INTERNACIONAL
28/11/2018 20:15 CET | Actualizado 28/11/2018 20:15 CET

El Banco de Inglaterra advierte: un Brexit sin acuerdo sería letal para la economía

Provocaría una depreciación de la libra de hasta un 25% y dispararía la inflación al 6,5%.

El gobernador del Banco de Inglaterra oMark Carney.
Getty
El gobernador del Banco de Inglaterra oMark Carney.

Un Brexit sin acuerdo y sin periodo de transición provocaría una depreciación de la libra de hasta un 25% y dispararía la inflación al 6,5%, según un análisis publicado este miércoles por el Banco de Inglaterra.

En su informe, el banco central predice que en ese caso el producto interior bruto (PIB) caería alrededor de un 8% sobre el nivel actual de aquí a 2023, el desempleo aumentaría hasta el 7,5% y los tipos de interés podrían incrementarse hasta un 5,5%.

En ese escenario de máximo choque, el precio de la vivienda en el Reino Unido bajaría en torno al 30%, y un 48% el de la propiedad comercial, señala la entidad.

Sobre el pacto logrado con Bruselas por la primera ministra, la conservadora Theresa May, el banco señala que, dado que no precisa los términos de la futura relación comercial bilateral, se han asumido varios escenarios.

En el caso de que el Gobierno consiga en próximas negociaciones una asociación económica "estrecha" con la Unión Europea (UE), el PIB nacional aumentaría un 1,75 % en los próximos cinco años respecto a la actualidad.

Se reduciría en cambio un 0,75% si esa relación fuera "menos estrecha", apunta la entidad en su informe.

Comparado con la situación de la economía en mayo de 2016 -antes de que el 23 de junio se celebrara el referéndum del Brexit-, en caso de una asociación más o menos estrecha el PIB se reduciría entre un 1,25 % y un 3,75 %, con un aumento de la inflación más significativo en caso de un vínculo inferior.

El gobernador del Banco de Inglaterra, el canadiense Mark Carney, dijo en una rueda de prensa que la entidad tomará "los pasos necesarios" para estabilizar la economía "cualquiera que sea la senda que toma el Brexit o salida de la UE, que se ejecutará el próximo 29 de marzo.

Sin embargo, puntualizó que las posibles iniciativas de política monetaria "no serán suficientes para garantizar un desenlace económico específico".

Carney aseguró por otra parte que el sector bancario y financiero ha hecho "todo lo posible" para estar preparado para el Brexit, al revelar, también este miércoles, los resultados de las pruebas de solvencia realizadas este año a la banca británica.

"Los test indican que el núcleo del sistema financiero es sólido y que los principales bancos mantienen un ratio de capital (de alta calidad) 3,5 veces mayor que antes de la crisis financiera" de 2008, afirmó.

En su informe sobre el Brexit, el banco advierte de que "la reducción de la apertura" de la relación comercial entre el Reino Unido y la UE inevitablemente "reducirá la capacidad económica del país" e impactará en su crecimiento a corto plazo.

"Las consecuencias económicas del Brexit a largo plazo dependerán de la naturaleza de las relaciones comerciales futuras del Reino Unido" con la UE y otros países, señala en su informe.

El banco publicó su análisis sobre el impacto económico del Brexit a petición de la comisión del Tesoro de la Cámara de los Comunes, antes de que los diputados voten el próximo 11 de diciembre sobre el acuerdo propuesto por May, que ha suscitado gran oposición política.

El análisis del banco central dará alas a la primera ministra, que intenta recabar apoyos para su pacto con Bruselas.

A petición de la comisión del Tesoro, el Banco de Inglaterra excluyó de su análisis la hipótesis de que, en ausencia de un pacto comercial bilateral al fin del periodo de transición, se aplicara la cláusula de seguridad para Irlanda del Norte, por la que el país formaría una unión aduanera y la provincia mantendría una equivalencia con el mercado único.

BALLANTINE'S PARA EL HUFFPOST