INTERNACIONAL
13/12/2018 20:21 CET | Actualizado 13/12/2018 20:25 CET

May pide a los líderes de la UE garantías "legales y políticas" pero asume que no las tendrá de "inmediato"

El bloque insiste en que no habrá renegociación y ofrece una aclaración "política".

La primera ministra británica, Theresa May, ha confiado este jueves en lograr de sus socios europeos las garantías "legales y políticas" necesarias para que el Parlamento británico no tumbe con su voto el acuerdo de divorcio negociado entre Londres y Bruselas, si bien ha asumido que si el bloque le da estas garantías no será de "inmediato".

"No espero un resultado inmediato, pero sí espero que podamos empezar el trabajo tan pronto como sea posible sobre las garantías necesarias", ha explicado May a la prensa en Bruselas, a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE.

La premier ha dicho ser consciente de las "fuertes preocupaciones" que tienen los diputados en Westminster por la solución de emergencia diseñada para evitar la vuelta a una frontera dura entre Irlanda e Irlanda del Norte (bacsktop, en la jerga comunitaria) y ha asegurado que así se lo trasladará al resto de líderes.

En este sentido, May pedirá a los Veintisiete "garantías legales y políticas" sobre la aplicación de este mecanismo, en el sentido de que quede claro que no será permanente y que, de activarse, será solo como medida de último recurso y por un breve periodo.

En el Parlamento británico ven en esta solución para la frontera irlandesa el riesgo de que Reino Unido quede "atrapado" en la unión aduanera para siempre y por ello reclaman a May pruebas de que si se activa no será de manera "permanente".

El bloque comunitario también defiende que no tiene interés en aplicar el backstop, pero rechaza de plano reabrir el acuerdo o limitar de alguna manera este instrumento, que considera imprescindible en caso de que el periodo de transición tras el Brexit concluya sin que las partes hayan negociado una solución mejor alternativa.

¿Cambios jurídicos? No

"Creo que es importante evitar toda ambigüedad: No se puede reabrir un acuerdo jurídico, no se puede renegociar lo que ha sido negociado durante varios meses. Sí se puede tener una discusión política en ese contexto", ha zanjado el presidente francés, Emmanuel Macron, a su llegada a la reunión.

Creo que es importante evitar toda ambigüedad: No se puede reabrir un acuerdo jurídico, no se puede renegociar lo que ha sido negociado durante varios meses. Sí se puede tener una discusión política en ese contextoEmmanuel Macron, presidente de Francia

Tampoco la canciller alemana, Angela Merkel, ve margen para dar a May el cambio "jurídico" que reclama, aunque sí ve viable abordar "algunas garantías adicionales" que aporten claridad interpretativa a un acuerdo que, en opinión de la mandataria alemana, está "muy bien negociado.

La presidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, ha recurrido a la ironía para describir la situación y comparar las demandas de May sobre el Brexit con un "deseo de Navidad". "Decide al fin lo que realmente quieres y Santa cumplirá", ha escrito en su cuenta oficial de Twitter.

"Hoy va sobre desmitificar todo este backstop para Irlanda e Irlanda del Norte. Nadie quiere en la UE activarlo, pero se necesita tenerlo porque si no hay en 2021 o 2022 una nueva relación tiene que haber algo para que la situación en Irlanda siga estable", ha matizado, por su parte, el primer ministro de Países Bajos, Mark Rutte.

El primer ministro luxemburgués, Xavier Bettel, que se ha visto en bilateral con May antes de la cumbre a 28, ha descartado también que haya "verdaderos cambios", porque sería "muy complicado" volver a negociar, pero ha afirmado que los líderes de la UE están dispuestos a "ayudar" a la británica con "precisiones".

El portugués António Costas, a su vez, ha considerado "contradictorios" los mensajes críticos de Londres contra el acuerdo de divorcio y ha dicho que no será modificado si no es por "iluminación divina".

Finalmente, el presidente del Parlamento europeo, Antonio Tajani, ha dicho que el backstop es algo que "nadie" quiere utilizar, pero que es una red necesaria. "Estamos dispuestos a aclarar los términos de la relación futura, pero en lo que al Parlamento respecta el acuerdo sobre la mesa es el único posible", ha concluido.

Esperando

Así las cosas, los líderes esperan de May que aporte luz y concreción a las garantías que espera de la UE para superar el voto en Westminster, por lo que el presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, le ha pedido que hable "lo más abiertamente posible" ante sus socios, según han informado fuentes europeas.

A continuación, Tusk pedirá al resto de mandatarios que den sus puntos de vista delante de May, aunque seguirán el debate profundo a Veintisiete, una vez que la primera ministra abandone la sala, y será entonces cuando exploren el modo de atender sus peticiones.

Los 27 trabajan en un texto de conclusiones que aún está en el aire y cuya versión final dependerá en gran medida de todo lo clara que haya sido May y del calendario que ofrezca para la ratificación del pacto. En cualquier caso, subrayan las fuentes, está "absolutamente claro que no habrá renegociación".

QUERRÁS VER ESTO

May, la superviviente.