TENDENCIAS
20/12/2018 07:28 CET | Actualizado 20/12/2018 07:28 CET

Karmele Marchante: "La gente cree que el feminismo radical es cortar pollas"

La periodista y feminista, que ha publicado 'Puta no se nace', habla sobre prostitución, machismo, 'GH VIP' y 'Sálvame'.

Karmele Marchante en estado puro se traduce en cero tabúes. Parece que la periodista tiene claro que los eufemismos no sirven para nada, porque los ha eliminado de su lenguaje. Incluso para cuestionar, precisamente, el lenguaje sexualizado que, como activista feminista, lucha por erradicar y del que habla en Puta no se nace (Lo que no existe), un libro en el que "pone el dedo en el ojo del putero". "España es un paraíso sexual por la alegalidad de la prostitución", asegura.

La catalana analiza en su ensayo —que presentó el pasado 13 de diciembre en Madrid junto a Manuela Carmena y Cristina Almeida— el mundo de la prostitución, la industria del porno y la figura de la "feminista de alfombra roja o de salón".

Su entrega a la lucha del feminismo no es algo de ahora. Karmele Marchante es feminista desde los 18 años, cuando encontró —"curiosamente en la biblioteca de mi padre, que era muy facha", relata— el libro Mujer y Sociedad, de Lidia Falcón. Cogió el listín telefónico, localizó a la autora y entró en su círculo.

Ahora escribe en prensa, continúa con el activismo y es masona. "Estaré en activo siempre y soy periodista de siempre. ¿Que en lo últimos años me han encasillado en un apartado que no me ha gustado y que fue un error mío? Vale. Pero siempre he sido periodista", insiste. Se refiere a su paso por Sálvame (Telecinco), aunque dejó el programa en 2016. Karmele deja claro que se arrepiente de haber estado ahí: "Por supuesto, un error".

Tú estás muy comprometida con el feminismo, pero en Puta no se nace hablas del feminismo de famosas de alfombra roja y del feminismo de salón. ¿A qué te refieres?

El feminismo es teoría y activismo. Yo soy feminista radical y para mí el feminismo radical —el que la gente lo conoce mal y se cree que es cortar pollas— lleva mil años y nunca ha sido sangriento. Así que me refiero a quienes desde cualquier tipo de atalaya académica, cultural o mediática se apuntan al feminismo y no hacen nada, simplemente se autodenominan feministas.

La gente no conoce el feminismo radical y se cree que es cortar pollas.

¿Es una plataforma para promocionar sus trabajos?

Por supuesto, así hay muchas, por desgracia.

¿Crees que declaraciones como las de Paula Echevarría, que asegura que no es feminista, dañan al activismo del resto?

A mí no me hace daño, me causa perplejidad. Es un asunto de ignorancia. Realmente son mentes masculinizadas en las que prima el patriarcado y no saben lo que dicen.

En el libro analizas el asunto de la prostitución. En este caso, muchas veces somos las mujeres las primeras que juzgamos y que incluso, como escribes, mencionamos que se podrían poner a fregar escaleras.

Nos movemos en burbujas muy elitistas y no hemos llegado a la sociedad. El otro día estuve en una cena con gente que había estudiado en Oxford y no sabía qué era el feminismo. Si no llegas a la sociedad la gente no se entera.

¿Y por qué no llega?

No sabemos llegar a la sociedad. La sociedad tiene miedo del feminismo porque lo desconoce, pero es agotador y complejo. Muchas veces tengo que explicar qué es el feminismo y cuando veo que los tíos se ponen a la defensiva... Digo "mira, tienes que leerte un libro y luego discutimos", porque ya no tengo fuerza ni ganas.

Las feministas para esos hombres que se ponen a la defensiva son mujeres bigotudas, feas y frígidas, según dices.

Sí, porque no tienen ni idea y porque nos tienen miedo. Como tienen sus privilegios tienen miedo de que se los quitemos, y como no saben qué es el feminismo atacan.

El libro es todo enfado...

Sí, claro. Estoy muy enfadada.

Hay que tirar por un barranco todas esas normas absurdas que pone la RAE y que nos invisibilizan. Yo digo testiga, jueza, gurusa... Digo todo y me da lo mismo si se enfadan o no les gusta.

El lenguaje sexualizado es un asunto sobre el que también hablas, pero hay gente que entiende que ese discurso es propio de alguien que se la coge con papel de fumar.

El lenguaje tiene que ser inclusivo, porque existimos. Mi lucha está en el lenguaje no sexista. Hay que que quemar directamente a la RAE y tirar por un barranco todas esas normas absurdas que ponen y que nos invisibilizan. Yo digo testiga, jueza, gurusa... Digo todo y me da lo mismo si se enfadan o no les gusta.

¿Y qué opinas de que expresiones como 'coñazo' se utilicen para referirse a algo negativo y 'es la polla' para algo positivo?

Yo no las utilizo. Estoy por un lenguaje no sexista y las cuestiones que atañen a la sexualidad no tienen por qué ser un insulto, así que hay que cambiar el chip.

¿Qué culpa de todo esto tiene el porno?

El porno tiene la culpa de la gran mayoría de las cosas. Primero porque es la primera educación que reciben las criaturas, y cuando lo ven lo que piden a sus chicas es ese retrato. La educación, que es lo que cambia todo, se sustenta en la familia, la escuela y la ciudadanía. Con estas tres patas la educación cambiaría y la pornografía desaparecería, aunque reconozco que es un asunto muy complicado porque la pornografía da dinero. A nosotras también nos afecta.

Defiendo que se acabe con la industria del porno.

Pero no estás de acuerdo con la pornografía feminista.

Es una tontería, no tiene por qué haber pornografía, sino líneas nuevas de sexualidad. Defiendo que se acabe con la industria del porno. Hay una corriente que defiende una pornografía hecha por mujeres, pero si ésta no tiene un contenido verdaderamente feminista e innovador sigue siendo pornografía, por tanto no la defiendo.

Has vivido muchas de las batallas feministas más representativas de nuestro país, empezando por la del divorcio. ¿Con cuál de ellas sentiste que realmente se estaba produciendo un cambio?

Todas. La lucha por el aborto legal, el divorcio, por el terrorismo machista, por la educación, por el lenguaje... Estamos en todas, no hay una sola.

¿Y se va transmitiendo de generación en generación?

La lucha es transgeneracional. A mí eso de las olas me importa un bledo. No sé si estamos en la primera o en la cuarta. No hago diferencia entre jóvenes y mayores, estamos todas en la misma trinchera.

Ha habido un retroceso muy grande en la educación y en la falta de educación sexual. Los varones jóvenes frecuentan altísimamente la prostitución. Les resulta más fácil, más barato, no se implican emocionalmente. Se toman unas copas, la meten, la sacan y punto.

¿Percibes que el machismo cala más en los más jóvenes que en generaciones anteriores?

Ha habido un retroceso muy grande en la educación y en la falta de educación sexual. Los varones jóvenes frecuentan altísimamente la prostitución. Les resulta más fácil, más barato, no se implican emocionalmente. Se toman unas copas, la meten, la sacan y punto. Asuntos tan graves como el de La Manada emanan de la pornografía. Ellos son los protagonistas, se graban y luego lo pasan a sus amigotes. Eso es una película pornográfica.

También hablas sobre violencia sexual y machista en Puta no se nace. Y además con una frase muy dura: "Nos quieren muertas".

Es que nos matan y no dicen nada. A mí no me vale eso de un minuto de silencio ni un acto en la puerta del ayuntamiento. O cambiamos la política de verdad, las leyes, damos clases de género... Sigue todo igual. Por eso todavía hay casos en los que una mujer va a denunciar y no se le toma en serio.

No tienes pelos en la lengua, tampoco cuando escribes. De hecho, me ha llamado la atención una de las frases por este motivo: "La trata conlleva la prostitución. Y ésta existe porque hay puteros, consumidores, putómanos, que cotizan por utilizar nuestras vaginas como fundas para sus penes, pollas, juguetes, líquidos, y lo que les salga de la peineta". Esta última, una frase muy tuya.

Es verdad, a ellos les da lo mismo una muñeca, una mujer, una chica... A los putómanos les da todo lo mismo, que te mees, que te cagues... como dice una chica de Sevilla a la que entrevisto en este libro.

Los hombres creen que frecuentar la prostitución es tan normal como pedir una pizza.

¿Por qué les da todo igual?

Responde a un tipo de educación que podemos ver en nuestros amigos, por desgracia, sean jóvenes o sean mayores. Creen que frecuentar la prostitución es tan normal como pedir una pizza. Y se quedan tan anchos.

También lanzas un dardo contra las ONG todopoderosas. ¿Por qué?

Son un desastre, unos reinos de taifa. La inmensa mayoría no explican a las mujeres prostituidas la diferencia entre abolición y legalización y se dedican a acapararlas para sacar dinero. Son empresas. Me negaron la investigación y tuve que recurrir a una ONG inglesa. No hacen nada.

¿El problema de la prostitución tiene solución?

La prostitución es muy compleja. Hay que revertir el orden social y económico mundial de todo. Hay que quitar las páginas web porno, dar dinero a los países pobres para que las niñas que caen en manos de las mafias de la trata no sean vendidas. Son cosas que ningún gobierno está dispuesto a hacer. Las feministas deberíamos ser abolicionistas con el apoyo de las mujeres prostituidas. No hablar por ellas, sino hablar con ellas. Es muy fácil hablar por ellas, pero es que son ellas las que están ahí. A mí las ONG me dejaron tirada y yo me iba a los polígonos con mi cutrecoche y llevaba bollos, zumos, preservativos, lubricantes... El 90% hablaba conmigo.

¿Cómo han afectado las nuevas tecnologías a la prostitución?

En Madrid, como en Japón y Estados Unidos, hay un nuevo burdel de muñecas programadas para satisfacer a los putómanos. Les dicen cosas como "te seré fiel", "hazme lo que te guste", "estoy dispuesta a todo"... Tienen unas vaginas de quita y pon y cuando ellos han follado las lavan y entra el siguiente. Para los clientes es lo más porque representa la sumisión, no les plantea ningún problema. Las mujeres no podemos perder el tren de las nuevas tecnologías, porque si no esas muñecas perpetuarán una serie de cosas. Las nuevas tecnologías son supernecesarias para que las mujeres no perdamos el tren del futuro.

Pero crees que también tiene su lado positivo.

Sí. Luego también está lo de los úteros artificiales. La maternidad es voluntaria, como si quieres tener 20 criaturas, aunque en estos momentos está concebida para convertir a una mujer profesional en cuidadora. Yo, por ejemplo, no he tenido criaturas voluntariamente y no las echo de menos. Eso que llaman el instinto maternal me parece una memez, como el amor romántico. Pero el útero artificial me parece útil. ¿Quieres tener una criatura? No recurras a un vientre de alquiler, sino a un útero artificial.

Telecinco lo hace todo por la audiencia [...] Quemaría GH VIP y la cadena.

Ahora que has escrito sobre feminismo y aprovechando que has trabajado en Telecinco, ¿qué opinas de que no se haya expulsado disciplinariamente a Suso de GH VIP, a pesar de que la audiencia lo pidió incontables veces por sus comentarios machistas? Incluso ha llegado a la final del programa.

Es una cadena que lo hace todo por la audiencia y le da lo mismo ser machistas o acosadores... Lo he sufrido trabajando allí y lo he denunciado. Les da lo mismo. No veo GH VIP, pero oigo cosas, estoy en el mundo. Sé que hay cosas tremendas. Si las consienten, por algo será. Igual que la RAE, lo quemaba. Quemaría GH VIP y la cadena.

Sálvame está cerca de cumplir diez años, ¿crees que se te hacía de menos en el programa? ¿Por qué?

Creo que cuando te sales de la norma siempre eres una persona señalizada, si eres una mujer de carácter eres lo peor y si tienes un mínimo de cultura y eres periodista —que allí no hay nadie—, entonces ya la tenemos montada. Y si la dirección consiente que te digan cosas terribles, machistas y vejatorias, pues ya está, te marchas. A mí los diez años de Sálvame me dan lo mismo.

ESPACIO ECO