POLÍTICA
22/10/2018 12:13 CEST | Actualizado 22/10/2018 12:13 CEST

El exfutbolista Caminero acepta 4 meses de cárcel por blanqueo de capitales

Tras llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía

EFE
EFE

El exfutbolista José Luis Pérez Caminero ha admitido este lunes que formó parte de una trama dedicada al blanqueo de capital procedente del narcotráfico y tras llegar a un acuerdo de conformidad con la Fiscalía ha aceptado 4 meses de prisión y el pago de una multa de 17.237 euros.

En un principio, el fiscal le pedía una pena de 4 años de prisión por la comisión de un delito de blanqueo de capitales, pero ahora ha modificado la pena y la ha rebajado 3 años y 8 meses por las dilaciones indebidas del caso.

Una vez conocido el acuerdo, el abogado de Caminero también ha acordado con el Ministerio Fiscal la suspensión de la pena de prisión para el exfutbolista por una multa diaria de 10 euros durante ocho meses.

El exjugador, actual director deportivo del Málaga, fue detenido en 2009 en una operación que desarticuló tres grupos organizados y conexionados dedicados presuntamente al tráfico de drogas. Los agentes incautaron 1.854.550 euros. En concreto, el fiscal coloca a Caminero entre los colaboradores que ayudaban a la red "en el transporte y/o canje de los billetes" obtenidos de manera ilícita.

Serán juzgados Eduardo Hernández, Jorge Bailón, Francisco Díaz, José Antonio Trimiño, Jesús Miguel Rodríguez, José Luis López, Enrique Galindo, Juan José Núñez, Carlos Juan Pérez, Luis Óscar Martínez, Alfonso Mora, Juan Carlos García, Juan Miguel Cuesta y Ricardo Mora.

La Fiscalía atribuye a todos ellos la comisión de un delito de blanqueo de capital y solicita una pena de seis años de prisión para los tres primeros y de cuatro años de prisión para el resto de los procesados.

Una joyería, el centro de la trama

Según el fiscal, Eduardo Hernández, a lo largo del año 2008 y hasta mayo de 2009, regentaba una joyería en el distrito de Usera. El procesado utilizaba dicho local comercial como centro de recepción del dinero que dos organizaciones delictivas, una colombiana y otra mexicana, obtenían del tráfico de cocaína.

El modus operandi, según el fiscal, era el siguiente: el dinero era entregado en la joyería en billetes de pequeño valor (5, 10, 20 y 50 euros), posteriormente era retirado del establecimiento y canjeado en distintos lugares por otros de alto valor (100, 200 y 500 euros). Una vez canjeado, el dinero era transportado al extranjero, principalmente Colombia y a México.

Para llevar a cabo estas operaciones, Eduardo se valía del resto de los acusados en el procedimiento. Las entregas del dinero se realizaban en la trastienda de la joyería, acudiendo al local numerosas personas no identificadas que portaban bolsas de plástico con el dinero en efectivo, siendo Jorge la persona encargada de recibir el dinero de las organizaciones de narcotraficantes y hacerlo transportar a la joyería.

Una vez en el establecimiento, Francisco, colaborador inmediato y directo de Eduardo, se hacía cargo de él y contactaba con otros procesados para sacar el dinero en sacas o bolsas grandes de plástico, después de canjearlo. Además, el propio Jorge, junto con el procesado José Antonio, trasportaban dinero de Madrid a Valladolid, donde existía una red de colaboradores que canjeaban los billetes en pocos días.

Por su parte, Jesús Miguel operaba con una serie de clientes distribuidos por Sevilla. Los otros procesados colaboraban en el transporte y/o canje de los billetes con similares procedimientos, entre ellos se encontraba el exfutbolista José Luis Pérez Caminero.

El dinero, tras ser canjeado, era trasladado un chalet custodiado por la organización mexicana, red que era la encargada de sacar el dinero de España hasta su país de origen, o bien hasta Colombia.

QUERRÁS VER ESTO

Lo mejor de Caminero en el Atlético de Madrid.

VODAFONE PARA EL HUFFPOST