TENDENCIAS
15/09/2018 21:01 CEST | Actualizado 17/09/2018 14:20 CEST

Fito Cabrales: "Nos hemos convertido en una sociedad bastante gilipollas"

'Fito y Fitipaldis' se convierte este domingo en la primera banda de 'rock' española en tocar en el Royal Albert Hall de Londres.

Dice que aunque tuviese que tocar un día cualquiera por la mañana le habría dado igual. Eso no es inconcebible cuando te llaman para tocar en el Royal Albert Hall de Londres, un lugar sólo reservado para los grandes y en el que muy pocos españoles han tocado.

Julio Iglesias, Enrique Iglesias, David Bisbal, Joaquín Sabina... y ahora Fito y Fitipaldis. El grupo liderado por Fito Cabrales (Bilbao, 1966) se convierte este domingo 16 de septiembre en la primera banda de rock en español en subirse a ese escenario.

La cita es algo así como el regalo inesperado para celebrar el 20 aniversario de la banda en la música y el único bis de la gira 20 años, 20 ciudades, que terminó el 25 de junio en Madrid. Tras esta actuación, Fito tiene ya planes: vuelve a la cueva para escribir. Sus fans llevan tiempo demandándole un álbum nuevo, exactamente desde 2014 cuando publicó Huyendo conmigo de mí.

30 años en la música y 20 triunfando con Fito y Fitipaldis. ¿Eres consciente de la cantidad de fans que tienes o prefieres no pensarlo para que no te dé vértigo?

No, está muy bien tener fans. Uno hace música para la gente. Sería muy aburrido cantar para uno solo. A veces es verdad que no tocas para nadie, haces música porque te gusta y te hace sentir bien, pero... ¡No nos vamos a quejar de que haya gente que se interesa por nuestras canciones! No sé si son muchos o pocos, en los conciertos parecen muchos. Es la gran recompensa, más allá de que las cosas te vayan bien o mal. Eso es muy del rock, que se interesen por todo lo que haces.

Decías en una entrevista que el éxito es grabar un disco cuando quieras, pero hace 20 años el éxito de Fito y Fitipaldis era llenar la sala Antzokia (con un aforo de 700 personas). Ahora que tocas en el Royal Albert Hall de Londres, ¿habría que redefinirlo?

La definición de éxito varía con los años. Cuando empiezas es tener una buena guitarra; cuando tienes una guitarra, poder cambiarla... El primer gran éxito es grabar un disco. Al final es lograr las metas que te vas poniendo o las que te van sucediendo. Porque para nosotros tocar en el Royal Albert Hall nunca fue un objetivo, nunca pensamos que podíamos tocar allí. Pero sí, se va redefiniendo. Cada uno lo entiende de una forma. Y mientras no se te enrede por las piernas y no te deje caminar, el éxito está bien. Lo que pasa es que a veces te enreda.

Quitando este logro inesperado, ¿cuál es ahora la meta de Fito?

Seguir haciendo música. Mi reto personal es hacer canciones, que hace tiempo que no estoy muy inspirado. O no me gusta cómo sueno. Ese sería el reto profesional. Más allá de eso, es difícil saber qué va a pasar... Siempre digo que para estar a gusto con una canción, para grabarla e incluirla en el siguiente disco, tiene que ser algo que quieras tocar y enseñar a alguien, porque te emociona. Cuando hago eso sé que tengo una canción para un disco. Cuando tengo 8 o 10 es cuando llamo a la banda y digo, '¡eh, hay que grabar!'.

Mi reto personal es hacer canciones, que hace ya tiempo que no estoy muy inspirado.

Hablas de que ahora mismo te está costando componer, ¿a qué lo achacas?

Llevo tanto sin escribir y componer que creo que es porque no he querido hacer un disco. He llegado a la conclusión de que no he trabajado mucho en eso y no he tenido resultados porque no he querido hacer un disco. Siempre me he buscado una excusa para no estar siete horas pensando qué va después de este acorde. Se dice lo de las musas pero es que a veces las espantas porque no te apetece meterte en ese fregado. Porque grabar discos da un poco pánico. No en el sentido de grabar, eso me encanta. Cuando tienes las canciones, las pones en común con la banda y empiezas a hacer maquetas, me refiero a lo que viene detrás. El calendario lleno de fechas en rojo, que si el single tiene que estar para este día, el vídeo para este otro, luego la presentación, la Fnac... Y tu vida se va a tomar por culo. Inconscientemente sé que hacer un disco es eso y hay algo que en el fondo me decía, 'eso no te apetece nada'.

¿Y ahora?

Me apetece un poco más, pero me gustaría hacer un disco sin decir nada a nadie, sin que la discográfica me ponga plazos. Estaría bien no tener esa presión que hace que cuando sales de gira ya estás quemado, porque has dejado toda la energía en la grabación y la promoción. En el primer concierto el disco ya es viejo.

Cuentas que Carlos Raya [guitarrista y productor] te dijo que la gira 20 años, 20 ciudades era el momento de salir del "puto agujero". ¿Ha merecido la pena?

Joer... Lo hemos pasado de... Creo que es la mejor gira que hemos hecho en la vida. Lo hemos pasado increíble. Por varios factores,hemos tenido un montón de invitados en cada concierto y eso nos ha dado mucho trabajo pero también una recompensa brutal. Y luego también porque ha sido inesperada, no tocaba hacer gira. Vuelvo a lo de antes, me he ahorrado la promo. He salido con toda la frescura.

Y ahora que has salido del puto agujero, ¿te quedas fuera?

Ahora entro al agujero, otra vez. Me siento muy bien en el agujero y a veces tiene que venir alguien con la caña a sacarme. Me encierro en mi casa y salgo a por tabaco de vez en cuando. No creas que me hace falta más.

Después de 30 años de carrera, ¿cómo dirías que ha cambiado el panorama musical español en este tiempo?

Ha cambiado muchísimo, ahora no se venden discos como antes. Quedan dos o tres años de vender discos pero tampoco es que eso sea malo. No es ni bueno ni malo, simplemente el mundo va cambiando. Al final se trata de tocar. Por otro lado, hay una tendencia a que la gente sólo quiere escuchar canciones y no tanto álbumes. Antes queríamos un disco de un artista, cogíamos el disco y lo aprendíamos de memoria. Cara A, cara B. Y ahora la gente no es así, no quiere aprenderse el disco, quiere una canción. Si te gusta la canción, te sugiere otra y quizás te acabes interesando por el artista. Estamos en un bufet libre de música. No sé cómo lo haría si empezase ahora, no sé si grabaría un disco. Quizás sería mejor colgar canciones.

Antes queríamos un disco de un artista, cogíamos el disco y lo aprendíamos de memoria. Cara A, cara B.

¿Y el rock? ¿Ha muerto el rock en España?

No. El rock and roll es algo tan asumido que cada uno le da una visión. A mí me gusta encontrar el rock donde parece que no lo hay, el rock como actitud. Puedo ver a un tío tocar el piano pero verle rock, un flamenco tiene rock. Ahora el rock es otra cosa, se ha integrado. Antes era Little Richard y para mí sigue siendo Little Richard, pero ¿sabes qué quiero decir? Me gusta ver el rock en un tono de la voz del cantante, aunque quizás él no tenga ni puta idea de que lo está haciendo.

El lunes la justicia belga decide si entrega a Valtonyc a España. Parafraseando a Golpes Bajos, ¿estamos viviendo Malos tiempos para la lírica?

Siempre digo que la libertad de expresión existe o no existe. No puede haber debate. No estoy diciendo que puedo meterme con tu padre; pero la libertad de expresión, el hecho de poder cantar, escribir, dirigir, actuar, interpretar... no debería tener nunca un límite. Eso no quiere decir que pueda dirigirme a ti diciendo 'me cago en tu puta madre, que es una puta'... Eso es otro paso. Entonces vas y le pegas dos hostias y lo matas. Es otra cosa. Pero como obra puedo cantar barbaridades, puedo cantar cosas horribles. No lo suelo hacer porque me gusta cantar cosas que siento, pero imagínate que me da por cantar que 'soy lo peor, un violador', yo que sé... Seguro que habría gente que se sentiría ofendida, pero no me referiría a ellos. Podría cantar 'soy el hombre sin brazos del circo...' y es una canción increíble de la [Orquesta] Mondragón y seguro que hay mancos que se sienten ofendidos pero no me referiría a ellos. Hay cosas que son obscenas y tienen un resultado buenísimo y otras cosas que son paletadas. Cantar 'eres un hijo de puta, bla, bla, bla'... Eso no va a ningún lado. No le veo arte, pero se puede hacer arte obsceno y puede molestar, y la gente tiene derecho a que si ve una película se sienta mal, si lee un libro u oye una canción pueda decir 'me ha sentado mal'. Pero es parte de la cultura. Lo han hecho para que sea así.

La libertad de expresión no debería tener nunca un límite. Eso no quiere decir que pueda dirigirme a ti diciendo 'me cago en tu puta madre, que es una puta'... Eso ya es otro paso. Entonces vas y le pegas dos hostias y lo matas.

Pero, ¿no tenemos ahora la piel más fina?

Nos hemos convertido en una sociedad bastante gilipollas. También es verdad que ahora mismo todo el mundo tuitea, retuitea, manda... La libertad de expresión es así, no creo que se pueda decir 'la libertad de expresión sí, pero hasta aquí'. No puedes decir estoy en contra de la pena de muerte, pero si han violado a mi hija, entonces lo mato. No puedes, esa posición no existe. Estás a favor o en contra. Y tienes que tener los cojones de decir estoy en contra de la pena de muerte aunque violen a mi hija.

Dices que cantas las canciones que te hacen sentir bien, pero ahora que la situación está tan tensa,¿te apetecería hacer una canción más irreverente sólo por desafiar?

No quiero entrar en esa rueda porque dejo de sentirme bien. Cuando escribo y canto lo hago para sentirme bien, y si entro en esa rueda dejo de hacerlo. No quiero hablar de la mierda que sucede todos los días.

¿Por eso nunca has hecho canciones de política?

Sí que he hecho varias como Ni negro ni blanco, pero casi nunca las toco porque no me apetece subirme a un escenario y tener mala leche. No me apetece. Lo que quiero es mover el pie y sentir cosas.

Después de 20 años, si echas la vista atrás, ¿te arrepientes de algo?

Buff... Pues no lo sé. Si me pongo a pensarlo seguro que sí. Pero importante, importante seguro que no.

¿Ni siquiera de haberte perdido la infancia de tus hijos mayores?

Eso sí. Pero no es que me arrepienta porque todas las situaciones que pasas, aunque sean incómodas, te llevan a otras. No me arrepiento porque no creo que haya hecho sentir mal a alguien, no tengo la sensación de haberme portado mal con la gente. He hecho cosas mal, segurísimo. En lo personal me he perdido esos momentos de mi hijo [mayor], ¿y qué ha pasado? Me ha llevado a tener una relación diferente con él.

¿Tampoco te arrepientes de haber terminado en una clínica de desintoxicación?

Para nada, pero para nada. Me arrepentiría de haber hecho algo que no me deja vivir con ello. De haber engañado a un amigo, de haber arruinado la vida a alguien. De eso te puedes arrepentir, pero de haberme puesto hasta el culo y de que acabé mal... pues aquí estoy haciendo una entrevista contigo.

Me arrepentiría de haber engañado a un amigo, de haberle arruinado la vida a alguien. De eso te puedes arrepentir, pero de haberme puesto hasta el culo y de que acabé mal... ¡para nada!

Te pregunto esto porque los artistas en España no hablan abiertamente de sus adicciones, tú eres de los pocos. ¿Por qué?

Tampoco hablan de si son gais o si son tal. Tenemos una democracia un poco... joven. Nunca hay futbolistas mariquitas, es acojonante. Es verdad que en ciertos medios mola hablar de drogas, de sexo, de cosas que son como tapadas... Pero en general no queremos hablar de drogas. ¿Tú hablarías de drogas en una tele? ¿O de política? Yo prefiero hablar de drogas que de política.

Dices que has dejado de consumir drogas pero que sigues siendo drogadicto...

¡Claro! Es que sería acojonante. No creo que nadie cambie tanto la cabeza de 'eso ahora ni loco, no se me ocurre'. Si el médico me dijera que lo que mejor me viene es meterme rayas y fumar... ¡hostia! Le haría caso. Pero uno se puede reír de eso. No tengo un trauma. No soy un niño de la guerra. Hay problemas más gordos. Entonces, ¿qué opinaría la gente que está jodida Si yo no me lo tomo en broma?

Si el médico me dijera que lo que mejor me viene es meterme rayas y fumar... ¡hostia! Le haría caso.

Hace no mucho Robe Iniesta de Extremoduro pedía a sus fans que dejasen de grabar sus conciertos, ¿eres también de los que no le gusta que lo graben?

Es lo mismo que con la libertad de pensar... A Roberto le molesta y a Van Morrison ni te cuento, eso cada artista lo decide y la gente seguirá grabando el puto concierto. A mí no me molesta, incluso me mola porque yo consumo mucha música de YouTube. Me encanta ver conciertos. Entonces que me graben me da igual, ahora no entiendo cómo alguien puede ir a un concierto y grabarlo todo con el móvil. Lo tienes ahí pero no lo has visto. Pero... ¿yo le voy a decir a la gente que es mejor grabarme o no grabarme? ¿Mirarme o no mirarme? Que hagan lo que les sale de los cojones. Que un tío me grabe, a mí no me va a sacar del concierto porque yo vea que me está grabando. Y además es que es inevitable.

¿Yo le voy a decir a la gente que es mejor grabarme o no grabarme? ¿Mirarme o no mirarme? Que hagan lo que les sale de los cojones.

Javier Salas

Muchos artistas se quejan de que sus fans suben sus canciones a YouTube y no cobran derechos de autor, ¿a ti te importa?

Ahí no entro. A los artistas siempre nos han robado. Si YouTube está bien o mal económicamente me da igual. Nosotros tocamos, hacemos la gira y sacamos dinero de ahí. Cuando se vendían discos sacabas dinero, pero ahora mismo... No me preocupa demasiado. Si a lo mejor no tuviera un duro y tuviera que rascar de otros lados igual me preocupaba más pero ahora... Las giras son las que económicamente nos hacen sostenibles. Es verdad que las nuevas tecnologías se follan al artista. Todos esos portales que tengo en el móvil van en nuestra contra, nosotros nos llevamos muchísimo dinero menos, pero yo estoy fuera de eso. Digo que a mí me mola YouTube, que luego habrá que regularlo porque alos artistas siempre nos han engañado, aunque luego con el tiempo se va regularizando todo.

Las nuevas tecnologías se follan al artista.

Hablando de plataformas de música en Streaming. Soldadito marinero es la canción más escuchada en Spotify, ¿es verdad que Dani Martín tuvo que ver con su lanzamiento?

Sí. Yo me enteré después. Dani había estado en la oficina y dijo que le gustaba la canción. La oyó e hizo un comentario que los otros tomaron como un credo, como era Dani... Escuchó Soldadito y dijo, 'esta canción debería ser un single'. Y Charlie o Alfonso dijeron 'vamos a hacerle caso'. Y es verdad, acertó.

Rojitas las orejas ha vuelto en la gira 20 años, 20 ciudades pero creo que la tenías en cuarentena, ¿no?

Hay canciones que de repente las repudias, no quieres nada con ellas y luego te enganchas otra vez.Con Rojitas me pasó, no podía escucharla. Pero la tenía que meter en esta gira, ¿cómo no iba a estar la primera canción que tocamos? Así que me puse a tocarla en casa solo y dije, '¿por qué no la toco yo solo? y de repente dije 'hostia, así solita cómo me gusta' . La redescubrí y ahora me encanta.

Es como un ex con el que te has reconciliado, ¿no?

Eso suele pasar. No sólo con mis temas. Hay canciones a las que nunca hice mucho caso y de repente me da por escucharlas y te das cuenta de que molan. Con la música en general pasa y con tu propia música también. No con los discos que acabas de grabar, porque no tienes suficiente distancia, pero sí con los primeros de Fitipaldis o con Platero. Soy capaz de escuchar a Platero y tú y decir 'mola', no estoy pensando en errores o cosas que mejorar. Ahora me da igual.

Y ya que mola... ¿hay posibilidades de que vuelva Platero?

Creo que no. Es que estuvo tan bien que para qué joderlo ahora... Estuvo muy bien.

Platero estuvo tan bien que para qué joderlo ahora... Estuvo muy bien.

¿Qué ha ayudado más a construir a Fito, las críticas o los aplausos?

Las dos. Quizás para asumir las críticas necesitas un poco más de sabiduría, de madurez, para empezar a ver que eso es bueno. El aplauso es muy fácil de asimilar, pero con 18, 19 años no soportas una crítica mala porque crees que eres la hostia. A mí las que me afectan ahora no son las musicales, me afecta la gilipollada de Twitter, de si estoy con no sé quién en una foto, que si tal... Que si soy de la ETA, que si soy facha, que si soy... Eso sí que me afecta un montón, pero las musicales nada. Habrá gente que no le guste nada mi último disco, tampoco me sorprende. Estaría bueno que hiciera un disco y le gustara a todo el mundo. Sería Michael Jackson. Y ni Michael Jackson le gusta a todo el mundo. Eso lo tengo superasumido, no estoy haciendo un disco pensando en eso, lo hago pensando en mí.

¿Te refieres a tu foto con Albert Rivera?

Me hago fotos con todo el mundo, soy muy sociable aunque no lo parezca. Imagínate si tuviera que ponerme en la entrada de los conciertos a ver si viene un nazi o si viene un violador o incluso pensar en a quién le vendo mis discos y mis camisetas... Ese que lleva mi camiseta es un hijo de puta, no puede entrar ahí. Y con los políticos también. A la gira 20 años, 20 ciudades vinieron los políticos de la ciudad en que la que tocábamos. Qué voy a preguntar? ¿De dónde es el alcalde? ¿De qué ayuntamiento? ¡Estaría bueno! Eso sí me afecta mucho, pero musicalmente no tengo ningún problema en no gustar a la gente.

EL HUFFPOST PARA HONEST