TENDENCIAS
21/11/2015 10:26 CET | Actualizado 11/11/2016 19:42 CET

Leiva: "Nunca he vivido de vender discos. Yo salgo de gira, toco, vuelvo a casa y como de eso"

MAHOU

Llega vestido con pantalones pitillo, su característico sombrero de ala ancha y un poncho que esconde sus brazos. Podría parecer que llega con el tiempo justo para tocar e irse pitando. Nada más lejos de la realidad.

Leiva aterriza en la sala de las bóvedas del Centro Cultural Conde Duque (Madrid) más de una hora antes de que empiece el acústico que dará con su hermano Juancho con motivo del 125º aniversario de Mahou. Subirse al escenario con el pequeño de la casa es siempre especial. "Con Juancho no es que haga sólo un dúo, hemos compartido litera toda la vida, es mi hermano pequeño", dice poco antes de comenzar el ensayo sobre el que también es su compañero de piso. Ambos comparten techo y también series. La pareja familiar-musical está viendo Fargo y la segunda temporada de True Detective, que Leiva no sabe si conseguirá gustarle tanto como la primera.

Hoy canta con Juancho, hace quince años comenzaba a ensayar con Rubén y Tulli (los otros dos integrantes en la primera etapa de la desaparecida Pereza) y entre tanto ha cantando con artistas como Iván Ferreiro, Ariel Rot, Andrés Calamaro, Fito, Loquillo...

Tengo que empezar poniéndote en un compromiso. ¿Con cuál de estas parejas, dejando a un lado a Juancho y a Rubén, te quedas?

Afortunadamente tengo muy buenos amigos en la música, he tocado con muchos, he escrito canciones con muchos y me he ido de gira con muchos. Pero con quien más he tocado, con quien más tiempo he pasado escribiendo y de gira es con mi amigo Iván Ferreiro. Iván y yo somos más que amigos. Creo que es el compi con el que más horas de vuelo tengo.

Curiosamente hace un mes le hicimos esta pregunta a Iván y te eligió a ti.

¿En serio? Hostia, fíjate. Bueno, es que son muchas horas de vuelo. Y al final nos subimos a un escenario y es como si llevásemos toda la vida.

¿Y hay alguien con quien te gustaría actuar y todavía no has hecho?

Hay un artista en concreto con el que me haría ilusión trabajar, porque con el resto de pop rock he trabajado con todos, o con la mayor parte de ellos. Me gustaría hacer algo con Serrat. Es un tipo al que admiro mucho. Me gusta mucho él, su trayectoria. Me haría ilusión meterme en el estudio a grabar algo juntos o producir algo con él.

15 AÑOS DE MÚSICA

Hace unos meses, Leiva despedía la gira Pólvora con un concierto en el Barclaycard Center de Madrid, antes Palacio de los Deportes. Ahora coge fuerzas para un 2016 intenso. Se cumplen 15 años del nacimiento de Pereza y el lanzamiento de su primer disco (luego fueron siete más), y cinco desde que el madrileño empezara su carrera en solitario.

"No lo había pensado. Se cumplen 15 años de Pereza... Claro, 2001. Pasa el tiempo de una manera tan rápida que da miedo. Pero sí es un año bonito. Ahora lo miro con distancia... Hace 16 años que Rubén y yo empezamos y me emociona un poco", confiesa el cantante, que reconoce llevarse muy bien con su excompañero de fatigas, aunque asegura que si se hace algo por este aniversario será espontáneo.

¿Ha cambiado mucho el panorama musical desde entonces?

Realmente empezamos en la música cuando la industria discográfica empezó a estar en crisis. Yo sólo he vivido crisis desde que arranqué. Por supuesto, ha sido cada vez más monstruosa y la de ahora es mucho mayor que la de hace seis años, pero yo entré en el momento en el que ya había vacas flacas. Nunca pillé una época fulgurante de venta de discos ni nada.

Es verdad que con Pereza cada disco que vendíamos éramos platino u oro, ahora eso ya no existe. Pero yo siempre viví de los directos y eso no ha cambiado. Hay menos dinero en los ayuntamientos pero al final yo sigo viviendo de lo mismo, que es de hacer conciertos. Nunca he vivido de ventas de discos. Yo salgo de gira, toco, vuelvo a casa y como de eso.

¿Y comes solamente o puedes decir que vives bien?

En los tiempos que corren y tal y como están las cosas, soy un privilegiado. Puedo vivir y vivir bien. Estamos hablando de que ahora mismo un mileurista es un privilegiado y hace cinco años un mileurista era un tipo que vivía con el agua al cuello. Han cambiado mucho las cosas y ahora mismo vivo bien de la música.

Ahora que hablas del mileurismo, de crisis y ya que estamos a un mes de las elecciones, ¿cómo ves el futuro político de nuestro país?

Realmente a nivel cultural, a nivel de Sanidad y a nivel de Educación todo lo que se haga va a ser mejor de lo que hay ahora mismo. Todo lo que se ha hecho con esos tres campos está mal hecho. Por lo tanto, creo que cualquier mínimo cambio lo voy a notar, porque creo que la gestión de esos espacios tan importantes para que un país sea rico, no solamente económicamente, se puede hacer mejor.

Más concretamente, en lo que a música y cultura se refiere, que es lo que a ti te afecta, ¿cuándo crees que la situación va a mejorar?

Mientras no llegue un partido que baje el IVA, habrá una traba brutal para acabar con la crisis discográfica y permitir el florecimiento de los artistas y de las bandas. Ahora mismo poder salir de gira con tu grupo, con tu banda, poder tocar en directo con cuatro músicos es una situación al alcance de muy pocos. Y en el momento en que se baje el IVA, yo creo que las cosas van a funcionar mejor. Espero que haya un cambio, que estas políticas más sociales que están saliendo tomen el poder o una parte del poder y confío mucho en que la política corrupta y la política más conservadora deje de aparecer.

Ahora mismo poder tocar en directo con tu grupo es una situación al alcance de muy pocos.

Volvamos a la música, Pólvora salió a principios de 2014, hace un año y nueve meses. ¿Para cuándo próximo disco?

A finales de enero, principios de febrero empiezo a grabar. Aún no tengo nombre definitivo, hay dos pero puede que de un mes para otro cambie. Ya tengo el repertorio, las canciones elegidas y estoy muy ilusionado. Creo que vamos a hacer un disco muy bonito.

¿Cómo es eso de que cambias de un mes para otro?

En el proceso de creación de un disco empiezan a atacarte muchas inseguridades y en mi caso muchas obsesiones. Empiezas a dudar del título, empiezas a dudar del número de canciones, empiezas a dudar si esta canción tenía que haberse quedado fuera y ésta dentro… Por lo tanto, de aquí hasta que salga el disco probablemente haya muchos cambios y todo lo que te diga ahora, varíe.

Las canciones están y la dirección de por dónde quiero ir también, pero la magia de grabar un disco en directo es que van apareciendo cosas nuevas. Una canción que te imaginabas de una manera, sale de otra... Pero estoy muy ilusionado, creo que voy a hacer un disco bonito.

Decías que las cosas cambian de un día para otro... ¿esto significa que Palomas ya no es tu canción favorita de Pólvora como dijiste cuando salió a la venta?

No, en este caso no. Yo soy muy malo pensando cuál va a ser la canción que el público va a elegir en los conciertos. Cuando tú grabas un disco, dices esta canción va a ser la que más va a funcionar en los directos. Y yo soy malo. Siempre quiero dejar fuera del repertorio la que acaba siendo la canción que acaba siendo la más importante, pero Palomas ha acabado siendo una de las canciones más importantes del show y para mí tiene un sonido especial. Además la manera de crear la canción también fue especial y sigue siendo la que más me emociona de Pólvora.

¿Y de Diciembre, cuál elegirías?

Del anterior me gusta mucho una canción que se llama Aunque sea un rato. Todavía la sigo tocado y sigo disfrutando mucho de ella.

Tengo que preguntarte por los atentados del viernes pasado en París y del ataque en la sala Bataclan. Bono de U2 habló de que era "el primer golpe directo a la música". ¿Lo has sentido de la misma manera?

Para mí es un ataque directo contra muchas cosas. Es un resumen muy escueto decir que es un ataque directo contra la música. Es verdad que, en medio de un concierto, con una banda tocando, entren unos tipos con una ametralladora y empiecen a matar gente es insólito. Se me ponen los pelos de punta. Pero es un ataque contra tantas cosas que no me da tiempo a relacionarlo con mi terreno. Estoy totalmente compungido y no pienso en música, pienso en el delirio que es lo que está ocurriendo, que tipos salgan con kalashnikov a matar gente en las terrazas. Es un ataque contra tantas cosas, que puedo entender la reacción de U2 y Foo Fighters por el terror y el pánico que hay, pero no me ha dado tiempo a pensar en esto como un ataque contra la música. Estoy en shock.

Ahora de repente pienso en el Madrid-Barça, no por lo que vaya a pasar, sino porque va a haber alguien que tire un petardo y se puede crear el caos, ahí o en cualquier aglomeración de gente. Se nos ha instaurado un terror que yo creo que egoístamente nunca lo hemos vivido. En Beirut ocurrió hace nada y es exactamente igual, no sé por qué hacemos esa diferenciación. Es un poco terrible, hay una demagogia brutal, pero creo que ahora mismo nos hemos hecho todos un poco conscientes y estamos aterrorizados. Yo estoy acojonado.

Se nos ha instaurado un terror que yo creo que egoístamente nunca lo hemos vivido.

¿Qué queda de aquel Leiva de tus inicios en 2000-2001? ¿Has cambiado mucho o conservas la esencia de entonces?

Conservo una ilusión que creo que mantengo intacta y eso es la gasolina para mí. Sigo creyendo en las canciones y sigo creyendo que una canción de tres acordes es la gasolina para que la industria de la música entera funcione. Sigo pensando eso y sigo yendo a comprar vinilos a una tienda. Por lo tanto sigo siendo un romántico de la música. Hay cosas de la música que he aprendido que me hubiera gustado no aprender y hay muchas cosas de la música que me han ido enamorando más de mi oficio. Y vuelvo a la pregunta de antes. Cualquier músico que viva de la música a día de hoy, si no se siente un verdadero privilegiado no entiende nada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

#CuandoElDescansoEsUnSueño