22/01/2019 16:53 CET | Actualizado 22/01/2019 16:53 CET

Poner freno a las estrías, ¿cuáles son las diferencias entre las estrías comunes y las que aparecen durante el embarazo?

UNANCOR

Las estrías son un fenómeno común en muchas personas, y pueden aparecer por varias razones. Se trata de atrofias cutáneas que aparecen en el tejido subcutáneo y que producen marcas en la piel, normalmente largas y finas, que ocurren cuando esta se estira rápidamente, como ocurre durante un aumento rápido de peso, que hace que las fibras elásticas se rompan.

En un primer momento las estrías suelen ser rojas o moradas, pero con el paso del tiempo, pasan a decolorarse y tomar una tonalidad entre blanca y plateada. Aunque mayoritariamente afectan a las mujeres, los hombres también pueden desarrollarlas.

Un aspecto interesante sobre esta afección cutánea es que pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo donde la piel se haya estirado, si bien son más frecuentes en zonas en las que se almacena grasa: abdomen, pecho, muslos, nalgas y la parte alta de los brazos.

Las estrías aparecen en la piel cuando se estira mucho en poco tiempo, de modo que en la adolescencia pueden aparecer cuando se producen brotes rápidos de crecimiento, al igual que en periodos de aumento rápido de peso. Las estrías en el embarazo son una muestra de este aumento rápido de peso, si bien estas estrías guardan ciertas diferencias con otros procesos similares, al menos en los productos a utilizar para evitarlas.

Las cremas antiestrías, ¿qué componentes contienen?

De manera externa, las estrías no dejan de ser fracturas en el tejido de la piel, lo que se traduce en cicatrices. Las cremas antiestrías tienen como objetivo ayudar a prevenir su aparición aumentando la elasticidad de la piel y reforzando esas zonas en las que pueden aparecer.

Entre los componentes principales de estos productos destacan las vitaminas A y E. La vitamina E es un potente antioxidante y aporta esa flexibilidad que la piel va perdiendo con la edad y con el aumento repentino de peso.

Es importante, llegado a este punto, diferenciar entre estrías blancas, las conocidas como estrías de distensión; y las estrías moradas, las purpúreas. Las estrías blancas son aquellas que no tienen riego sanguíneo, aparecen en mujeres embarazadas tras tener al bebé y aquellas personas que bajan de peso de manera muy repentina. No son más que la consecuencia del estiramiento repentino de la piel.

Un tipo más peligroso de estrías son las purpúreas, que sí tienen riego sanguíneo y pueden ser un síntoma de otras patologías. En un primer momento, todas las estrías se forman con un color rosáceo, que puede ir avanzando hacia los tonos blanco o plata o bien hacia colores más oscurecidos, como el morado o el púrpura.

Las vitaminas no son los únicos componentes que incluyen las cremas antiestrías, pues es habitual que la composición incorpore elastina, extractos de placenta, líquido amniótico, etc.

Las estrían pueden aparecer en el 80% de la población, incluidos hombres y mujeres, y en muchos casos se trata de una cuestión hereditaria. En la web Unisima nos comentan las propiedades de algunas de las mejores cremas antiestrías del mercado.

En el caso de las mujeres, no siempre el embarazo es sinónimo de padecer estrías, pero sí es una consecuencia muy habitual, pues se calcula que en el 70% de los embarazos, las mujeres desarrollan estrías. Las cremas antiestrías para mujeres embarazadas ofrecen propiedades diferentes al resto de productos para evitar este estiramiento excesivo de la piel.

¿Por qué aparecen estrías durante el embarazo?

En el embarazo, el cuerpo de la mujer cambia de forma y de tamaño, de modo que la piel ha de adaptarse a este nuevo estado. Por sí misma, la piel tiene una alta capacidad de estiramiento, pues está diseñada para este tipo de fenómenos.

Sin embargo, cuando sucede el parto y el cuerpo de la mujer vuelve a su estado natural, la piel no vuelve a la misma composición, y se forman estrías. Para evitar que aparezcan estrías, la piel debe ganar en elasticidad, que es la capacidad que va a permitir este estiramiento sin dejar marcas.

En la web Embarazo10.com encontramos algunos ejemplos de cremas antiestrías y cómo aplicar una crema antiestrías para el embarazo, que tienen como objetivo que el cuerpo de la mujer vaya ganando en elasticidad.

La mayoría de cremas antiestrías están compuestas por un activo que ayuda a reducir la pigmentación, con lo que se consigue disimular su apariencia. A esto debemos sumar las vitaminas A y E que comentábamos anteriormente así como componentes hidratantes como la manteca de Karité o la manteca de cacao.

Otros ingredientes que no faltan en cremas antiestrías para el embarazo son el aloe vera, con el que se consigue hidratar y suavizar la piel, los aceites esenciales como el coco o la lavanda y el colágeno, que es una proteína fundamental en el organismo para potenciar la elasticidad y la resistencia de la piel a procesos de estiramiento.