pronóstico de la enfermedad y para los enfoques terapéuticos, puede tener los días contados. La clave, una proteína llamada NUAK2.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Toronto (Canadá) acaba de identificarla como la responsable del mecanismo de las células cancerosas para multiplicarse, por lo que propone su bloqueo como vía para hacerle frente a la extensión del cáncer. En un artículo publicado en la revista Nature Communications, los investigadores muestran que el bloqueo de NUAK2 ralentiza el crecimiento de las células cancerígenas y aumenta las esperanzas de que se pueda desarrollar un medicamento para tratar a los pacientes.

"Nos fijamos en el cáncer de vejiga y hallamos que un subconjunto de pacientes tienen altos niveles de proteína NUAK2 en sus tumores, que también pasó a ser tumores de alto grado", señala Liliana Attisano, máxima responsable del estudio.

El laboratorio está trabajando para desarrollar el compuesto anti-NUAK2 en una forma en la que se pueda usar en animales para validar estos resultados, aunque "el objetivo final es que funcione en las personas".

Mandeep Gill, un estudiante graduado en el laboratorio de Attisano, encontró por primera vez NUAK2 mientras buscaba una manera de bloquear las conocidas proteínas promotoras del cáncer llamadas YAP y TAZ. Altamente activas en muchos cánceres, YAP/TAZ funcionan al engancharse al ADN para activar genes que promueven la proliferación celular. NUAK2 resultó ser uno de los genes que activó estas proteínas, e inesperadamente se encontró que codifica una proteína que ayuda a transportar aún más YAP/TAZ al núcleo de la célula, donde se almacena el ADN, para reforzar aún más el crecimiento celular anormal.

Debido a que YAP/TAZ están activas en muchos cánceres, incluyendo las formas agresivas de cáncer de mama y vejiga, los investigadores se preguntaron si NUAK2 también participaba de forma predominante en biopsias de tumores tomadas de pacientes con cáncer de vejiga. Descubrieron que NUAK2 estaba presente en niveles elevados en algunos de los tumores y que provenían de pacientes cuyo cáncer progresó a un tipo más agresivo.

Attisano LAB/Toronto University
Procedimiento en el laboratorio de Attisano.

Afortunadamente, la otra cara es que cuando NUAK2 está bloqueado, YAP/TAZ ya no puede ingresar al núcleo. Esto las mantiene lejos del ADN y rompe el círculo vicioso por el cual el cáncer se refuerza a sí mismo. YAP/TAZ pertenecen a la llamada vía de Hippo, una red de proteínas que son importantes para el crecimiento normal de células y tejidos, pero que a menudo se vuelven 'locas' en el cáncer. La vía fue nombrada por su función en el control del tamaño de los órganos para que los órganos crezcan anormalmente grandes cuando la vía se descompone.

Aunque la vía de Hippo, que normalmente mantiene la proliferación celular bajo control, se inactiva en muchos cánceres, hasta ahora no había una buena manera de atacarla con medicamentos. El descubrimiento de NUAK2 cambia esto. Al bloquear la proteína NUAK2, ya sea por medicamentos o silenciando el gen que la codifica, los investigadores pudieron frenar la expansión de las células de cáncer de mama en el laboratorio y reducir los tumores de mama en ratones.

"Si revisas el tumor del paciente y si tienen niveles altos de proteína NUAK2, podríamos tratarlos con inhibidores", apunta la investigadora. En colaboración con otros científicos, Attisano está trabajando para desarrollar el compuesto anti-NUAK2 en una forma en la que se pueda usar en animales para validar estos resultados, aunque "el objetivo final es que funcione en las personas".